Google+ Badge

miércoles, 3 de junio de 2009

2 de Junio del 2009: Invención económica...

2 de Junio del 2009 Primera de la feria del Aniversario.

Toros de: Puerto de San Lorenzo. 4º, sobrero de Antonio Palla:
Terna:
  • El Cid: Pinchazo hondo caído y cuatro descabellos. Pitos. Estocada baja. Silencio.
  • Sebastian Castella: Estocada casi entera, baja tendida y atravesada y 1 descabello. Tímidas palmas. Estocada habilidosa, trasera y desprendida. Silencio
  • Miguel Tendero: Media Estocada arriba atravesada. Aviso y i descabello. Vuelta. Pinchazo, estocada trasera. Silencio.
Presidente: Julio Martínez Moreno.

A Rosa


Después de la feria de S. Isidro, larga, tediosa, aburrida, sin ningún aliciente, ni de toros ni de toreros, amparada evidentemente en que los aficionados y los “isidros” que llenan el coso tarde tras tarde y que no han dado aún la espalda a estos espectáculos bochornosos, la empresa, “sacando fuerzas de flaqueza”, monta este bodrio de feria y la llama pomposamente, “Feria del Aniversario”.

Del aniversario de qué, a cuento de qué. Seguramente del aniversario, de año tras año llenándose los bolsillos de euros a cuenta de dar unos espectáculos que llenaría de sonrojo a todo aquel que tuviera un mínimo de vergüenza, a la vez amparados por la autoridad competente, cuya misión es velar por la fiesta y que se cumplan las normas establecidas, y en su lugar permiten el montaje de esta feria, dejando en total desamparo, tanto a la fiesta como a los espectadores que pagan para verla, ya que en esta feria no era obligatorio sacar el abono, y por eso, la empresa, muy astutamente, monta unos carteles mejor rematados que los de San Isidro, para reclamo de los espectadores, llenando la feria de San Isidro de vulgaridad en la mayoría de los días.

Los toros que se permitieron traer a la primera corrida de esta feria fueron un conjunto de cadáveres, más propio del matadero que de una plaza como esta, o como de cualquier otra, pero, de lo que se trata es de hacer caja, y para eso están los ojeadores de los toreros y de la empresa para no fallar y si cuela la fuerza, la casta y la bravura en algún toro es porque los genes de la reata han fallado, no porque hayan pagado mas dinero por él. Los toreros para no quedarse a la zaga, cumplieron con su cometido.

Castella, ya se sabe, ha dejado en su casa la improvisación y todas las tardes los aficionados que vamos a verle, ya imaginamos lo que va a hacer; recibir a su enemigo con el pase cambiado o por unos estatuarios, seguidos de unos pases de la firma. El pronóstico se cumplió, y una vez desarrollado el principio establecido, vino la vulgaridad de su torero, y se instaló en el redondel, después de dar muerte Miguel Tendero a un manso que trajo la esperanza de la lidia, ya que muchos aficionados se preguntaban como iba a lidiar el toricantano a su enemigo, que el presidente tenía que haber condenado a banderillas negras, porque cuando probaba el hierro salía despavorido de los caballos buscando la dehesa, pero... ¿Tendría el presidente el pañuelo rojo en su repertorio? El torero, en el toro de su alternativa, sorprendió a propios y a extraños y se embraguetó en toriles con él y llegó a meterlo en la muleta, consiguiendo lo que el toro no tenía. Muchos aficionados exclamaban, ya que no traen casta ni bravura, viva la mansedumbre que nos saca del letargo de la vulgaridad.

El Cid se ha olvidado de sus orígenes y se ha instalado en el torero cómodo que emplean sus compañeros más aplicados de la clase, y que ocupan los primeros lugares del escalafón. Alguien le habrá dicho: Manolo, si sigues toreando de esta forma, nos vas a dejar a todos nosotros en ridículo y un día te vas a encontrar con una cornada de esas que te retiran de esta profesión. Fíjate en nosotros, toreamos el medio toro, usamos los métodos del toreo moderno y que implica el mínimo riesgo, y como verás, cortamos las orejas que nos da la gana. No te compliques la vida. Seguro que El Cid está siguiendo al pie de la letra estas recomendaciones, ya que ayer volvió a tirar de repertorio ventajista, y mas, ahora se permite reírse en la cara de los aficionados cuantos estos le reclaman el sitio que ha perdido y que no sabemos si lo recuperará. Ese no es el camino, torero.

No hay comentarios: