Google+ Badge

sábado, 6 de junio de 2009

5 de Junio del 2009: Gracias maestro

5 de Junio del 2009 Tercera corrida de la feria del Aniversario

Toros de: Victoriano del Río. Encaste Juan Pedro Domecq.

Terna:
  • Luis Francisco Esplá: Pinchazo, estocada trasera y atravesada y 4 descabellos. Silencio. Estocada y 2 descabellos. 2 orejas. Sale a hombros por La Puerta Grande.
  • Morante de la Puebla: Sablazo de libro y a traición. Silencio benevolente. Estocada torticera, baja y todos los adjetivos que se quieran colocar. Pitos.
  • Sebastián Castella: Sartenazo infame, 3 descabellos, aviso. Se echa el toro. Silencio Estocada baja. Aplausos.
Presidente: César Gómez Rodríguez.


Su reconocimiento torero en esta plaza comenzó el 1 de Junio de 1982, en la famosa tarde de la corrida de los “Vitorinos”, donde como pocas veces se ha dado, que los tres espadas salieran a hombros junto con el ganadero por La Puesta Grande. Los que tuvimos la suerte de estar en la plaza aquella tarde, muchos aficionados mas jóvenes nos han venido a preguntar sobre la faena de aquella corrida y la de esta. Fueron dos faenas completamente diferentes, la de aquel día fue una faena elaborada sobre la base del tesón de un torero que quería triunfar allí donde se reconocieran sus virtudes. En su último toro, cuidó todos los detalles, fue torero, peón, casi picador y por supuesto banderillero, quería el triunfo a costa de lo que fuera, y lo que fuera era sencillamente el reconocimiento de su toreo en esta catedral, venida a menos en los últimos años. Cortó las dos orejas y acompañó a sus compañeros de cartel, Ruiz Miguel y José Luis Palomar en su salida por La Puerta Grande.

Hoy, ha sido diferente. Se han juntado muchos elementos que casi todas las veces que se intentan fusionar, no sale el resultado esperado. Se han juntado los sentimientos de un torero que ha sorprendido a propios y a extraños en su forma de interpretar el toreo. ¡Qué bien tenías guardado ladrón el pellizco de tu toreo en tu tarro de tus esencias, y que has tenido la paciencia de abrir el día de tu despedida! Que ladrón has sido que has sabido embaucarnos y robarnos los sentimientos que los aficionados tenemos guardados para esos días señalados que algún torero romántico quiera llevárselos con su toreo.

Espero que no dudarás maestro que no nos íbamos acordar de ti, ya que nos ha dado muestras en muchas ocasiones para no ser unos desagradecidos, y después de producirse lo de hoy, espero que no quedará ninguna duda que te llevaremos muy dentro de nuestros corazones de aficionados. No creo que te moleste que algún romántico después de haber visto lo que nos has ofrecido hoy, se deje llevar por los sentimientos y se acuerde de ti en tardes de sopor, y le salga del fondo de su alma la clásica frase: “Vuelve, Esplá”.

Lo único que vamos a reprocharte es que nos dejas un poco desamparados ante la mediocridad que existe hoy en el mundo taurino. También tienes que comprender que los métodos han cambiado. Hace años el problema generacional se solucionaba en el ruedo, y era el joven torero, con su fuerza y con sus ganas de triunfar el que se tenía que abrir un hueco en el escalafón, y para ello tenía que ganarle la partida al veterano torero que no quería perder el privilegio de lo conseguido. Hoy han cambiado las tornas, y a las pruebas me remito. Esta tarde ha sido el torero veterano, el que se marcha de esta profesión, el que ha mojado la oreja a los toreros jóvenes que le acompañaban en el cartel.

No hace falta echarle áelogios a la faena de tu segundo toro, porque los sentimientos que han aflorado hoy sobre la piel de los aficionados son difíciles de describirlos sobre el papel, ya en el primero, demostrarte que tu toreo estaba a años luz del que hoy se practica en todas las plazas, y eso que te limitaste a lidiarlo porque el toro no tenía para mas, pero la lidia estuvo acompañada de un sabor torero, de muleta planchá y la suerte cargada, dando el medio pecho que no había que demostrar nada mas para saber que allí, había un torero.

No hay comentarios: