Google+ Badge

jueves, 31 de mayo de 2012

30 Mayo 2012: La suerte de varas

Corrida de toros. En la 21ª de feria se han lidiado toros de Carriquiri. Origen Núñez, en la línea de Alcurrucen y Manolo González. Tres cuartos de entrada.
Terna:
  • Carlos Escolar, Frascuelo: Media estocada delantera y tendida. (Silencio). En el cuarto, media estocada que vale. (Silencio).
  • Ignacio Garibay Tres pinchazos y estocada. (silencio). En el quinto, estocada caída. Se echa el toro y después se levanta dos veces hasta que se echa definitivamente para no levantarse más. (silencio).
  • Javier Castaño: Estocada contraría tirándose como un cañón. Aviso (Silencio). En el sexto, Medía estocada tendida y descabello. (Vuelta).

Presidente: Don César Gómez Rodríguez, no tuvo problemas en la tarde, ya que de momento a los toros mansos no está permitido devolverlos.

Suerte de varas:
El sexto toro salvó la tarde. Entró tres veces al caballo, la última casi en la boca de riego de la plaza. Se arrancó en todas con tranco, y en cuanto sentía el hierro, salía suelto del caballo. En la última vara el piquero, Tito Sandoval, picó con el regatón. El público se partía las manos aplaudiendo. No he conocido una ovación tan larga en esta plaza. El picador abandonó el ruedo envuelto en aplausos. Todo lo que ocurrió anteriormente fue un desastre, toros que acudían a los caballos sueltos porque ningún torero lo paraba de salida, y en el segundo fue una verdadera capea. Todos los toros mansearon en el caballo y los picadores picaban trasero.

Cuadrillas y otros:
Destacó David Adalid en la colocación de dos pares de banderillas y la lidia de Marco Galán, que tuvieron que desmonterarse. También puso un par Manuel Izquierdo en el segundo de la tarde, gustándose en la suerte.

Comentarios

La tarde iba de saldo, los toros habían impregnado el albero de mansedumbre y falta de casta, y no digamos de bravura, esa es una condición que rara vez aparece en el ganado que se cría actualmente, ya que la mayoría de los ganaderos se dedican a la cría del toro artista, que demandan los toreros artistas. Para que nos entendamos, esos ganaderos son los que llenan los chiqueros de las plazas de toros impresentables, borregos, y presumen que los torean las figuras, bueno, le dan pases, que parece lo mismo, pero no lo es. Sin embargo los que se dedican a la cría del toro con casta tienen que lidiarlo en Francia. Paradojas de la vida. Esta es la mejor feria del mundo, según los cronistas al servicio de los taurinos, y lo que no entiende el aficionado es que pintan estos toros en esta plaza, estos y muchos más. Está muy claro, son toros de saldo que a la empresa les saldrá a precio de saldo.

Iba la corrida de mal en peor, pero apareció en el ruedo el sexto de la tarde. Un pavo de 633 kg pero pobre de cabeza. Comenzó a hacer cosas feas, y la cuadrilla no consiguió pararlo en el capote. Esto suele ser habitual en esta época, los toreros no tiene afición y esos detalles pasan inadvertidos para ellos. Por este motivo el toro se marchó al picador cuando este hizo su aparición en el ruedo. Una vez pasado este susto, el torero tomó el mando de la lidia y puso al toro en suerte de lejos. Muchos temían que no se arrancara, pero cuál fue la sorpresa que se arrancó de largo, pero al sentir el hierro salió huyendo como alma que lleva el diablo. Volvió a repetir la misma suerte el torero y el toro volvió a arrancarse, y volvió a salir suelto del caballo. El público no se creía lo que estaba viendo, y el torero para mostrarles que no era un sueño, volvió a poner al toro, esta vez en la en la boca de riego. El toro, aunque tardeó un poco se volvió a arrancar. El público al comprobar este hecho se levantó de sus asientos y comenzó a aplaudir. Fue muy emocionante, no he visto nunca un aplauso tan prolongado. El piquero Tito Sandoval, abandonó la plaza envuelto en aplausos.

Todo lo ocurrido anteriormente había servido para llevar el sopor a los tendidos, ya que tanto la mansedumbre del ganado como los toreros, que no supieron adaptarse a las condiciones que les ofrecieron sus enemigos, no sirvieron para sacarlos del aburrimiento. Frascuelo en su primero se le vio desconfiado ante el manso que le tocó en suerte. En su segundo se le vio algo más dispuesto, pero el toro estuvo defendiéndose durante toda la faena de muleta.

Ignacio Garibay se encontró en su primero un manso y además inválido y en cuanto le bajaba la muleta el toro rodaba por la arena. Sin embargo su segundo, aunque manso, se dejó torear, pero la muleta del mejicano no se adaptó a su enemigo, y no quiso torear. La presentaba retrasada, metía el pico y rectificaba terrenos y esas vulgaridades solo se les permiten a las figuras.

El primer enemigo de Javier Castaño, llegó a la muleta defendiéndose y tirando derrotes, y el torero estuvo valiente plantándole cara, pero debía haberle bajado la mano para someterlo y no lo hizo, y lo único que le permitió el burel es estar valiente. El segundo, después de la suerte de varas tan espectacular, trató de meterlo en la muleta con mucha disposición, pero el toro estuvo a la defensiva y el torero tenía que haber intentado bajarle la mano, pero lo dejó para otro día.

©Pepeíllo.

No hay comentarios: