Google+ Badge

domingo, 31 de mayo de 2009

30 de mayo del 2009: Nada es lo que era

30 de mayo del 2009

Toros de: Victorino Martín: Encaste Albaserrada
Terna:
  • Diego Urdiales: 3 pinchazos y estocada baja, aviso. Protestas. Pinchazo y sartenazo. Silencio.
  • El Cid: Estocada caída y algo trasera. Aplausos. Estocada muy trasera y 3 descabellos. Protestas..
  • Iván Fandiño: Media arriba y 1 descabellos. Silencio. Pinchazo hondo y trasero y 1 descabello. Silencio.
Presidente: Manuel Muñoz Infante.


Esta feria en manos de esta empresa se ha convertido en un mercadeo vergonzoso, con el consentimiento de la autoridad, que les han permitido que esto se convierta en un negocio redondo. Casi siempre que se produce una sustitución, los aspirantes suelen ser los que han triunfado en la feria, en este caso serían, Morante de la Puebla, Sebastian Castella, Matías Tejela o Daniel Luque. Es evidente que ningún aficionado que se precie como tal, se le ocurriría pensar que podría ser Morante o Castella el sustituto del ausente El Fundi, y no porque no quisieran venir los toreros, sino porque cuando se produce alguna sustitución, casi siempre la empresa trata de beneficiarse del hecho y trae a uno de menor coste económico.

Tejela o Luque, si podían haber venido, pero al desconocer las gestiones que se pudieron llevar a cabo para la sustitución, el aficionado como libre pensador y conociendo a los señores que rigen los destinos de esta plaza, no hace falta que nadie le certifique que vino Fandiño porque era el torero mas barato de los aspirantes, demostrando con ello que están en este negocio para enriquecerse, sin importarles la fiesta, y sin valorar las consecuencias que podrían haberle causado al torero su inexperiencia en este tipo de corridas y que debido a ello estuvo a punto de costarle un disgusto muy grave.

Los toros de Victorino Martín decepcionaron, porque salvando su presentación, la corrida fue mansa y blanda. Lo que no sabremos nunca es si el ganado que se lidió ayer procedía de lo mejor de la camada o es lo morucho que la empresa ha querido pagar. Lo que no hay ninguna duda es que a este ganadero últimamente le vale todo, y debido a que es el ganadero que mas cobra por corrida, es lógico que se le deba exigir de acuerdo a su categoría, y si no tiene toros para Madrid, que no venga. Visto el resultado de la feria los únicos honrados de este sucio negocio son el toro, que manipulan a su antojo, y el espectador, que paga por un espectáculo lleno de corrupción de principio a fin.

Los toreros tampoco estuvieron a la altura de las circunstancias, y no supieron aprovechar lo poco que le ofrecieron sus enemigos, ya que son toros que aprenden con rapidez y las faenas hay que hacerlas en las primeras series, si no es así, es difícil que el toro colabore para el triunfo del torero.

La corrida confirmó que El Cid está en estado conformista, y ya no es el torero de antaño, ahora se codea con las figuras y... Su primer enemigo, salvando las verónicas ajustadas, fue muy mal picado, y llegó a la muleta muy mermado de los cuartos traseros, y el torero tampoco tuvo la firmeza para sacarle con temple y mando el toreo que aún llevaba dentro. Su segundo fue un manso y flojo animal impropio de su condición de fiero, que el presidente tuvo la osadía de dejar en el ruedo, supongo que para beneficio del espectador. ¿O no?. El torero estuvo desconfiado y con un ambiente hostil decidió abreviar.

El primero de Urdiales mostró debilidad desde que lo recibió con el capote y gracias a que no fue picado, seguramente aguanto de pie la lidia. En la muleta metió bien la cabeza en redondos y al torero le faltó tirar más del toro para tratar de prolongarle la embestida. Por el pitón izquierdo se quedaba en la mitad de la suerte. En su segundo se dobló con él, pero ahí termino todo, al manso le costaba tragarse los pases y tenía querencias a tablas. El torero porfió para sacarle lo que no tenía su enemigo.

A Iván Fandiño se le vio algo inexperto para este tipo de corridas. Su primero estuvo a punto de darle un disgusto al pisarle la muleta y como consecuencia caerse en la cara del toro. Acabó con su enemigo lo mas dignamente que pudo. En su segundo, justo de fuerzas, pero que sacó la casta propia y las dificultades de la divisa, estuvo al margen del toro, y aunque a punto estuvo de sufrir otro percance, salvó el compromiso con dignidad, saliendo de la plaza por su propio pie.

No hay comentarios: