Google+ Badge

sábado, 31 de mayo de 2014

30 de mayo de 2014: Se marcharon las figuras, llegó la casta

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de San Isidro, 21º de feria

Ganadería

6 Toros de El Montecillo, encaste Juan Pedro Domecq Díez y Domecq Solís. Bien presentados, mansos y encastados, que trajeron al albero venteño la verdad y con ella volvió la emoción de la fiesta, colocándola donde merece estar. 

Terna:

  1. Miguel Abellán: De blanco y plata. Estocada desprendía y atravesada, pinchazo sin soltar, estocada y cuatro descabellos. Aviso. Silencio Estocada perdiendo la muleta. Oreja con algunas protestas. Se retiró a la enfermería para reaparecer en la quinto. 
  2. Paco Ureña: De. Caña y oro. Estocada pescuecera. Silencio Bajonazo. Silencio. Se retira a la enfermería. 
  3. Joselito Adame: De sangre de toro y azabache. Dos pinchazos y estocada trapacera. Silencio. Pinchazo hondo y bajo. Silencio. 

Presidente: 

D. César Gómez Rodríguez. Sin problemas en sus funciones, el toro coloca a cada uno en su lugar.

Suerte de varas:

  1. Carpetón 553 Kg: En la primera entrada al caballo hizo una fe pelea y el piquero no estuvo afortunado. En la segunda entrada lo colocaron mal y el picador no dejó ver al toro. Manso encastado. 
  2. Balancín 508 Kg: Le tapó la salida en la primera entrada al montado y en la segunda no lo castigó. Manso, blando pero con casta. . 
  3. Farruco 565 Kg: Le arreó la badana el piquero en la primera vara y le tapó la salida. El animal salió suelto. En la segunda vara no se entregó en la pelea y volvió a salir suelto. Manso encastado que ha desarrollado sentido por la mala lidia recibida.
  4. Triunfalista 562 Kg: Picó trasero y le tapó la salida. En la segunda vara el torero no lo dejó ver en el caballo, y el piquero solo marcó el castigo. Manso encastado que no fue picado y el torero pagó las consecuencias. 
  5. Raspiya 665 Kg: El piquero lo castigo trasero tapándole la salida. El toro se dejó pegar. En la segunda vara solo marcó el castigo. Manso encastado y con algo de picante.
  6. Mensajero 595 Kg: Salió suelto al sentir el castigo. En la segunda vara volvió a salir suelto de la pelea mostrando su condición de manso. Manso encastado.

Cuadrillas y otros:

En el primero de su lote fue corneado Miguel Abellán que se retiró a la enfermería después de despenar a su enemigo. Reapareció para matar su toro corrido en quinto lugar en vez del cuarto como le correspondía por el orden de lidia. Paco Ureña había matado al quinto en su lugar. El fin era dar tiempo para que se recuperase el torero madrileño.

En el cuarto Paco Ureña fue alcanzado cuando pasaba de muleta a su enemigo. El toro hizo presa del torero creando momentos dramáticos. Al final aunque salió mermado de facultades terminó con su enemigo antes de retirarse a la enfermería. Según los comentarios al finalizar la corrida, el torero murciano llevaba una cornada que ponía en duda su participación el próximo domingo en la feria. Es lo que tiene la casta, y como siempre digo, por este motivo las figuras huyen de ella. 

Con los rehiletes intentó lucirse la cuadrilla de Miguel Abellán, tanto en el primero como en el quinto. Este toro echaba la cara arriba y fue muy emociónate ver como se la jugaron los toreros.

Sin embargo la nota negativa la pusieron los picadores. Que poca profesionalidad existe en este colectivo. Picaron trasero, algunos en los bajos, les taparon la salida natural del toro y en cuanto podían les hacían la carioca. Midieron mal el castigo, hecho que quedó patente en el segundo de Paco Ureña. Una profesión muy en entredicho, donde solo ellos se han ganado la poca credibilidad que tiene. 

Comentarios:

Se marcharon las figuras después de representar sobre el albero de Las Ventas su papel ante animales indignos para toreros que representan la atracción de los carteles de una feria tan importante como la de San Isidro, y llegaron los modestos, y con ellos la casta en los toros. En una palabra: el mundo al revés. Los toreros hicieron lo que pudieron y los aficionados agradecieron la disposición de los tres matadores, en especial la de Miguel Abellán, de la misma manera que echó de menos la faceta lidiadora, en estos tiempos casi olvidada y desconocida por muchos coletas. La ocasión la requería ya que la corrida reclamó muletas poderosas muchos bureles se fueron al desolladero sin torear, y lo más importante, con las orejas puesta. Una pena para estos maestros que tuvieron la profesionalidad de ponerse delante de una corrida, mansa pero encastada, que no permitió florituras ni ventajas.

Miguel Abellán vino dispuesto a triunfar y casi lo consigue. Trabajo y revolcones le costó la oreja que le cortó a su segundo. Sus enemigos no le regalaron nada, En su primero en cuanto se cruzó al pitón contrario el toro se lo llevó por delante y cuando se echó la muleta a la izquierda el toro le avisó poniéndole los cuernos en el cuello. Así las gastaron los pupilos de Paco Medina, el lema que trajeron de la dehesa fue: o me toreas o te llevó por delante. Es la vitola que deben traer los toros de lidia para que no se pierda la emoción en la fiesta. Continuó valiente el torero la natural, pero no le adelantó la muleta. Su segundo metía la cabeza con más claridad, pero el torero entendió la faena por lo épico y así la realizó. El toro le ganó la partida, pero el torero estuvo muy valiente plantándole cara con las armas que tenía, el valor. El público así lo interpretó y le premió con una oreja. La estocada lo merecía. 

Paco Ureña vino en plan pegapases y sus enemigos no le permitieron esa osadía. Toreó acelerado y en una serie de redondos lo desarmó. El animal se defendía debido a la escasez de fuerzas, pero el torero no se acopló a su enemigo. En su segundo y después de recibirlo por estatuarios, siguió en el toreo en redondo pero no se colocó en su sitio, en un descuido el toro lo alcanzó y le pegó un revolcón infiriéndole una cornada. El torero en un acto de pundonor terminó con su enemigo antes de retirarse a la enfermería.

Al primero de Adame lo recibió por bajo y quedó colocado para el segundo muletazo, pero el toro decidió marcharse al anillo de la plaza y dejó al torero solo y descompuesto con su postura. . En un desarme del torero arrolló a un peón de su cuadrilla que tuvo la suerte de librare de la cornada. El toro no regalaba nada. El torero en un acto de desconocimiento lidiador se le ocurrió echarle la muleta arriba y con ello enseñarle lo que no debía. El animal en cada muletazo sabía lo que dejaba atrás, desarbolando al torero que no encontró los recursos para poderle. A su segundo se limitó a recetarle trallazos muleteros y tuvo la virtud de aguantarle los parones que estremecía a los espectadores, fue el recuro de la valentía, pero el toro necesitaba valor y conocimientos lidiadores, y eso no se lo mostró el mexicano. Otra vez será, torero.



©Pepeíllo.

viernes, 30 de mayo de 2014

29 de mayo de 2014: No queda ni dignidad

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de Sam isidro 19º de feria

Ganadería

6 Toros del Pilar, encaste Juan Pedro Domecq Díez, en la línea de María Antonia Fonseca, Matías Bernardos y Aldeanueva. Mal presentados, varios acochinados, mansos e inválidos, el tercero un novillo y el quinto se dejó los pitones en la dehesa o en la peluquería, donde deseen. En una palabra, toros de figuras

Terna:

  1. Sebastián Castella: De marino y oro. Metisaca en los costillares. Aviso, Estocada trasera y tendida. Silencio benevolente. Estocada trasera y tendida. Aviso. Silencio. El toro pitado en el arrastre. 
  2. José María Manzanares: De azul y oro. Estocada contraria y tendida. Silencio. Dos pinchazos y media delantera. Bronca. El toro pitado en el arrastre.
  3. Alejandro Talavante: De rosa asalmonado. Estocada trasera. Silencio. Tres pinchazos y estocada atravesada tras aviso. Saludos desde el tercio

Presidente: 

D. Javier Cano Seijo. No estuvo D. Javier a la altura del respeto que merece la fiesta y los aficionados. El ganado no valió un duro y algunos de sus toros, debían haber tomado el camino de los corrales: primero, por dignidad del cargo y segundo, por respeto al público que paga, aunque la mayoría de los asistentes con su aptitud se merecieran el trato irrespetuoso de los taurinos. Lo que salió por chiquero fue una ofensa a la dignidad de la fiesta y del espectador, que el presidente permitió, en el reconocimiento y después sentado en el palco. Nadie podía imaginar el poder que tienen estos taurinos La fiesta de los toros está donde la autoridad quiere que esté. 

Suerte de varas:

  1. Resistente 519 Kg: Entró suelto y salió suelto, entre medias el piquero no lo castigó y le tapó la salida. En la segunda vara se limitó a sujetarlo y el animal salió suelto con trote indigno de un animal de eta raza. Manso, inválido y descastado, que no se ha empleado en la lidia. 
  2. Niñito 567 Kg. Al no pararlo ningún capote, el astado acudió suelto al caballo en el tendido 1. Allí le castigaron. En la segunda entrada fue de trámite. Manso y descastado. 
  3. Brigadier 554 Kg: No lo pusieron en suerte, el toro se defendió y salió suelto. En la segunda vara volvió a entrar suelto, no lo castigó el piquero y al salir perdió las manos. Manso, inválido y descastado. 
  4. Potrico 604 Kg: Acudió suelto al caballo en el tendido 1sin que ningún figura de los anunciados tuviera los recursos para fijarlo. En la segunda entrada perdió las manos. Manso, inválido y descastado. 
  5. Portillo 648 Kg: Romaneó en su primera entrada al montado, pero éste se dedico a taparle la salida. La segunda vara fue de trámite. Manso, inválido con algo de casta. 
  6. Fantasioso 562 Kg: Le costó ponerlo en suerte al coleta, para lo cual tuvo que darle muchos capotazos. En la primera entrada el toro se dedicó a defenderse tratando de quitarse el hierro. En la segunda vara no lo castigaron.

Cuadrillas y otros:

Pocas opciones de lucimiento dieron ayer los toros a los toreros de plata, pero algunos supieron aprovecharlas, fueron los caso de Juan José Trujillo que se lució en banderillas en el tercero y durante la lidia del sexto, José Chacón en el primero, donde en el segundo par el manso hizo hilo y lo puso en apuros, en el quinto intentó lucirse Curro Javier y en sexto Julio López se lució en el único para que colocó, gustándose en su ejecución.

Como tarde de glamour, en los burladeros se pudo observar a políticos de la talla de Ignacio González y al ex alcalde de Madrid, Álvarez del Manzano. Lo que los ciudadanos deberían saber es a quien representaban estos señores: a los ciudadanos o se tomaron la tarde libre y dijeron: nos vamos a los toros. Estaban en el burladero de la Comunidad. ¿Quién gestiona estas entradas? ¿Un ciudadano normal puede ir a estas localidades? Lo pasó en grande el presidente de la Comunidad de Madrid. Foto por aquí, foto por allí. ¿Estas fotos la hizo desde el móvil que le habrán regalado por su condición de político? Si fuera así, que lujo, Sr. González, utilizar los medios públicos para sus ratos de ocio. Que duro debe ser el cargo de político.

Comentarios:

Volvieron las figuras, llenaron el albero de mansedumbre, animales cadavéricos, sacaron a relucir de sus capotes y muletas toda la vulgaridad y las miserias que pueden mostrar toreros que nada tiene que ofrecer al aficionado, y los “isidros”, ese glamuroso grupo de “aficionados”, que acude a Las Ventas cuando se anuncian ellos, no veían el momento de sintonizar con su toreros preferidos. Tuvieron que esperar al sexto de la tarde y entregarse a la última oportunidad que le ofrecía el bochornoso espectáculo que dieron los toreros como representantes en el ruedo del indigno taurinismo. Talavante con dos derechazos de manos bajas, hizo temblar las manos de sus incondicionales, todo ante un inválido y de nobleza excelsa, que hizo encogerse de placer a más de un ganadero por tenerlo como semental en su dehesa. De vergüenza, si alguien llegó a pensar en esa posibilidad. Castella y Manzanares no existieron o no quisieron existir, ya que para torear primero hay que querer y segundo hay que venir con toros. Pero lo que aplauden los “isidros”, es completamente lo opuesto a la dignidad que pueda ofrecer un torero de estas características. Aplauden a los pegapases, que fueron lo que hicieron ayer, bueno Castella, ni eso, el francés venía de una cornada reciente y estuvo ausente de lo que debe ofrecer un torero de su categoría y caché. Algunos pensaron y así lo expresaron que vino a hacer caja. 

Manzanares sin embargo acudió en plena forma y se fue con el mismo caché que vino, es decir, haciendo cierto el hecho que Madrid ya no manda, mandan los taurinos que son los que controlan los medios de comunicación para que realcen las faenas de sus toreros. Si no fuera así, porqué cuando viene a esta plaza siempre ha toreado al hilo, metiendo el pico y sin cargar la suerte. Estos son los motivos por los cuales el aficionado ha puesto en duda su condición de figura, tratándolo como un vulgar pegapases, que ha ganado la credibilidad de torero en los despachos, que es donde se torea y desde donde se llenan las plazas, de “isidros”, claro. Si tiene condiciones para ser figura, que las demuestre, toreando y con toros, que es desde donde se callan las bocas de los supuestos detractores de la fiesta, esos que suelen llamarse aficionados. 



©Pepeíllo.

jueves, 29 de mayo de 2014

28 de mayo de 2014:Que poca afición

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de San isidro,19º de feria

Ganadería

6 Toros de Baltasar Ibán, encaste Contreras y Juan Pedro Domecq en la línea de María Antonia Fonseca y Los Guateles. En general bien presentados, excepto el segundo, justo de trapío. El ganado cumplió en el caballo y el juego en la muleta fue variado, el segundo fue un toro encastado y el cuarto no lo dejó ver Robleño en la muleta, sin embargo algunos ejemplares no trasmitieron en el último tercio. Dada la reseña de los toros, se pudo observar que se lidiaron toros de dos camadas distintas, unos casi cinqueños y otros en el límite de los seis años. Es lo que se conoce como una limpieza de corrales.

Terna:

  1. Fernando Robleño: De blanco y oro. Dos pinchazos y estocada baja. Silencio. Media estocada, perpendicular y caída. Aviso y cuatro descabellos. Silencio. 
  2. Luis Bolívar: De granate y oro. Media estocada atravesada y caída y seis descabellos. Aviso. Silencio. Estocada casi entera y caída y dos descabellos. Silencio.
  3. Rubén Pinar: De Verde y oro. Media arriba y dos descabellos. Silencio. Estocada caída y delantera. Silencio.

Presidente:

D. Justo Polo Ramos. Que poca afición mostró el presidente, no permitió ver a ningún toro acudir  por tercera vez al caballo y es que fue una de las pocas tardes que los toreros han dejado ver a los toros en el tercio de varas.

Suerte de varas:

  1. Camarito 521 Kg: En la primera vara marcó trasero, se limitó a sujetarlo y salió suelto. En la segunda se arrancó de largo, lo sujetó y volvió a salir suelto. Manso y sosote en la muleta.
  2. Tomillero 507 Kg. Se arrancó presto al caballo y el piquero marcó trasero, rectificó y le tapó la salida. En la segunda entrada lo dejó el torero de largo y el picador se agarró arriba. Manso encastado que ha tenido mucho que torear
  3. Arbolario 548 Kg: En la primera vara lo picó el reserva al entrar suelto al caballo. En la segunda picó trasero y bajo y el toro salió suelto. Manseó en el caballo y en muleta ha sido sosote. . 
  4. Costurito 537 Kg: En la primera vara fue picado trasero e hizo una fea pelea, entró de nuevo al relance y derribó al montado. En la segunda se arrancó de largo y el piquero midió el castigo. En la muleta no lo ha dejado ver el torero. 
  5. Mejicano 556 Kg: Empujó con fijeza pero el piquero no lo castigó En la segunda se limitó a sujetarlo. Justo de fuerzas que se ha limitado a defenderse en la muleta. 
  6. Costurito II 554 Kg: En la primera entrada lo picó trasero y le hizo la carioca. En la segunda vara lo dejó de largo y el toro se arrancó con tranco, pero no lo castigó. Ha sido sosote en la muleta.

Cuadrillas y otros:

De nuevo se desmonteró Ángel Otero, ocurrió en el cuarto de la tarde al colocar dos pares de banderillas que levantaron a los espectadores de sus asientos. También destacó durante la lidia del cuarto, cuando el toro derribó al montado y al quedar el picador al descubierto, su capote le evitó la posible cornada. Tiene sitio este torero de plata, espero que no le pasen factura sus compañeros, ya que los espadas no consiguieron arrancar de los tendidos ni un triste aplauso. En el sexto se lesionó Alberto Martínez y tuvieron que trasladarlo a la enfermería, en su lugar salió a parear Raúl Adrada. Fue la primera corrida de la feria que se vio colocar a los toros en el caballo. En el segundo desapareció el sol y comenzó a llover, de la misma manera que se fue apagando la luz en el ruedo. 

Comentarios:

El juego del ganado fue variado, hubo toros que se dejaron torear poniendo en las muletas de sus matadores el triunfo, y el segundo, que puso cara su muerte, Luis Bolívar no pudo con su enemigo. En la faena de muleta el torero colombiano se lo sacó a los medios y acudía al engaño rebrincado, y en lugar de someterlo por bajo y poderle, interpretó mal su papel y el toro le dijo que eso no iba con él. Se le coló y casi le arrolla. Sus intentos de torear no pasaban del segundo muletazo, ya que el toro le protestaba y el torero no aportó los conocimientos necesarios para ganarle la pelea al animal. Es lo que tiene la casta, o puedes con ella o te deja al descubierto. Su segundo fue un invalido que no se entregó en la pelea y eso le permitió mantener la verticalidad, salvo en el último tercio, donde se vio que en cuanto le bajaba la mano el animal rodaba por la arena, por lo que torero abrevió la faena. 

En el cuarto de la tarde Fernando Robleño tuvo un detalle que no agradó a los aficionados. Estos entendieron que el torero tapó a su enemigo manteniéndolo en el tercio, en lugar de sacárselo a los medios donde el toro podía haber dado más juego. Es frecuente este hecho cuando un torero no ve claras las condiciones de su enemigo o no quiere enfrentarse a ellas en otros terrenos. Lo recibió sentado en el estribo, con unos muletazos, donde pudo comprobarse que el animal tenía poco recorrido. El torero se dedicó a tapar al toro ahogándole la embestida en lugar de darle distancia. A su primero lo citó desde el anillo para darle una serie de redondos, continuando con la derecha toreando al hilo, y con una muleta sin mando. Intentó aplicar la misma fórmula al natural y como no le dio el resultado esperado se puso algo pesado hasta que se decidió tomar el acero. 

El toreo de Rubén Pinar no pasó de la vulgaridad A su primero, un toro blando, lo sacó a los medios y cuando bajaba la muleta el animal perdía las manos, pero tuvo la virtud de acudir con nobleza a todas las citas que el torero le pedía, pero sin trasmisión a los tendidos, lo que unido a la sosería del coleta, la faena no pasó del aburrimiento. En su segundo y ante otro toro sosote, el torero albaceteño no encontró en su muleta el mando necesario, ni se llegó a parar en ningún momento en la cara del toro, pasando por la pañosa a su enemigo con las ventajas características del toreo moderno. Si eso es lo que tenía que ofrecer, no se justifica su inclusión en la feria.



©Pepeíllo.

miércoles, 28 de mayo de 2014

27 de mayo de 2014: Los toreros de plata salvaron la tarde

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros. Tiempo apacible con tres cuartos de entrada.

Feria de San Isidro, 18º de feria

Ganadería

Los veterinarios rechazaron el día anterior la corrida anunciada de José Luis Pereda y fue sustituida por una de Fuente Ymbro, encaste Juan Pedro Domecq Díez-Jandilla. En líneas generales bien presentada, aunque hubo algunos toros feos de hechuras, como el primero y tercero. 

Terna:

  1. Uceda Leal: De. Sangre de toro y oro. Estocada desprendida atracándose de toro. Oreja protestada. Estocada baja y dos descabellos. Silencio. 
  2. Curro Díaz: De blanco y oro. Estocada caída. Silencio. Metisaca y estocada caída. Silencio.
  3. Matías Tejela: De granate y oro. Pinchazo bajo y cruzado, aviso y tres descabellos. Saludos desde el tercio. Pinchazo y tres descabellos. Silencio.

Presidente:


Dos borrones echó el presidente en su labor, el primero fue la concesión de la oreja a Uceda Leal sin petición mayoritaria y la segunda cambiar el tercio de varas en el sexto, al derribar el toro en su segunda entrada al caballo, pero no por empuje, sino porque se metió debajo de éste. Cuando el toro estaba colocado en suerte el presidente cambió el tercio, evitando con ello verlo en varas. Muy despistado se le vio al presidente en este tercio.

Suerte de varas:

  1. Gritador 525 Kg: En la primera entrada al caballo el piquero le tapó la salida y el animal hizo una fea pelea dando la vuelta de campana. En la segunda entrada fue picado trasero y salió suelto del caballo, dándose otra costalada en la arena. Manso en el caballo y blando, llegó a la muleta con una nobleza impropia de un animal de esta raza.
  2. Sacacuartos 538 Kg. Hizo una fea pelea en la primera entrada al montado y mostró blandura perdiendo las manos En la segunda vara se dejó pegar. En esta entrada el picador mostró una falta de experiencia en el manejo de la montura, ofreciendo al toro en el cite la grupa del caballo en lugar de los pechos, haciendo esta bella suerte un autentico despropósito. El toro blando y mansote ha cumplido en la muleta. 
  3. Fetén 537 Kg: No se ha empleado en la primera entrada saliendo suelto del caballo. En la segunda vara acudió suelto y al sentir el hierro salió suelto también. Manso que ha puesto en bandeja el triunfo del torero.. 
  4. Codicioso 510 Kg: En la primera vara no se empleó y en la segunda no se le vio. Manso encastado que puso en su sitio a cada torero que pasó por su lidia.
  5. Comisario 521 Kg: En la primera entrada al caballo el picador solo marcó el castigo pero trasero y el animal salió suelto. En la segunda le tapó la salida sin necesidad ya que el toro no merecía ese trato. No se le vio en el caballo ni en la muleta.
  6. Ibicenco 514 Kg: Acudió suelto a la primera cita con el montado, le tapó la salida y no lo castigó. En la segunda entrada el toro debido al impulso se metió debajo del toro y derribó. Cuando estaba colocado para que entrara de nuevo fue cambiado el tercio. No se le vio en el caballo y el torero no lo entendió.

Cuadrillas y otros:

Durante la lidia del tercero y del sexto se tuvieron que desmonterar los toreros de plata, José Manuel Montoliú, en el primero y Ángel Otero en el sexto. El último par colocado por este último fue espectacular, dejándose ver, acudiendo despacito al encuentro, ganándole la cara a su enemigo y saliendo prácticamente andando de la cara del toro. Como decía un aficionado, con este detalle ha merecido la pena asistir al espectáculo. Y no me excedo en triunfalismos baratos. Sin embargo la suerte de varas fue denigrante, solo Matías Tejela en el sexto consiguió colocar al toro en suerte con tan mala fortuna que el presidente cambió el tercio. Ningún toro acudió al caballo arrancándose desde la distancia correspondiente. No cabe duda que esta bella suerte está en horas muy bajas y se ha convertido en un puro trámite, la mayoría de los toros que se lidian no la necesitan y a los toreros no les representa artísticamente nada y por lo que se observa, a los espectadores, menos.

Comentarios
:

Entre corridas remendadas y rechazadas, el aficionado va perdiendo la cuenta de su número, lo cual hace pensar que no hay toros donde elegir para esta feria en toda la camada española, ya que aunque se lidie la corrida completa, los toros son en la mayoría de los casos de distintas camadas, conociéndose este hecho como una limpieza de corrales del ganadero y adquirida por el empresario que suponemos a bajo coste 

Ayer no iba a ser diferente, y como decía un aficionado, cuando hay toros no hay toreros o al revés. Pero lo más común de esta feria es que se están marchando muchos toros al desolladero sin torear y con las orejas puestas. En esta corrida también se produjo este hecho, algunos toreros no estuvieron a la altura que merecieron sus enemigos y otros se dejaron ir un triunfo por abusar en sus faenas de las ventajas del toreo moderno. Un caso significativo fue el de Uceda Leal en su primero, un toro escaso de fuerzas que llegó a la muleta con nobleza, metiendo la cabeza con mucha clase y dispuesto a encumbrar al torero madrileño. Pero este no lo entendió así. A su muleta le sobró temple para llevar a cabo unas series de redondos y naturales, de la misma manera que le faltó colocación, citando fuera de cacho y con el pico de la muleta, sin embargo tuvo una virtud, cuando citó al natural adelantaba la muleta hasta colocarla en el hocico de su enemigo provocando con ello su embestida, consiguiendo muletazos largos, pero olvidándose de: cargar la suerte. Su segundo enemigo le mostró al torero desde el comienzo de la faena sus querencias a tablas y al no sacárselo a los medios, el animal no se entregó en la pelea ya que los terrenos elegidos por el torero no fueron los más convenientes para el toro. 

Tanto el capote como la muleta de Curro Díaz no recibieron ayer el toque de los hados que otras tardes dotaron al maestro de esa magia para impregnar el ruedo venteño de ese aroma que emanan de sus faenas. Su frágil corazón no le permitió desplegar la motivación que necesitaba para llevar a cabo el toreo para el cual pocos matadores están dotados. Por este hecho las faenas realizadas a sus dos enemigos no llegaron a los tendidos. El quinto fue un toro que se marchó con las orejas puestas al desolladero, y el torero terminó ahogándole la embestida, al no aguantar el envite de su enemigo, recordándoles a los aficionados que no estaba dispuesto a complacer las esperanzas de ver desplegar de su muleta el arte que atesora, dejándose marchar un toro que él era uno de los pocos elegidos para llevar a cabo tal proeza. Otra vez será, torero. 

Matías Tejela comenzó la faena doblándose con su enemigo y el animal acusó el castigo, después continuó en redondos templados pero escondiendo la pierna contraria. Consiguió dos derechazos olvidándose de su cuerpo, a los cuales le sobraron el exceso de pico que el torero metió en la muleta. Trató de prolongar la faena con pinceladas sobre un cuadro que no había sido rematado. El toro puso en la muleta del torero el triunfo, pero……A su segundo se lo sacó a los medios toreando con la izquierda, pero su faena careció de distancia y de confianza, mostrando una disposición que le impedía ganarle la pelea al burel, al cual terminó haciendo malo. La tarde no dio para más.. 



©Pepeíllo.

martes, 27 de mayo de 2014

26 de mayo de 2014: Ya no vienen novilleros

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de novillos.

Feria de San Isidro. 17º de feria

Ganadería

3 novillos de Guadaira, encaste Jandilla y 3 de Montealto, encaste Luis Algarra y El Ventorrillo.

Terna:

  1. Román: De marino y oro. Bajonazo que vale. Silencio. En su segundo estocada perdiendo la muleta. Silencio. El novillo aplaudido en el arrastre. 
  2. Gonzalo Caballero: De marino y oro. Metisaca de rara ejecución y dos descabellos. Saludos desde el tercio. Se tenía que haber tapado en el callejón de la misma manera que escondió la pierna contraria toreando. Estocada caída y atravesada y dos descabellos. Silencio. 
  3. Posada Maravillas: De Azul y oro. Pinchazo y sartenazo infame. Tímidos pitos. El novillo no se mereció este final. Aplaudido en el arrastre. Estocada arriba. Silencio.

Presidente

Julio Martínez Moreno. Sin problemas en el desarrollo de sus funciones.

Suerte de varas:

  1. Impostor 475 Kg: Manseó en el caballo intentando quitarse el hierro. En la segunda no fue castigado Manso encastado.. 
  2. Opresor 497 Kg: Al no pararlo con el capote el novillo acudió suelto al caballo, entrando de nuevo al relance, manseando y saliendo suelto. En la segunda entrada se repuchó y no fue castigado. Manso y descastado. 
  3. Jipio 454 Kg: En la primera vara no se empleó en la pelea y en la segunda lo dejaron mal colocado. El piquero no lo castigó. No se le ha visto en el caballo al novillo y en la muleta se ha ido sin torear. 
  4. Halagado 500 Kg: En la primera entrada el piquero marcó en la paletilla, no tenía otro lugar, apretando en el castigo. En la segunda entrada se arrancó con clase y el picador se limitó a sujetarlo. Se ha dejado pegar en el caballo y se ha ido sin torear con la muleta.
  5. Dormilona 486 Kg: Acudió suelto al caballo y el picador marcó bajo pero no lo castigó. La segunda entrada al caballo fue de trámite. El novillo se fue sin picar y el torero no lo aprovechó.
  6. Zurito 491 Kg: Que mal estuvo Anderson Murillo, no lo castigó al novillo éste mostró mansedumbre. En la segunda entrada lo metieron casi debajo del peto, pero no se fue sin castigar. Manso y bravucón que se ha dejado torear en la muleta.

Cuadrillas y otros:

Si hubiera que destacar a toreros de plata destacaría a Fernando González y Antonio Vázquez. Dieron en el sexto una lección de incompetencia durante la colocación de los rehiletes, que sirvió de mofa al público en un espectáculo tan serio como este. La novillada vino bien presentada, destacando el quinto, un toro. Al ser rechazados en el reconocimiento tres de la ganadería titular, fueron sustituidos por otros de Montealto. Lo mejor de la tarde la hora de salida de la corrida, aún no eran las nueve de la noche, y eso que algún coleta se puso pesado.

Comentarios:

Los novilleros son la escala menor de los matadores, y si estos alcanzan el triunfo practicando el toreo moderno y el público lo premia y acude a las plazas cuando se anuncian, algo falla en la fiesta. Seguramente sobran los aficionados exigentes cada día más reducidos por razones obvias de la naturaleza. Los jóvenes que van apareciendo en los tendidos la mayoría traen la vitola de los toreros de su generación.

Ayer el reducido grupo de aficionados cruzaban miradas en las que se denotaba su triste aburrimiento, esos que aún exigen que el torero se coloque en su sitio y sepa tirar de muleta Tres novilleros punteros se dejaron ir al desolladero una novillada con las orejas puestas. Ninguno de ellos tuvo los recursos de intentar el toreo ortodoxo, ese que aún mantiene viva la ilusión a los que lo conocieron, ni mostró la predisposición de hacerlo. Mientras ellos se aseaban en el burladero varios de sus enemigos fueron aplaudidos en el arrastre. Hubo un atrevido que se permitió comentar: “¿Que pensaran cuando escuchen que al novillo que acaban de despenar recibe el honor del aplauso en su camino hacia el desolladero? Habría que preguntárselo a ellos. Solamente Gonzalo Caballero consiguió arrancar de los generosos tendidos de esta plaza una ovación por su labor en el primero de su lote, raquítico bagaje para una novillada que mereció algo más que el toreo moderno que desplegaron los coletas. Un vecino de localidad rompió la barrera de la incomunicación y me preguntó qué destacaría de la feria hasta esta tarde. Mi contestación fue breve y concisa: los tres muletazos de Eugenio de Mora. Muy serio se quedó el joven con mi respuesta, en realidad tampoco ha habido mucho más, ya que ni en la faena de puerta grande conseguida por Perera, cargó la suerte en ninguno de sus toros. Se comentó en los mentideros taurinos que algún novillero estuvo a punto de caerse del cartel al cambiar la ganadería anunciada. Dicho queda. 



©Pepeíllo.

lunes, 26 de mayo de 2014

25 de mayo de 2014: Un espectáculo indigno

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de San Isidro. 16º de feria

Ganadería

6 Toros de Peñajara, encaste Contreras- Baltasar Ibán y Juan Pedro Domecq en la línea de María Antonia Fonseca y Los Guateles. Si los datos no me fallan salieron por chiqueros 11 toros: Seis de la ganadería titular, (tres fueron devueltos a los corrales), 1 de El Cortijillo (1º sobrero anunciado), devuelto, otro de Torrealta, devuelto y otro de Los Chospes, lidiado en tercer lugar. En cuarto lugar se corrió el segundo sobrero anunciado, perteneciente a la ganadería del Conde de la Maza En quinto lugar se lidió otro de La Rosaleda y en sexto lugar, por fin, el único toro de la ganadería titular que salió en su orden de lidia, ya que en el primero y en el segundo se corrió turno y en su lugar salieron los anunciados en cuarto y quinto lugar. ¿Lo han entendido? Me alegro, yo aun tengo mis dudas

Terna:

  1. Víctor Puerto: De. Berenjena y oro. Estocada baja. Silencio. El toro fue pitado en el arrastre. Media atravesada que vale. Silencio
  2. Eugenio de Mora: De .obispo y oro Tres pinchazos y estocada desprendida y habilidosa. Silencio. Metisaca y estocada trasera. Vuelta al ruedo. 
  3. Alberto Lamelas: De .blanco y oro. Pinchazo hondo, bajo y atravesado tras aviso. Saludos desde el tercio. . Pinchazo que salta el estoque por el aire y estocada baja. Silencio 

Presidente

D. César Gómez Rodríguez. Estuvo en representante de la autoridad el presidente, solo le tembló la mano en el tercero, que después de sacar el pañuelo blanco para cambiar el tercio, lo guardó y sin vacilar, volvió a sacar el pañuelo verde para devolver al toro al corral. Solo un detalle, los lidiados en primer y segundo lugar, debieron correr seguir también el camino de chiqueros, ya que no reunían condiciones para la lidia.

Suerte de varas:

  1. Aguacero 572 Kg: No se empleó en ninguna de las dos entradas al caballo. Manso e inválido. No hay más que hablar. 
  2. Astillo 569 Kg: En la primera vara se defendió y salió suelto. La segunda fue un trámite. Manso e inválido. 
  3. Chinatón 515 Kg: Empujó en la primera vara pero salió suelto de la pelea. En la segunda, no lo castigaron. Manso encastado. 
  4. Costurero 530 Kg: En la primera entrada le arreó de lo lindo y en la segunda vara se limitó a sujetarlo. Manso encastado que no se le ha visto en la muleta.
  5.  Indio 527 Kg; La primera vara prácticamente no existió En la segunda le hizo la carioca sin necesidad, ya que el toro se dejó pegar. Mansote con algo de casta. .
  6. Argentino 540 Kg: No se empleó en ninguna de las dos entradas al caballo. Manso de escuela.

Cuadrillas y otros:

La tarde la marcó el ganado, salieron por chiqueros 11 toros y el primero bis acudió al caballo en el tendido 10 y del impacto con el peto se partió el cuerno por la cepa. El presidente en un acto de generosidad lo mandó a los corrales, no estaba obligado ya que se había inutilizado durante la lidia. Al ser devuelto el tercero, el hecho debió de crear confusión en los corrales y la tardanza de la salida del toro impacientó al público que protestó el retraso.

Comentarios:

El ganado de Peñajara defraudó a los aficionados, el ganadero ya había mostrado su preocupación cuando hace unos años detectó un problema de hígado en sus animales como origen de sus caídas en los ruedos. Los comentarios iban en la línea que ese problema había sido solucionado. Pero visto lo ocurrido en la plaza, dio la impresión que deben tener algún problema añadido, ya que es impropio que una corrida de toros criada con el esmero que pone un ganadero en su labor, ofrezca el resultado de ayer. 

Fue un espectáculo lamentable, y no solo fueron devueltos toros de la ganadería anunciada, varios sobreros siguieron el mismo camino, y así hasta once animales aparecieron por toriles. Florito justificó ayer su cargo. Y eso que el cártel era de relleno de de feria ya que alguien podía pensar que esto solo ocurría cuando se anunciaban las figuras. Los gestores de estos toreros al parecer se dedican a labores de despacho, donde se compra todo aquello que pueda favorecer a su torero y que alguien esté dispuesto a vender. Son las miserias de la fiesta, aunque el aficionado solo vea que el toro sale sin agresividad y que a las figuras de turno los medios de comunicación las colocan en los altares de la tauromaquia, para esto hay un equipo de profesionales que se encargan de que todo salga a pedir de boca, no en beneficio de la fiesta, sino de susfiguras. 

Ante esta situación, tuvo que llegar un torero desahuciado por las empresas, casi por méritos propios, para sacar de su muleta unos derechazos lentos, bajando la mano, rematados en la cadera, sin descomponer la figura y lo más importante, cargando la suerte. Fue como un resplandor en esta tarde tan indigna, ya que hasta ahora nadie lo ha hecho en la feria, incluyendo a los que han salido por la Puerta grande. Fue Eugenio de Mora y ocurrió en el quinto, que marcó un antes y un después en la corrida. Al torero toledano se le pudo criticar que no le sacó al manso todo lo que tenía, cierto, pero este hecho pudo ser motivado por su falta de corridas, pero lo no se le pudo reprochar fue su disposición. Comparado con alguna figura que ha pasado por la feria y que con solo desplegar el capote ya le estaban aplaudiendo.

Alberto Lamelas se equivocó en el sexto, un manso de libro, comenzó la faena por alto cuando debió haberlo sometido por bajo y si su enemigo se rajaba, a prepararlo para la muerte y se terminó. En su primero su faena no tuvo continuidad y también debió haberlo sometido en la muleta por bajo. 

Lo único que lució Víctor Puerto fue su disposición como director de lidia. En el que abrió plaza no tuvo toro y en su segundo no mostró la muleta que necesitó su enemigo. Debió someterlo por bajo para disipar las dudas que levantó el toro en los aficionados, no lo hizo y estos se quedaron con las ganas de conocer el comportamiento del manso encastado. 



©Pepeíllo.

sábado, 24 de mayo de 2014

23 de mayo de 2014: La diferencia

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de San isidro,14º de feria

Ganadería

6 Toros de Victoriano del Rio. Encaste Juan Pedro Domecq Díez y sus derivados. El primero fue devuelto a los corrales y en su lugar se corrió un sobrero de Zalduendo, encaste Domecq- Jandilla.

Terna:

  1. El Juli: De verde y oro. Estocada trasera. Silencio. Metisaca y estocada caída. El público premia su entrega con una ovación.
  2. José María Manzanares: De sangre de toro y oro. Pinchazo y estocada tendida saliiéndose de la suerte. División de opiniones. Estocada trasera. Silencio.
  3. Miguel Ángel Perera: De verde y oro. Estocada trasera y contraria atracándose de toro. 2 orejas. Estocada desprendida. Oreja. 

Presidente:

D. Justo Polo Ramos. Devolvió D. Justo el primero de la tarde, haciendo justicia a las condiciones del toro. El sector de aficionados le crítico la segunda oreja a Perera en el primero de su lote.

Suerte de varas:

  1. Enamorado 518 Kg: .Se defendió en la primera entrada al caballo En la segunda entrada el piquero se limitó a sujetarlo. En el quite por chicuelinas de El Juli, perdió las manos. Manso e inválido. 
  2. Jocando 519 Kg: Empujó con fijeza y el picador se limitó a sujetarlo. En la segunda vara ni marcó el castigo tan siquiera. Blando que se ha dejado torear. 
  3. Bravucón 531 Kg: En la primera entrada no lo castigó y el animal mostró blandura. En la segunda entrada se arrancó de largo y el montado se limitó a sujetarlo. No se empleó. Blando y manso con mucha clase para la muleta. 
  4. Impuesto 508 Kg: No lo castigó y el piquero dejó que el animal se estrellara en el peto. En la segunda entrada se limitó a sujetarlo. Manso, encastado y algo blando
  5. Jerezano 512 Kg: En la primera vara entró suelto al caballo como una bala, se dejó pegar y cuando salió mostró blandeó de manos. En la segunda vara se limitó a sujetarlo. 
  6. Bravucón II 583 Kg: En la primera entrada no se empleó y en la segunda no lo castigó. Mansote que no tuvo recorrido en la muleta.

Cuadrillas y otros:


Llegó a Las Ventas el segundo grupo de figuras y en las taquillas se volvió a colocar el cártel de: “No hay billetes para la corrida de hoy”. Las figuras mandan. El ganado en general manseó y vino justo de fuerzas y de trapío, Es lo que eligen y los taurinos para sus toreros. Se lucieron en banderillas Curro Javier en el segundo, Juan Sierra en el tercero, que tuvo que desmonterarse. En el segundo par el toro le apretó y José María Manzanares llegó tarde al quite. No estaría al tanto A José María Soler, el cuarto le echó la cara arriba en el tercer par y el torero de plata lo aguantó con vergüenza torera. En la parte negativa, dejar constancia de la patética actuación, tanto de Álvaro Montes y Fernando Pérez en la colocación de los rehiletes en el primero de la tarde. 

Comentarios:

Tres “gallos” del escalafón torearon ayer en Las Ventas y solo uno demostró su condición de figura. Cuando se adquiere este atributo no solo hay que serlo, de vez en cuanto hay que parecerlo, y eso solo lo hizo Miguel Ángel Perera. Sus dos acompañantes ni tan siquiera lo intentaron, siguieron en su línea del toreo barato, con el agravante que el público triunfalista lo aclama de la misma manera que si lo ejecutaran con pureza. Esa es la diferencia que marca al espectador del aficionado. El aficionado exige a las figuras, y cuando estos torean valoran su labor. Sin embargo es difícil entregarse al toreo que practicaron ayer El Juli y Manzanares. El Juli se encontró en su primero a un animal inválido, pero lo que le ofreció al torero madrileño, éste lo usó con las las ventajas habituales. Su segundo, un manso encastado y escaso de fuerzas, después de doblarse con él intentó pasarlo por la muleta en redondos al hilo del pitón, pero el toro le protestó, y el torero no encontró los recursos para poderle sin echar mano de los pases fuera de cacho. Lo único loable en este toro su entrega

El primero de Manzanares fue un animal justo de trapío, supongo que sus veedores lo exigirían así y cuando se puso delante con la pañosa en la mano, le tuvo que recordar un espectador que mas separado no se podía torear. El alicantino siguió pasando a su enemigo en redondos jaleado por sus incondicionales, mientras un grupo de aficionados le criticaban su labor. los cuales fueron increpados por ese público docto, a la vez que aplaudía al torero, en una faena llena de vulgaridad, embarcando con el pico de la muleta, con la suerte descargada y vaciando las embestidas hacía fuera, haciendo cierta la frase: “las costumbres, se hacen leyes”. Su segundo fue un animal que no tuvo un pase y el torero se llenó de honradez y abrevió la faena. Se le agradeció el detalle. 

Miguel Ángel Perera tuvo una tarde dulce. Todo lo que intentó hacer puso gusto en su ejecución, y paso a paso fue construyendo su salida por la Puerta Grande, aunque las dos orejas en su primero fue un premio algo excesivo. En el quite por tafalleras, muy templadas, que hizo a su primero fue un preludio de su predisposición a un toro que se vino arriba en banderillas. Con la muleta lo recibió con cinco estatuarios sin inmutarse rematados con el pase del desprecio que levantó los primeros olés de su faena. Continuó con unas series de redondos, alguna de ellas inmensa, rematada con un cambio de manos precioso. Su toreo al natural estuvo impregnado de lentitud, hasta que el toro le pidió la muerte. A punto estuvo de pasarse de faena, pero el torero se percató rápidamente. Su segundo fue un toro de distinta condición, pero el torero pacense lo entendió bien. Lo recibió con un pase cambiado haciendo con sencillez el toreo bueno. El animal tuvo poco recorrido por el pitón derecho a la vez que su juego no trasmitió a los tendidos, pero el torero lo metió en el temple de su muleta aguantando con las zapatillas clavadas en la arena, llevando a cabo el arrimón, pero, toreando. Al natural se le quedaba en la suerte, y de esta manera le sacó todo lo que el toro tenía y que no fue poco. . 



©Pepeíllo.

viernes, 23 de mayo de 2014

22 de mayo de 2014: Hacia el precipicio

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de San Isidro, 13º de feria

Ganadería

6 Toros de Montalvo, con procedencia Domecq. El cuarto fue devuelto a los corrales y en su lugar se corrió uno de Núñez del Cubillo, procedencia, Juan Pedro Domecq, Carlos Núñez y Osborne. Mal presentada, algunos “acochinaos” y otros falta de trapio.

Terna:

  1. Finito de Córdoba: De. Marino y plata. Pinchazo sin soltar, sartenazo infame y descabello. Silencio benevolente. Pinchazo y cuatro descabellos. Bronca
  2. J. A. Morante de la Puebla: De marino y oro. Pinchazo hondo, delantero y atravesado y 11 descabellos. Bronca. Cinco pinchazos y descabello. Bronca. 
  3. Alejandro Talavante: De obispo y oro. Estocada trapacera, tirándose a los bajos, baja y atravesada y dos descabellos. Saludos. Dos pinchazos, media tendida y estocada baja. Silencio. 

Presidente:

D. Trinidad López-Pastor Expósito. Devolvió a los corrales al cuarto por evidente invalidez. El segundo tuvo que tomar el mismo camino.

Suerte de varas:

  1. Lunero 506 Kg: En la primera vara hizo un fea pelea en el caballo y en la segunda no se empleó. No se le ha visto en el caballo ni en la muleta.
  2. Avisado 557 Kg: En la primera vara no quiso pelea. El picador se limitó a sujetarlo. En la segunda se defendió. Inválido que no se empleó en la muleta. 
  3. Saqueador 549 Kg:. Mostró signos evidentes de mansedumbre desde que apareció en el ruedo, escarbando. Manseó en el caballo y no se empleó, tampoco lo castigó el piquero. Manso y Noble en la muleta, aunque buscó siempre las tablas.
  4. Trigueño 543 Kg: En la primera vara el picador se limitó a sujetarlo, y en la segunda se dejó pegar. El torero no ha tenido recursos para la muleta.
  5. Cristalino 5243 Kg: En la primera vara fue picado trasero y el burel se dolió del castigo y salió suelto. En la segunda vara el picador lo sacó a los medios castigándolo, como no apretaba el toro lo hizo el caballo. Manso. 
  6. Campanero 562 Kg: Empujó con el castigo en ambas varas. Manso que se rajó en la muleta. 

Cuadrillas y otros:

El torero de plata Valentín Luján se desmonteró en el sexto de la tarde, al colocar dos pares que muchos toreros banderilleros les hubiera gustado parecerse. 

Comentarios:

La fiesta de los toros la están llevando hacía el precipicio debido a los intereses de quienes la gestionan. El torero ya no es torero, el toro, ya no es toro, y el público ya no es público. Vinieron las figuras y el único que se libró de la quema fue Talavante en el primero, que ante un manso que en cuanto le abría la puerta de la muleta se marchaba a tablas, hasta que consiguió meterlo en la pelea en los terrenos que el torero consideró más oportunos, con el agravante del aire. A partir de aquí basó su faena en la mano izquierda y dio naturales largos y templados, pero le faltaron hondura ya que en ningún momento cargó la suerte, escondiendo la pierna contraria. Fue una pena, torero, Su segundo no le dio la oportunidad que el pacense esperaba, se encontró con un manso que solo mereció aliñarlo y despenarlo.

A Morante siempre se le espera aunque no esté, ya que es uno de los pocos toreros que pueden sacar a la fiesta del sopor en que se encuentra, pero no vino dispuesto el torero de Puebla del Rio. Su primero fue un inválido y lo recibió con dos trincherazos y un cambio de manos propios de un artista, pero su enemigo no estaba para esos sometimientos. Con la derecha estuvo sobándolo en redondos hasta conseguir sacarle un par de ellos templados y lo más importante, toreando para dentro, pero se puso muy pesado, tardando una eternidad entre un muletazo y otro. Eso fue todo. 

Finito de Córdoba vino a hacer caja, esa fue su función, y como la parte del pastel que se llevaría no sería muy allá, el torero se dedico a hacer su papel, no hacer sombra a las figuras que le acompañaron. Comentó un vecino de localidad; Finito no ha toreado en su vida para dentro, y en sus años buenos ha sido siempre un torero ventajista. Sus muletazos los remataba para fuera, y por eso no esperaba nada de él. Así fue, el torero estuvo patético en su función de comparsa aunque no ha sido el primero ni será el último. Si lo hace por necesidad económica, se puede comprender, sino, podemos pensar que está engañando al público que paga su entrada. Insisto, patético.

© Pepeíllo.

jueves, 22 de mayo de 2014

21 de mayo de 2014: Oreja devaluada

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de Sam Isidro, Corrida de la Prensa

Ganadería

6 Toros de Juan Pedro Domecq. Encaste, Veragua, Conde de la Corte. Mansos en el caballo y blandos, destacando el primero, un inválido que debió tomar el camino de chiqueros. En la muleta mostraron mucha nobleza, impropia de animales dotados por la naturaleza para ser dominados a través del poder de la muleta del torero. Es el llamado por este ganadero, toro artista.

Terna:
  1. El Cid: De verde y oro. Estocada atravesada. Silencio. Metisaca y estocada desprendida y trasera. Silencio. 
  2. David Fandila, El Fandi: De berenjena y oro. Lo cazó con una estocada entrando a matar fuera de cacho. Silencio. Estocada baja y descabello. Silencio benevolente.
  3. Juan del Álamo: De blanco y oro. Estocada perdiendo la muleta. Oreja. Estocada trapacera en los bajos. Silencio. 

Presidente:

D. Julio Martínez Moreno. Los presidentes se han acostumbrado a jugar a empresarios. Los aficionados protestan ante lo evidente, que es la invalidez de muchos toros, y ellos con sus decisiones están continuamente perjudicando a la fiesta y a los espectadores que acuden a la plaza. Actúan con impunidad en la aplicación del Reglamento Taurino, en la mayoría de los casos en beneficio del empresario Si no reúnen condiciones para el cargo, deberían renunciar y colocar en el palco a personas que no duden en defender la fiesta, guardándose para otros casos sus opiniones personales. Si un animal cuando sale de chiqueros muestra una manifiesta invalidez como el primero, deben cambiarlo, ya que si no, ponen en duda la seriedad de la justicia a la que representan. Ayer el usía no estuvo a la altura de las circunstancias, mantuvo en el ruedo incomprensiblemente al primero de la tarde, y también quedó al descubierto en el quinto: El Fandi solicitó permiso para colocar un cuarto par de banderillas y el presidente a través de un gesto se lo negó. El torero terminó colocando el par y después no pasó nada. Por lo menos seriedad Sr. Presidente, la fiesta la necesita. En cuanto al trofeo concedido a Juan del Álamo en el tercero de la tarde, fue un regalo del presidente al no existir petición mayoritaria. 

Suerte de varas:

  1. Empollón 560 Kg: En la primera vara se defendió el burel y salió suelto de la pelea. En la segunda perdió las manos y debido a sus condiciones no sepudo ver en el caballo. Inválido y mansote
  2. Halado 526 Kg: Se le dieron al toro muchos capotazos para ponerlo en suerte y cuando acudió no se empleo en la pelea. En la segunda vara tampoco se empleó, se repuchó y salió suelto. Manso en el caballo en la muleta no se ha cansado de meter la cabeza con nobleza. 
  3. Gerolimpio 490 Kg: Acudió al montado sin colocarlo en suerte y no lo castigó el piquero Blandeó de las manos pero el presidente fue el único que no se enteró La segunda vara no existió. Inválido que ha servido para la muleta, ya que no se cansó de meter la cabeza con excesiva nobleza. 
  4. Entusiasta 570 Kg: En la primera entrada el piquero le tapó la salida y el animal se defendió. En la segunda vara no se empleó y no fue castigado. Blando y no ha servido para la muleta. 
  5. Historieta 492 Kg: El montado marcó solo el castigo en la primera entrada y toro salió suelto. En la segunda vara se limitó a sujetarlo. Ha blandeado en la muleta y no se ha prestado al lucimiento vulgar de su torero. 
  6. Escopetero 554 Kg: En la primera vara empujó y el piquero se limitó a sujetarlo. En la segunda lo mismo. El animal manso y blando.

Cuadrillas y otros:

En banderillas destacó Domingo Siro en el tercero. Salvo este detalle, nada quedó en la retina de los espectadores, salvo lo desapacible de la tarde: la lluvia, el viento y el frío fueron los principales protagonistas de un espectáculo deprimente, ya que ni los toreros ni el ganado, tuvieron la capacidad de paliar la incomodidad que supuso que unos heroicos espectadores aguantaran el final de la corrida, donde ni el regalo que el presidente concedió a Juan del Álamo en el tercero, levantó los ánimos de los ateridos espectadores. 

Comentarios:

Ayer volvió a lidiarse en Las Ventas otra corrida procedente del encaste Domecq, en esta ocasión de la familia de su creador, Juan Pedro Domecq. Se le atribuyó a este ganadero ser el artífice del toro “artista”, que permitió a los toreros torear mejor que nunca Lo que supongo que no tendría en cuenta el ganadero es en lo ha derivado la fiesta con este hecho. La corrida de ayer no trasmitió nada a los tendidos, unos tuvieron las fuerzas justas para mantenerse en pie, y el que consiguió venirse arriba en la muleta metió la cabeza con una clase y nobleza envidiable, pero los toreros se pusieron a torear con todas las ventajas que ha dado lugar el toreo moderno. Hecho que tampoco tendría en cuenta el ganadero jerezano. ¿O si? 

Juan del Álamo, cortó una oreja, pero fue un premio devaluado, primero, porque el toreo que practicó fue barato, y aunque su muleta destiló temple, no se cruzó en ningún momento y sus muletazos carecieron de hondura, rematándolos para fuera, embarcando a su enemigo con el pico de la muleta en lugar de ofrecer la panza. No le hizo falta exponer al torero salamantino, un público orejero jaleó su faena y un presidente generoso le concedió un premio que su labor no merecía, pero no pudo evitar que un aficionado le gritara desde el tendido: “¿cuando vas a torear sin descomponer la figura?”.

Por otro lado, la creación de este tipo de toro, lleno de bondad, también ha permitido que toreros como El Fandi, llenen los ruedos de vulgaridad, tanto en su plato fuerte, como son las banderillas, como en el uso de la muleta. Fue patético ver a este torero en el tercio de banderillas, colocándolas a toro pasado y dando un salto que dañaba la imagen de este arte. Rara vez cuadra y nunca sale andando como hacen los buenos banderilleros. Es un torero que torea alrededor de 80 corridas al año y creo que por honradez profesional, debería intentar hacerlo bien y no engañar al público y si después de esto decide adornarse, allá él. El primero de su lote no se cansó de meter la cabeza en la muleta con claridad, y el torero de impregnar de vulgaridad el ruedo venteño. Fue una pena dejarse ir un toro de estas características con las orejas puestas. En su segundo estuvo supuestamente provocador y después de colocar tres pares de banderillas vulgares, solicitó permiso al presidente para poner un cuarto. Los aficionados entendimos que el usía le negó la petición, pero el granadino decidió colocarlo porque debía contentar a su parroquia. Supongo. 

El Cid, se le esperaba, pero no estuvo. No estuvo el toreo de su mano izquierda y siguió con esa desconfianza que viene luciendo esta temporada, como continuación a la anterior, ya que el aficionado cree que la faena llevada a cabo a un toro de Victoriano del Rio, en la pasada feria de otoño, fue un espejismo. Cierto que en su primero el aire fue un hándicap para el torero, pero no se le vio con la disposición que se le esperaba. A pesar de que su primero fue un cadáver y el aire un enemigo añadido, anduvo desdibujado, citando con la muleta retrasada y sin asentar las zapatillas en la arena. Su segundo tampoco fue un derroche de fuerza y agresividad, y el de Salteras tampoco anduvo fino. Basó su faena sobre la mano izquierda, pero la vulgar no la poderosa, esa de muletazos largos y templados. Debido a la climatología, el público le pidió por compasión que abreviara, la gripe anduvo al acecho detrás de la puerta.

©Pepeíllo.

martes, 20 de mayo de 2014

20 de mayo de 2014: Tarde desagradable

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de San Isidro 12º de feria

Ganadería

4 Toros de El Ventorrillo y 2 de Los Chospes. La primera, procedente del encaste Domecq Díez y Domecq Solís, la segunda, Domecq Díez. Por cogida de los tres toreros, solo se lidiaron uno de cada ganadería.

Terna:

  1. David Mora: De nazareno y oro. Recibió una cornada al recibir a portagayola al primero de la tarde y lo trasladaron a la enfermería. 
  2. Antonio Nazaré: De purísima y oro. Mató el primero por cogida de su compañero David Mora. Estocada baja. Silencio 
  3. Jiménez Fortes: De grana y oro Brindó la muerte de su toro a Manuel Benítez, El Cordobés. Estocada contraria que le costó un revolcón y le destrozó la taleguilla. Aplausos. 

Presidente:

D. César Gómez Rodríguez. Sin comentarios.

Suerte de varas:

  1. Desío 563 Kg: Lo picó traserillo y le tapó la salida y el burel no se empleó en la pelea en las dos veces que entró al caballo. Manso y sosote en la muleta.
  2. Fetén 537 Kg. En la primera vara se dejó pegar y le zurró la badana, salió suelto. En la segunda entrada lo picó trasero y volvió a salir suelto. Manso encastado. 

Cuadrillas y otros:

Al ser corneado David Mora en su primero al recibirlo a portagayola, fue lidiado por Antonio Nazaré. Se corrió turno y en segundo lugar salió el anunciado en tercer lugar por orden de lidia. 

Comentarios:

El segundo toro, un galán de la ganadería de Los Chospes, mandó a la enfermería a los dos espadas que quedaban en el ruedo, ya que antes David Mora había sido arrollado y posteriormente corneado por el primero de la tarde al recibir en la puerta de toriles a otro galán de El Ventorrillo. Así comenzó la corrida, el hecho dejó en el ambiente un halo de tragedia al quedar el torero madrileño tendido en el ruedo. El primero de Jiménez Fortes salió pidiendo pelea desde el centro del ruedo, mostrando su mansedumbre escarbando en la arena. Al segundo capotazo arrolló al torero, que salió ileso del trance, que le permitió continuar la lidia. A continuación le tocaría el turno a Antonio Nazaré, que al hacer el quite por chicuelinas, una de ellas muy ajustada y de bonita ejecución, en el remate de la media verónica el toro lo arrolló también.

Ya con la pañosa en la mano el torero malagueño intentó poderle por bajo al manso encastado, pero no logró su objetivo y al segundo muletazo se cayó en la cara del toro y en el suelo intentó cornearlo, sin consecuencias, aunque cuando salió del trance cojeaba visiblemente. El toro siguió mostrando su poderío a través de su mansedumbre y el torero terminó con él lo más dignamente posible, aunque a la hora de entrar a matar lo volvió a encunar. 

Cuando terminó con su enemigo ambos toreros se marcharon a la enfermería para no salir más al ruedo, Por los altavoces se anunció primeramente un tiempo de espera, mientras que los toreros eran reconocidos por el servicio médico de la plaza, y una vez emitido el diagnostico, anunciaron por megafonía que su estado no les permitía continuar la lidia, con lo cual quedaba suspendida la corrida. 

©Pepeíllo

19 de mayo de 2014: ¡Qué novillo!


Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de novillos.

Feria de san Isidro, 11º de feria

Ganadería

6 Novillos de El Montecillo. Encaste, Juan Pedro Domecq Díez y Juan Pedro Domecq Solís. Bien presentados, exceptuando el quinto y sexto han dado buen juego en la muleta, de los cuales destacó el cuarto. El primero, segundo y cuarto, aplaudidos en el arrastre.

Terna:

  1. Francisco José Espada: De. Blanco y oro. Pinchazo en los bajos y estocada baja perdiendo la muleta. Aviso. Saludos desde el tercio. Estocada baja y delantera. Oreja.
  2. Posadas Maravillas: De blanco y oro. Estocada desprendida y trasera. Perdiendo la muleta Silencio. Estocada caída y tendida. Silencio. 
  3. Lama de Góngora: De purísima y oro. Estocada contraria y trasera. Aviso. Saludos desde el tercio. Tres pinchazos y un cuarto hondo y tendido. Silencio. 

Presidente: 

Javier Cano Sejio.No anduvo fino el presidente en el sexto de la tarde, cuando el novillo derribó al montado e hirió al caballo. Permitió que los monosabios se tomaran la justicia por su mano al intentar retirar al astado del caballo tirando del rabo del toro. Fue un espectáculo bochornoso con el agravante que dejó continuar la lidia con el caballo herido tumbado en la arena y asistido por los monosabios intentando quitarle los arreos con el fin de aligerar la carga y pudiese levantarse y permitiendo que ningún torero cubriera a los monosabios con un capote. Nadie de los profesionales del callejón tuvo la honradez de indicarle al director de lidia este detalle. Un presidente sin autoridad, ignorando el reglamento y unos profesionales que no cumplieron con su cometido, estuvieron a punto de causar una tragedia. 

Suerte de varas:

  1. Canastero 480 Kg:. Acudió al caballo suelto, empujó con fijeza y el piquero se permitió la osadía de hacerle la carioca. De nuevo acudió suelto en la segunda entrada al caballo y el piquero le dio castigo sin medida. El novillo se dejó pegar en caballo y en la muleta ha estado por encima del torero. 
  2. Habanero 525 Kg: El piquero le castigó sin medida, le tapó la salida y después de estas aberraciones nos sorprende que los novillos salieran sueltos de estos montados incompetentes. En la segunda entrada tuvo más compasión del animal y marcó solo el castigo. El burel volvió a salir suelto. Manso que ha servido para la muleta. 
  3. Chaparro 477 Kg: Le arreó fuerte el piquero, salió suelto y se paró en los medios. Después de costarle a los toreros ponerlo en suerte, cuando entró al caballo, salió huyendo al sentir el hierro. Manso que no se ha cansado de envestir en la muleta. 
  4. Ilustrado 507 Kg: En la primera entrada al montado hizo una fea pelea, saliendo suelto del caballo. En la segunda lo tuvieron que meter debajo del peto, derribó y salió suelto. Ha manseado en el caballo sin embargo en la muleta ha sido un gran novillo. 
  5. Artillero 498 Kg: Empujó en la primera entrada y lo castigó el picador. En la segunda entrada empujó y el piquero le tapó la salida, pero no lo castigó. Ha cumplido en el caballo pero terminó defendiéndose en la muleta.
  6. Cabrero 522 Kg: En la primera entrada acudió suelto al picador, derribó y se enceló con el caballo causándole dos heridas por las cuales lo tuvieron que retirar del ruedo y tuvo que salir el segundo reserva. Al novillo lo picaron mientras los monosabios le quitaban el peto al caballo herido. En la segunda entrada, el piquero le zurró de lo lindo. Se ha dejado pegar en el caballo con fijeza, pero llegó a la muleta con complicaciones. 

Cuadrillas y otros:

Que mal estuvieron los picadores, que mal tratan a los animales, el que no le tapa la salida, le hace la carioca, otros pican trasero, en la paletilla, con castigos desmedidos, otros muestran una ignorancia total en el manejo de la montura. Los aficionados desconocen hasta dónde puede llegar este desconcierto, con el agravante de que no se tapa nadie. Ayer, sin ir más lejos, el novillero, Francisco José Espada, se permitió el lujo de corresponder a los saludos del público desde el tercio después de despenar a su primer enemigo con dos sartenazos infames que hicieron estremecer a cualquier aficionado que merezca ese atributo. Hacía mucho tiempo que un caballo no salía herido del ruedo. Ayer ocurrió, el pobre animal abandonó el ruedo sin poder caminar y ayudado por los monosabios. Ocurrido durante la lidia del sexto, y fue tan esperpéntica la actuación de los profesionales y de la autoridad, mostrando una falta de respeto del reglamento y a la fiesta. Se lucieron en banderillas José Daniel Ruano en el primero, Antonio Ronquillo, en el tercero, que tuvo que tapar a su compañero, José Antonio Muñoz de su inoperancia en el oficio. La jindama es libre. También destacar a Candelas en el cuarto, en el primer par que colocó se la jugó.

Comentarios:

Tuvo que venir Paco Medina con sus novillos en su versión de El Montecillo, para sacar del aburrimiento ferial y animar la tarde desapacible y de paso poner en bandeja un triunfo a los toreros. Hay que tener en cuenta un detalle, que cuando un toro sale complicado la actuación del torero puede tener una justificación, pero cuando mete la cabeza y la muleta no está a la altura de su enemigo, no hay excusas, aunque visto lo que ocurre en los ruedos, todo es posible. Ayer cada novillero tuvo su oportunidad, y el que más cerca estuvo de aprovecharla fue el torero de Fuenlabrada, F. José Espada. Toreó muy bien, demostró tener maneras e hizo una faena larga donde hubo de todo, muletazos de cortijo y mercedes y otros de hatillo y bardilla, pero los destellos de calidad que mostró no se le pueden negar. Alguien puede decir que usó el pico y que en algunos momentos de la faena toreó fuera de cacho aprovechando el viaje del novillo, estoy de acuerdo. Pero no dejó lugar a dudas que tuvo momentos de mucha calidad, toreando con hondura y temple, y eso hay que valorarlo en un novillero. Esperemos que su muleta no caiga en la vulgaridad que impera en el escalafón y dé buenas tardes de toreo del bueno, la fiesta lo necesita. En el primero de la tarde no anduvo fino, el novillo lo desbordó y aunque hubo momentos que fueron jaleados sus muletazos, su faena no tuvo la continuidad que requería su enemigo, que en esta ocasión estuvo por encima del torero.

El primer enemigo de Posada Maravillas sirvió para la muleta, pero el torero pacense no estuvo a la altura exigida. El toreo que salió de su muleta fue vulgar y sin ningún atractivo para los aficionados, estuvo toda la faena fuera de cacho, usando el pico y tomando la muleta del extremo de estaquillador. Toreando al natural aburrió a su enemigo que decidió acunarse en tablas. En su segundo, al primer muletazo lo desarmó y en esta ocasión el novillo no tuvo la calidad del anterior de su lote. Con esa disposición no puede venir a esta plaza un novillero. O te la juegas, o te quedas en tu casa, torero. 

Lama de Góngora tampoco hizo abrigar esperanzas a los aficionados en esta tarde fría. En su primero no se colocó en su sitio en ningún momento y es una pena, con lo que cuesta sacar adelante a un novillero y cuando se presenta una oportunidad de este tipo, donde el novillo no se cansó de embestir, durante toda la faena, se desaprovecha, hay que replantearse el futuro. Solo mostró algún detalle suelto, pero con un enemigo de esas condiciones, no es justificación. Su segundo, después de la lidia que llevó el animal, a nadie le extraño que acudiera a la muleta con la cara alta, hecho que creó la desconfianza en el torero y terminó enseñándole al novillo lo que no debía, y en sus embestidas sabía lo que dejaba atrás. Lo intentó al natural pero no tuvo los recursos necesarios para meterlo en la faena. 



©Pepeíllo.

lunes, 19 de mayo de 2014

18 de mayo de 2014: Otra corrida de saldo

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de San Isido,10ª de feria


4 toros de Couto de Fornilhos y 2 de Gerardo Ortega. Encastes, Conde de la Corte Atanasio y Juan Pedro Domecq Díez, en la línea de D. Luis Algarra y Los Guateles, respectivamente. Mal presentada, a algunos toros les salvaba la cabeza y feos de hechuras. Mansos, descastados y algunos complicados en la muleta.

Terna:
  1. Paulita: De. Grana y oro. Pinchazo arriba perdiendo la muleta, estocada casi entera, atravesada y habilidosa y tres descabellos. Silencio. Estocada casi entera y caída. División de opiniones cuando saluda.. 
  2. Morenito de Aranda: De verde y oro. Estocada casi entera, tendida, contraria y descabello. Silencio. Dos pinchazos, media estocada y tres descabellos. Recibió dos avisos.. Silencio
  3. Sebastián Ritter: De blanco y oro. Tres pinchazos y estocada saliéndose de la suerte. Silencio. Pinchazo y sartenazo. Silencio. 

Presidente:

Justo Polo Ramos. Un detalle oscureció la labor del presidente: el primer toro fue un invalido que no reunía condiciones para la lidia, al no ser protestado el usía hizo mutis por el foro, y lo mantuvo en el ruedo, jugando con ello a empresario y de paso protegiendo a la fiesta de los que mal la quieren y pagan su entrada para ver la corrida.

Suerte de varas:

  1. Apacible 492 Kg. Hizo una fea pelea y el piquero no lo castigó tapándole la salida, mostrando a continuación una invalidez evidente. En la segunda entrada perdió las manos y el piquero lo único que hizo fue marcar el castigo. Manso, inválido y descastado. . . 
  2. Pastoso 517 Kg: Hizo una fea pelea en el caballo, manseó y salió suelto. En la segunda vara tardó en arrancarse y cuando lo hizo salió huyendo al sentir el castigo. Manso que le ha presentado problemas a Morenito que el arandino no supo solventar. 
  3. Indolente 532 Kg: Fue picado trasero y el toro se defendió mostrando mansedumbre. En la segunda vara no se empleó. Manso y complicado en la muleta. 
  4.  Embaucador 565 Kg. Fue picado por el reserva que le zurró la badana y el animal se dejo pegar. En la segunda entrada también entró al picador de reserva pero no lo castigó. Manso, descastado y complicado en la muleta.
  5. Mantoso 610 Kg: En la primera vara se empleó y casi derriba. El piquero aguantó el arreón del manso. Para la segunda vara eligió al picador de reserva que no lo castigó. Manso, descastado y complicado.
  6.  Frutero 532 Kg. En la primera puya hizo una fea pelea y fue picado trasero y sin medida, al igual que la segunda vara. El toro blandeó de las manos. Manso y sin casta.

Cuadrillas y otros:

Muchos detalles se vieron ayer en el ruedo que ponen en duda la profesionalidad de muchos profesionales. Domingo Navarro fue un torero de plata que hace años tuvo que cortarse la coleta al no encontrar el apoyo de sus compañeros en el ruedo. Era un torero que siempre estaba atento al quite por si alguien necesitaba su capote para librarlo de la cornada. Esto en lugar de ser un ejemplo a seguir lo tomaron como una ofensa, ya que les obligaba a estar atentos en la arena. Al final consiguieron echarlo de la profesión. Ayer hubo muchos destellos de dejadez, en el quinto de la tarde el torero de plata, Luis Carlos Aranda, salió apurado de un par y el toro hizo hilo. Gracias a que la tronera se cruzó en su camino y pudo refugiarse de la cornada. Sus compañeros estaban mal colocados en la plaza. El torero optó por desmonterarse ante los aplausos del generoso público que lo único que premió fue su carrera para librase del peligro. Sin comentarios. Otro mal de la fiesta es la colocación de los picadores al citar al toro. Cada día lo hacen peor. Ayer en el tercero de la tarde y ante las protestas de los aficionados, el torero Sebastián Ritter tuvo que indicarle a su picador donde debía ponerse con el fin de provocar la embestida del animal. El cuarto lo picó el picador de reserva, el animal campó a sus anchas por la arena y no encontró ningún capote que lo fijara. Igual ocurrió con el quinto, al no encontrarse a gusto en contraquerencias se marchó al picador de reserva. Así está la profesión. Por último, Juan Martín Soto se la jugó en la colocación de un par en el segundo toro.

Comentarios:

Otra corrida remendada y de saldo y van…… A pesar del remiendo lo que dejaron en los corrales fue una autentica mansada. El aficionado tiene mucho interés en conocer lo que paga el empresario por este ganado y si lo que contrata para Madrid es lo mejor de las camadas. Por los resultados y la presentación, puedo aventurarme a decir que no, y tirando de datos, fue una limpieza de corrales. Los tres últimos toros estaban al límite de la edad reglamentaria para su lidia, 6 años. Otra pregunta que flotó en el aire de la plaza: ¿Para esto se necesitan tantos veterinarios? 

Con respecto al cartel, a Paulita se le notó su falta de oficio, es un torero que tiene detalles, pero sin torear y ante enemigos de este tipo, poco pudo hacer el torero maño, pero eso no fue óbice para que no se colocara en su sitio e intentara hacer las cosas bien. En su primero no tuvo toro y a pesar de ello el torero no se cruzó en ningún momento de la faena, basándola sobre la mano derecha. En su segundo y ante un manso complicado, comenzó la faena doblándose por bajo con unos muletazos con mucha enjundia, donde se pudo ver que el toro metía la cabeza con clase haciendo incluso el avión, pero se equivocó de faena. A este toro había que poderle por bajo y no dar muletazos sin rematar, por alto y metiendo el pico, así ocurrió, que el toro terminó embistiendo con la cara alta creando la desconfianza del torero.

La labor de Morenito de Aranda en su primero se limitó a tres verónicas de manos bajas llevando al toro metido en el percal y una media que entusiasmó a la concurrencia. En el último tercio se dedicó a sacar de su muleta mantazos y con ello la vulgaridad, y para más concreción, no pudo con su enemigo. El toro no fue picado y el animal acusó este defecto durante la lidia. Es el problema de la mansedumbre, o puedes con el toro, o el toro puede contigo. Al no ser castigado en varas debía haberlo sometido por bajo, y si con eso el burel se reja, a otra cosa mariposa, pero lo que no se puede permitir a un torero de la categoría del arandino es un desconocimiento de la lidia como la que mostró. En su segundo le recetó unos muletazos intentando someter por bajo a un animal de media casta, pero el manso no quería pelea y buscó el refugio de las tablas. El torero mostró voluntad e intentó sacarle lo que no tenía y como consecuencia se paso de faena y el presidente le tuvo que recordar con dos avisos que había consumido su tiempo. 

El torero colombiano, Sebastián Ritter, mostró en su primero toda una amalgama de lo que no debía de hacer a un toro manso. Lo sacó a los medios y en un descuido el animal se lo llevó por medio, afortunadamente sin consecuencias. Intentó el toreo bonito ante un manso complicado no encontrando en su muleta el temple que requería la media sangre de su enemigo, punteándole la franela en cada pase, en una palabra, no pudo con el toro. Su segundo fue castigado en varas y el torero se dedicó a dar mantazos a un enemigo que no valía para la lidia. Intentó llegar a los tendidos con el arrimón mal interpretado, pero las condiciones del toro no lo merecían. El torero buscaba la justificación. 



©Pepeíllo.

sábado, 17 de mayo de 2014

16 de mayo de 2014: Una falta de respeto

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de Sam Isidro, 8ª de feria

Ganadería

Cuatro Toros de Jandilla, 1º, 2º, 3º y 5º y dos de Vegahermosa, 4º y 6º. Encaste Juan Pedro Domecq Díez. Excepto el primero, el ganado bien presentado en general. El primero muy blando y el segundo un cadáver. El 3º, 5º y 6º, se fueron con las orejas puestas.

Terna:

  1. David Fandila, El Fandi: De vainilla y oro. Estocada trasera y descabello. Silencio. Estocada trasera saliéndose de la suerte. Silencio. El toro aplaudido en el arrastre. 
  2. Iván Fandiño: De grana y oro. Pinchazo arriba, el toro se cae y no puede levantarse. Bronca. El toro pitado en el arrastre. Pinchazo tendido, estocada contraria. Aviso Aplausos. El toro aplaudido en el arrastre.
  3. Joselito Adame: De añil con remates blancos. Estocada caída. Aviso. Aplausos. Pinchazo. Aviso. Estocada caída y atravesada. Silencio.

Presidente:

D. Julio Martínez Moreno. El presidente no estuvo acertado en el segundo de la tarde, el animal era un autentico cadáver y lo mantuvo en el ruedo. Su motivo tendría. Pero no falto a la verdad si digo que fue una falta de respeto hacia los espectadores y hacía la fiesta, con el agravante que el único beneficiado fue el empresario, que se ahorró un toro. Si eso justificó su decisión, habrá que pensar en modificar el reglamento con el fin de que el palco lo ocupen señores que reúnan condiciones para la defensa de la fiesta y eso solo se puede hacer con afición y ayer el presidente no la demostró, como tampoco su asesor, José Cabezas Porras, un caballero al servicio de las empresas que han gestionado esta plaza desde sus tiempos de torero de plata. Un respeto, señores. 

Suerte de varas:

  1. Capuchino 519 Kg: Acudió al caballo suelto, derribó y volvió a salir suelto sin ser castigado. En la segunda vara el piquero se agarró bien, pero el toro volvió a salir suelto. Manso, descastado e inválido. 
  2. Cizañero 520 Kg: Acudió suelto al caballo, perdió las manos y no fue necesario castigarlo. En la segunda entrada volvió a perder las manos, Arreciaron las protestas. El toro Toro un cadáver. 
  3. Fariseo 540 Kg: En la primera vara se dejó pegar y el piquero le hizo la carioca sin ningún remordimiento. Salió suelto. En la segunda vara, otra carioca incomprensible del montado.. El toro ha cumplido en muleta y el torero no ha podido con él. 
  4. Japeo 515 Kg: El toro cumplió y el picador midió el castigo. En la segunda vara se dejó pegar. Ha cumplido en el caballo y ha valido para la muleta. 
  5. Fascinador 568 Kg: En la primera vara no lo castigó pero si le hizo la carioca. En la segunda vara acudió suelto al caballo, no se empleó y el piquero no lo castigó. No se le vio en el caballo. En la muleta no se cansaba de embestir. 
  6. Sacudido 560 Kg: En la primera vara no se empleó. En la segunda le costó arrancarse y el picador midió el castigo. No se ha empleado en el caballo. En la muleta ha estado por encima del torero.

Cuadrillas y otros:

Al terminar el paseíllo se guardó un minuto de silencio por el aniversario de la muerte del torero, José Gómez, el Gallo. Este torero fue uno de los promotores de la idea sobre la construcción de la plaza de Las Ventas, proyecto que no vio terminado. El torero Miguel Abellán se cayó del cartel por enfermedad y fue sustituido por Joselito Adame. Muchos se preguntaban, porque no había sido contratado Enrique Ponce que estuvo a punto de triunfar en la corrida anterior. Asuntos de despacho. Esperemos que esta pregunta inocente, tenga respuesta algún día. El torero David Fandila, El Fandi, sigue en sus trece de seguir pareando los toros de manera vulgar, ayer el único par que se salvó fue el tercero en el primero de la tarde. Que humillante debe ser para un animal de esta estirpe que un objeto desconocido para él le coloque la mano en la testuz y corra delante sin poder darle alcance hasta darse por vencido. Qué suerte más humillante y poco respetuosa para el toro. En cuanto a los banderilleros de verdad, Miguel Martín se lució en el segundo de la tarde, Jarocho en el tercero y Pedro Lara en el quinto. 

Comentarios:

Después de colocar un par al violín al cuarto de la tarde, El Fandi puso a los espectadores de pie con esa suerte que ejecuta con asiduidad de poner la mano en la testuz del animal y correar hacía atrás hasta parar al toro. No hay duda que este torero está dotado de unas condiciones físicas envidiables. Hay que respetar el derecho de manifestación de todo espectador, pero llama la atención que haya toreros ejecuten suertes de este tipo sin ningún valor dentro de la tauromaquia y después coloquen los palitroques a toro pasado y rehúyan las ganaderías donde hay que demostrar con la muleta que se domina la profesión y no con carreras, para esto están las pistas de atletismo y los atletas, donde las figuras también están muy bien pagadas. 

Pero salió el toro y puso a cada uno en su sitio. En primero de El Fandi fue un animal que iba y venía a la muleta cuantas veces requirió su presencia el torero, pero este hizo lo que sabía, dar pases al hilo del pitón y aunque las fuerzas del toro estaban limitadas, en un descuido casi lo arrolla. Al natural no lo intentó hecho que el público le agradeció, porque de vulgaridades ya estaba agotada la paciencia. En el cuarto, el torero granadino tuvo que aguantar el acoso de su enemigo que acudía a los cites con prontitud, pero el material de la pañosa que usa este torero debe ser de poca calidad y su toreo estuvo en la línea de su muleta. Al natural, aunque lo intentó, fue un puro trámite que no sorprendió a los aficionados. 

Fandiño ayer no tuvo su día, su primero un inválido de escuela que el presidente quiso mantener en el ruedo, no sé que vería en él, no le dio ninguna opción y el segundo se marchó al desolladero con las orejas puestas. El coleta de Orduña no encontró el temple y la disposición que exige el toro que mete la cabeza en la muleta. Faena desdibujada, mezclando algunos redondos ajustados con pases aprovechando el viaje y al hilo del pitón, mostrando una desconfianza impropia de este él. Esperemos que sea solo un punto oscuro en la carrera del vizcaíno, la fiesta lo necesita.

A Joselito Adame hay que recordarle que es demasiado espectacular gesticulando en el ruedo, y también que no hace falta calentar al público de esa manera. El espectador reacciona cuando el torero le toca la fibra sensible del sentimiento, y no tiene pudor en manifestarlo, pero la labor del torero tiene que calar en los tendidos y no tratar de meterlo con gestos en una fiesta al que ha no sido invitado. El mexicano dispuso de dos oportunidades de triunfo y sus toros se fueron con las orejas puestas al desolladero. Una pena. En su primero lo recibió con valor desde el anillo de la plaza, pero su muleta adoleció del temple necesario y a continuación no supo solventar las exigencias que el burel le planteó, y como recurso tiro del manual de tremendismo, ahogando la embestida del toro con el arrimón y el péndulo, solo se anotó dos redondos aguantando la embestida pero el aficionado se percató que el toro tenía mucho que decir en la muleta. En su segundo, sexto de la tarde, sufrió un desarme al recibirlo con la pañosa, le cambió los terrenos y el animal volvió a desarmarlo. Ante esta materia viviente y exigente, el torero se dedicó a dar pases, pero no a torear. Terminó mandando el toro y el torero obedeciendo. 



©Pepeíllo.

viernes, 16 de mayo de 2014

15 de mayo de 2014: Otro fiasco ganadero

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de San Isidro, 7ª de feria

Ganadería

De Victoriano del Rio, y uno, corrido en quinto lugar, de Toros de Cortés. Ambas ganaderías del mismo encaste: Juan Pedro Domecq Díez y sus derivados. Desigual de presentación, mansos e inválidos en general que no se han visto en el caballo excepto el sexto.. 

Terna:

  1. Enrique Ponce: De azul y oro. Dos pinchazos, uno sin soltar y el segundo trasero y descabello. Silencio. Pinchazo, estocada caída, a y tres descabellos tras aviso. Saludos desde el tercio.
  2. Sebastián Castella: De lila y oro. Sartenazo – Silencio. Estocada al rincón de Ordoñez atravesada. Silencio.. 
  3. David Galán: De blanco y oro. Estocada baja y trasera y nueve descabellos. Silencio. Pinchazo, estocada tendida, aviso. El toro tardó en caer. Saludos desde el tercio.

Presidente: 

D. César Gómez Rodríguez: No se complicó la vida el presidente y aunque algunos toros fueron protestados, el usía hizo caso omiso de la defensa de la fiesta que hicieron algunos aficionados a través de sus protestas. Ayer tuvo donde elegir, los tres primeros toros mostraron una invalidez evidente, pero se olvidó de una de sus principales funciones, sacar el pañuelo verde. El aficionado sigue esperando que un responsable de la autoridad devuelva un toro que no reúna condiciones para la lidia por iniciativa propia y no a través de las reclamaciones de los tendidos. Con esta predisposición supongo que conocerán a quién benefician, les puedo adelantar que a la fiesta, no. 

Suerte de varas:

  1. Disparate.539 Kg: En la primera entrada el piquero le marcó el castigo en la paletilla pero no le castigó, el animal romaneó y derribó al montado. El toro fue de un capote a otro sin que nadie se hiciera cargo de la capea. En la segunda entrada no fue castigado. Los aficionados manifestaron su descontento. Inválido que no se le ha visto en el caballo. 
  2. Jinetero 555 Kg: En la primera entrada el animal perdió el equilibrio y se tumbó debajo del caballo. En la segunda entrada no s entregó en el castigo ni el piquero lo sometió. Invalido que no se le ha visto en el caballo. 
  3. Duende 500 Kg: El picador marró al colocar la puya, el animal manseó y no fue castigado. En la segunda entrada acudió al montado sin colocar en suerte, el picador se limitó a sujetarlo, el toro no se mantenía en pie. Otro toro invalido que no se le ha visto en el caballo. 
  4.  Baderno 596 Kg: Acudió suelto al caballo y el picador le hizo la carioca y salió suelto de la pelea. En la segunda entrada también acudió suelto y el picador se limitó a hacerle la carioca sin castigarlo. Acudió suelto por tercera vez y volvió a salir suelto. Manso encastado que no se ha empleado en el caballo. 
  5. Regata 581 Kg: En la primera vara empujó pero el picador se limitó a sujetarlo sin castigo. En la segunda entrada lo picó trasero y no lo castigó. Manso y descastado. 
  6. Maleado: Lo colocó el torero en suerte con dos toques de capote y se agarró bien Tito midiendo el castigo. En la segunda se le arranco suelto y el picador volvió a medir el castigo. El toro ha dado juego en la muleta y en el caballo.

Cuadrillas y otros:

Con la llegada de las figuras, se produjo el primer lleno de la feria. Confirmó el diestro David Galán, hijo del desaparecido matador de toros Antonio José Galán. De esta manera el maestro de Chivas ha aprovechado la ocasión para no abrir el cartel. Que fobia tienen las figuras a abrir plaza. Siempre ha habido matadores que se han prestado a este juego Toreros en decadencia. Toreros que no presentan problemas a las figuras en el ruedo…. Algunos han hecho su agosto anunciándose de esta manera. Otra corrida donde la suerte de varas ha sido un simulacro, donde solo ha destacado Tito Sandoval en el sexto. Ha picado arriba y midiendo el castigo en función del empuje de su enemigo. Se ha lucido en banderillas el torero de plata, Álvaro Núñez, el cual le han obligado a desmonterarse. Al derribar el toro al caballo en el primero, el monosabio ha cogido al toro por el rabo intentando retirar al toro del caballo, sin que nadie le llame la atención, mientras los toreros hacían do el D. Tancredo.. 

Comentarios:

Llegaron las figuras a la feria y lo única diferencia con las otras tardes ha sido el lleno de la plaza y el caché de los dos primeros toreros. Los toros han defraudado como en las anteriores corridas y los toreros no han destacado de los compañeros que han pasado por ella. A Sebastián Castella se le vio sin sitio, apático y lo más importante, sin recursos, toreó al hilo del pitón a su primero porque el toro no reunía condiciones para la lidia, lo mismo que le ocurrió a su compañero Enrique Ponce, que cuando lo sometía bajándole la mano el toro le protestaba, a pesar de ello no se olvidó de usar el pico de la muleta, en lo que ha sido un verdadero maestro. Sin embargo en el cuarto el toro sacó algo de casta y el torero valenciano quiso enmendar la plana y convencer al sector crítico de la plaza. Para ello eligió la zona del tendido siete. Llevó a cabo una faena con altibajos, uniendo muletazos con enjundia sin descomponer la figura a otros donde aprovechaba el viaje del toro toreando al hilo del pitón. El problema de este torero es que nació dotado para bordar el toreo y sin embargo le ha podido más la manipulación de su muleta. No es lo mismo enfrentarse a un toro integro al cual hay que poderle toreando, que a un cadáver, a sabiendas que tenía a la prensa a su favor para luego comentar que se había inventado un toro. El caso es que después de una faena con solo algunos detalles, el público triunfalista estaba dispuesto a regalar lo que fuera necesario, pero la espada les estropeo la fiesta. Sebastián Castella en el quinto comenzó con el consabido pase cambiado, pero el toro al segundo envite perdió las manos. Intentó el toreo al natural pero no consiguió ajustar su muleta a las condiciones de su enemigo. A mi humilde entender creo que se equivocó de terrenos, el manso le pedía las querencias de tablas, pero cuando el torero quiso enmendar ya era tarde. Otra vez será, maestro y si puede ser con toros, mejor para la fiesta.

Por su parte, David Galván mostró cualidades en la interpretación del toreo moderno. Recibió a su primero citando desde el anillo para ejecutar dos pases cambiados, continuando con unas series de redondos con muletazos con temple y largos pero descomponiendo la figura y rematando para fuera, en una palabra, el toreo moderno. Tuvo un problema añadido y es que cuando le bajaba la mano el toro rodaba por la arena. Remató con unas típicas manoletinas muy ajustadas, pero al fallar con el verduguillo, el público se olvido de premiar su labor. En su segundo volvió a conseguir unas series de redondos templados pero sin calar en los tendidos y al natural no llegó a acoplarse, de esta manera agotó lo que su enemigo tenía para ofrecerle. Supongo que por su desconfianza con el verduguillo dejó demasiado tiempo al toro en su agonía. 



©Pepeíllo.