Google+ Badge

martes, 27 de mayo de 2014

26 de mayo de 2014: Ya no vienen novilleros

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de novillos.

Feria de San Isidro. 17º de feria

Ganadería

3 novillos de Guadaira, encaste Jandilla y 3 de Montealto, encaste Luis Algarra y El Ventorrillo.

Terna:

  1. Román: De marino y oro. Bajonazo que vale. Silencio. En su segundo estocada perdiendo la muleta. Silencio. El novillo aplaudido en el arrastre. 
  2. Gonzalo Caballero: De marino y oro. Metisaca de rara ejecución y dos descabellos. Saludos desde el tercio. Se tenía que haber tapado en el callejón de la misma manera que escondió la pierna contraria toreando. Estocada caída y atravesada y dos descabellos. Silencio. 
  3. Posada Maravillas: De Azul y oro. Pinchazo y sartenazo infame. Tímidos pitos. El novillo no se mereció este final. Aplaudido en el arrastre. Estocada arriba. Silencio.

Presidente

Julio Martínez Moreno. Sin problemas en el desarrollo de sus funciones.

Suerte de varas:

  1. Impostor 475 Kg: Manseó en el caballo intentando quitarse el hierro. En la segunda no fue castigado Manso encastado.. 
  2. Opresor 497 Kg: Al no pararlo con el capote el novillo acudió suelto al caballo, entrando de nuevo al relance, manseando y saliendo suelto. En la segunda entrada se repuchó y no fue castigado. Manso y descastado. 
  3. Jipio 454 Kg: En la primera vara no se empleó en la pelea y en la segunda lo dejaron mal colocado. El piquero no lo castigó. No se le ha visto en el caballo al novillo y en la muleta se ha ido sin torear. 
  4. Halagado 500 Kg: En la primera entrada el piquero marcó en la paletilla, no tenía otro lugar, apretando en el castigo. En la segunda entrada se arrancó con clase y el picador se limitó a sujetarlo. Se ha dejado pegar en el caballo y se ha ido sin torear con la muleta.
  5. Dormilona 486 Kg: Acudió suelto al caballo y el picador marcó bajo pero no lo castigó. La segunda entrada al caballo fue de trámite. El novillo se fue sin picar y el torero no lo aprovechó.
  6. Zurito 491 Kg: Que mal estuvo Anderson Murillo, no lo castigó al novillo éste mostró mansedumbre. En la segunda entrada lo metieron casi debajo del peto, pero no se fue sin castigar. Manso y bravucón que se ha dejado torear en la muleta.

Cuadrillas y otros:

Si hubiera que destacar a toreros de plata destacaría a Fernando González y Antonio Vázquez. Dieron en el sexto una lección de incompetencia durante la colocación de los rehiletes, que sirvió de mofa al público en un espectáculo tan serio como este. La novillada vino bien presentada, destacando el quinto, un toro. Al ser rechazados en el reconocimiento tres de la ganadería titular, fueron sustituidos por otros de Montealto. Lo mejor de la tarde la hora de salida de la corrida, aún no eran las nueve de la noche, y eso que algún coleta se puso pesado.

Comentarios:

Los novilleros son la escala menor de los matadores, y si estos alcanzan el triunfo practicando el toreo moderno y el público lo premia y acude a las plazas cuando se anuncian, algo falla en la fiesta. Seguramente sobran los aficionados exigentes cada día más reducidos por razones obvias de la naturaleza. Los jóvenes que van apareciendo en los tendidos la mayoría traen la vitola de los toreros de su generación.

Ayer el reducido grupo de aficionados cruzaban miradas en las que se denotaba su triste aburrimiento, esos que aún exigen que el torero se coloque en su sitio y sepa tirar de muleta Tres novilleros punteros se dejaron ir al desolladero una novillada con las orejas puestas. Ninguno de ellos tuvo los recursos de intentar el toreo ortodoxo, ese que aún mantiene viva la ilusión a los que lo conocieron, ni mostró la predisposición de hacerlo. Mientras ellos se aseaban en el burladero varios de sus enemigos fueron aplaudidos en el arrastre. Hubo un atrevido que se permitió comentar: “¿Que pensaran cuando escuchen que al novillo que acaban de despenar recibe el honor del aplauso en su camino hacia el desolladero? Habría que preguntárselo a ellos. Solamente Gonzalo Caballero consiguió arrancar de los generosos tendidos de esta plaza una ovación por su labor en el primero de su lote, raquítico bagaje para una novillada que mereció algo más que el toreo moderno que desplegaron los coletas. Un vecino de localidad rompió la barrera de la incomunicación y me preguntó qué destacaría de la feria hasta esta tarde. Mi contestación fue breve y concisa: los tres muletazos de Eugenio de Mora. Muy serio se quedó el joven con mi respuesta, en realidad tampoco ha habido mucho más, ya que ni en la faena de puerta grande conseguida por Perera, cargó la suerte en ninguno de sus toros. Se comentó en los mentideros taurinos que algún novillero estuvo a punto de caerse del cartel al cambiar la ganadería anunciada. Dicho queda. 



©Pepeíllo.

No hay comentarios: