Google+ Badge

lunes, 8 de junio de 2009

7 de Junio del 2009: Volver a la cruda realidad

7 de Junio del 2009 Quinta corrida feria del Aniversario

Toros de: Alcurrucen. Encaste Núñez
Terna:
  • Antonio Ferrera: Estocada caída que vale. Silencio. 2 pinchazos sin soltar y estocada caída. Silencio.
  • Matías Tejela: Pinchazo y estocada caída. Silencio Estocada saliéndose de la suerte. Aplausos.
  • Rubén Pinar: Estocada baja. Oreja. Estocada habilidosa. Oreja. Sale a a hombros por la puerta grande.
Presidente: César Gómez Rodríguez.



No me gustan las comparaciones, y si me apuran, hasta las odio, pero a veces reconozco que son necesarias por lo menos para tratar de dar al César lo que es del César. Creo que estarán de acuerdo conmigo que en los trofeos obtenidos por Esplá y por Rubén Pinar, que les permitieron salir a ambos por la Puerta Grande, hubo una marcada diferencia, con todos mis respetos hacía este último. Tan evidente fue la diferencia, que ha puesto en entredicho las normas que rigen en la actualidad para que un torero tenga el honor de salir a hombros de la plaza. Muchos son los aficionados que llevan tiempo reclamando que estas normas se modifiquen con el fin de que haya mas justicia en la concesión de este premio y con el propósito de engrandecer al torero que lo consiga y evitar en lo posible salidas de menos categoría, o como lo definían algunos aficionados, mas baratas.

Esto le ocurrió ayer a Rubén Pinar, que obtuvo una oreja en cada toro, y como las condiciones actuales son cortar dos en una tarde, pues el chaval obtuvo la salida a hombros en olor de multitudes como si tratara del inventor del toreo, y realmente, no fue así, a su toreo le faltó profundidad, ya que estuvo basado en las ventajas que han impuesto las figuras y si no me equivoco, esta plaza tendrá que rendirse a la evidencia, los taurinos llevan tiempo tratando de imponer sus normas como las han impuesto en casi todas las plazas. Desgraciadamente fue una salida a hombros barata, como otras que se han producido en esta feria, pero el público orejero está que lo tira. Para el torero, eso no importa, porque lo que cuentan son las estadísticas y como consecuencia el aumento de contratos y el aumento de su tarifa.

Sus compañeros de cartel tampoco estuvieron a la altura de sus enemigos, destacando en ese aspecto Antonio Ferrera, que desaprovechó las condiciones de su primer enemigo, un toro que metió la cabeza de dulce y casi con el temple necesario que solo hacía falta que el torero mantuviera la muleta al compás que le marcaba su enemigo, y eso fue lo que le faltó al torero, sacar de su muleta la velocidad que le imprimió durante toda la faena, y en lugar de dar mantazos haberlos convertidos en muletazos, cargando la suerte, cruzarse y rematarlos en la cadera. Su segundo ya no le dio la oportunidad de haber arrancado un sonoro triunfo, porque después de recibirlo con unos muletazos con sabor, al toro le constaba tragarse los pases y lo único que procedía era lidiarlo y prepararlo para el estoque.

Matías Tejela está sumergido en el toreo moderno y ventajista y le cuesta reconocer que en Madrid esta forma de interpretar el arte de Cúchares, no entra en el gusto del aficionado, A su primero, un toro con poco recorrido, le hizo pasar un calvario recetándole mantazos sin ton ni son, como indican las reglas de este tiempo. En su segundo y ante un toro que le pedía los medios se encaprichó en torearlo en el tercio, seguramente para no dejar ver al toro, con todo y con eso estuvo desconfiado dando la impresión de no saber que tipo de faena requería su enemigo, y es que cuando la casta aparece en el ruedo, los toreros no saben que hacer con ella, Nos sorprende después que las figuras maten por esas plazas de España camadas enteras de animales sin ninguna condición que debe reunir un toro de lidia. Ánimo toreros que ya queda un año menos para que estos aficionados trasnochados que piden el toro integro en toda su dimensión, asistan a las plazas.

No hay comentarios: