Google+ Badge

miércoles, 19 de mayo de 2010

18 de mayo de 2010: Año sabático

Toros de: Puesto de San Lorenzo, encaste Atanasio Fernández, línea Lisardo Sánchez
Terna:
  • El Cid: Estocada algo trasera y descabello. Silencio. Estocada caída. Silencio.
  • Sebastián Castella: 2 Pinchazos. Estocada caída. Saludos desde el tercio. Metisaca, madia habilidosa y caída. Silencio.
  • Rubén Pinar: Bajonazo habilidoso. Silencio benevolente. Estocada caída. Silencio.

Preside la corrida D. César Gómez Rodríguez

Vista la actuación de El Cid en el cuarto de la tarde, y analizada la trayectoria que este torero lleva en las últimas temporadas, debería tomarse un descanso para reflexionar sobre su estado anímico que le ha hecho perder el sitio en este complicado mundo del toro, y a la vez le sirviera para despejar esa mente, tan clara en otros momentos y tan embotada actualmente, y antes de verse en una situación precaria con las puertas de las mejores ferias cerradas lo aconsejable es cortar por lo sano. La afición le desea una total recuperación y la fiesta está muy necesitada de toreros como él, que marquen la diferencia entre el toreo de verdad y el impuesto basado en la mediocridad y las ventajas.

La corrida del Puerto de San Lorenzo estuvo bien presentada, con leña en la cabeza y astifina, lo que ocurre es que mostró una sosería impropia de un animal de su estirpe y blandeó demasiado aunque no llegó a caerse, no presentando en ningún momento problemas a los toreros. Destacaron en la muleta el cuarto y el sexto, pero tanto El Cid como Pinar no aprovecharon la oportunidad que les presentaron sus enemigos. También decepcionaron en los caballos, y eso que los piqueros no se emplearon a fondo, como es habitual en esta feria, ya que de haber sido así no hubieran soportado una lidia normal. Es la historia de siempre, vienen las figuras y estos reclaman ganado con garantías y sin problemas.

El primero de El Cid sacó algo de casta en la muleta y el torero no pudo con él, estuvo ventajista y sin acoplarse a la embestida de su enemigo. Su segundo, un toro de poca codicia pero noble y que repetía en la muleta, no estuvo a la altura que el público esperaba de él. Dio una serie ajustada y dos naturales tirando de su enemigo, pero ahí terminó todo y dadas las características de su enemigo estuvo muy por debajo de él. ¡A recuperarse torero!

El primero que le tocó en suerte a Sebastián Castella dio muestras de blandura y nobleza y no le permitió desarrollar la faena que hubiera deseado, ya que en cuanto le bajaba la muleta no respondía al sometimiento del torero. En su debe queda que llevó a cabo un toreo ventajista, impropio de una figura que manda en el escalafón. En su segundo no tuvo toro, el animal lo único que hizo fue defenderse y por este motivo tenía muy poco recorrido. El presidente lo mantuvo en el ruedo, como siempre, mirando por los intereses de los aficionados. ¡Al paro estos presidentes!, pero sin ninguna demora.

Rubén Pinar recibió a su primero con unos lances a la verónica que no llegaron a calar en los tendidos. El piquero de turno, aparte de no picar, ejecutó las suertes con mal estilo, impropio de un profesional. En la muleta, salvando unos estatuarios de recibo, el torero llenó de vulgaridad toda la faena ante un toro sin recorrido y a la defensiva. En su segundo, y con un animal que se vino arriba en banderillas y metía la cabeza de lujo, el torero no se enteró y claro ante una situación de este tipo lo único que cabe decir es que se dejó escapar una ocasión de oro para haber triunfado y una oportunidad de haber justificado su inclusión en el cartel.

Destacar la lidia de El Boni y dos pares de banderillas de El Alcalareño en el primero de la tarde.

©Pepeíllo

1 comentario:

Anónimo dijo...

si si el cid a recuperarse pero a llevarse cada tarde 15 kilitos pa casa..que coño recuperacion??que se pire que aburre!!no he visto un torero con menos plasticidad y gusto toreando que el..