Google+ Badge

martes, 5 de junio de 2018

4 de junio de 2018

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo. 

Feria de San Isidro 2018. 27ª festejo de abono. 

Corrida de toros. 

“Una vuelta al ruedo de peso” 

Ganadería. 

Se lidiaron 6 toros de Saltillo. Bien presentados y en el tipo, mansos de libro en el juego que ofrecieron en el caballo. Encastados y con mucho peligro en su sangre. 

Terna: 
  • Octavio Chacón; De celeste y oro. Estocada desprendida. Aviso. El animal se echó dos veces y la casta le hizo levantarse. Vuelta al ruedo. Estocada por derecho algo delantera. Saludos. 
  • Esaú Fernández: De azul noche y oro. Pinchazo con muchas precauciones, estocada saliéndose. Silencio. Nueve pinchazos, dos avisos y bajonazo descarado. Pitos. 
  • Sebastián Ritter: De rioja y oro. Estocada delantera y atravesada, aviso. Saludos. Pinchazo, estocada, aviso y descabello. Silencio. 
Presidente: D. Gonzalo J. de Villa Parro. 

Muy mal el presidente. En el primero de la tarde, emborronó su labor al mostrar el pañuelo azul, concediendo la vuelta al ruedo del toro. Lo mulilleros o no se enteraron o no quisieron enterarse, el caso es que después de enfilar el camino al desolladero pararon el tiro de mulillas y volvieron para intentar dar la vuelta al ruedo, que al final no dieron. Un auténtico desastre, mientras que los alguacilillos pintando la mona en el callejón, y el presidente sentado tranquilamente en el palco.. 

Suerte de varas:
  1. Asturdero. 507 kg. Cárdeno bragado meano 1ª Vara. Lo dejaron de largo, el animal se arrancó y el piquero lo castigó en el brazuelo. El toro como venganza, lo derribó. 2ª Vara. Volvió a arrancarse de largo y el incompetente varilarguero le tapó la salida. 3ª Vara. Al animal le costó arrancarse y el piquero marcó trasero el castigo. 
  2. Vidio. 518 Kg. Cárdeno bragado meano. 1ª Vara. El animal mostró su condición de manso al sentir el hierro y salió huyendo. 2º Vara. La cuadrilla de Esaú Fernández, permitió que el picador que tapabapuerta masacrara al animal. 3ª Vara: En esta ocasión fue el picador de turno quien picando trasero se ensaño con el astado, saliéndose de la raya de picadores. Los aficionados le regalaron una sonora bronca. 
  3. Galguito. 499 Kg. Cárdeno bragado meano. 1ª Vara. Salió huyendo al sentir el hierro, volvió a entrar al caballo al relance para salir de nuevo huyendo. 2ª Vara: Entró al paso dos veces y tuvo que ser el director de lidia, Octavio Chacón quien lo pusiera en suerte con dos capotazos. El toro mostró de nuevo la mansedumbre que atesoraba en sus venas. 
  4. Consejote II. 607 Kg. Cárdeno bragado meano. 1ª Vara. Se defendió y salió huyendo 2ª Vara: De nuevo Octavio Chacón mostró su disposición en el buen hacer al colocarlo en suerte. El animal se defendió y salió suelto. 3ª Vara: Recibió un picotazo y salió suelto. 
  5. Cazarratas. 522 Kg. Cárdeno bragado meano. 1 Vara. Acudió suelto y salió suelto. 2ª Vara. Fue castigado trasero y el toro se defendió. Se partió un pitón en el peto. 3ª Vara. Volvió a mansear descaradamente. 
  6. Saladora. 524 Kg. Cárdeno bragado meano. 1ª Vara. Hizo una fea pelea. 2ª Vara: El animal muy parado, fue castigado en el brazuelo, haciendo otra pelea de manso. 3ª Vara: Muy mal Borja Lorente, lo castigó muy bajo. 
Cuadrillas y otros. 

Con media entrada en los tendidos se celebró la 27ª corrida del ciclo ferial, donde tanto el cartel como los toros de Saltillo, no fue suficiente aliciente para traer más público a la plaza. Se conoce que estos aficionados de feria quieren nombres de figuras y dejando al descubierto un desconocimiento supino de la fiesta. 

Algunos de los picadores mostraron muy poca afición por el oficio que desarrollan. Santiago Pérez, dio un recital en el primero, de lo que nunca debe hacer un picador que sienta su profesión, Nicolás Martín en el segundo, no tuvo compasión con su enemigo y lo mismo su compañero Borja Lorente en el sexto. Seguro que continuarán montando a caballo y luciendo el castoreño- 

En la labor de las cuadrillas hubo de todo como en botica. En el cuarto se desmonteró, Miguel Ángel Sánchez en el tercio de banderillas. Algunos toreros de plata evitaron de manera providencial la cornada a compañeros, como le ocurrió a Pascual Mellinas en el segundo. En el tercero a Curro de la Rosa le salvó de la cornada otro compañero al hacer hilo el toro en el primer par. 

En el sexto y ante un animal que se hizo dueño del ruedo, el tercio de banderillas fue un autentico desastre. Tanto Rafael González, como Pascual Mellinas no estuvieron a la altura que exigía el toro y tuvieron que parear tomando el olivo cada vez que pasaban por la cara del toro. Cuando aparece la casta, aparecen la emoción y los problemas para los toreros. 

Comentarios: 

El ganado que trajo ayer Moreno Silva serviría como base a los taurinos para justificar el estado al que han llevado a la tauromaquia. No habrá duda, como tampoco la hubo ver los tendidos desolados como si de una novillada de julio se tratara. Los aficionados del clavel fallaron de nuevo. Tanto la terna como el ganado no tendría para ellos la atención suficiente para acudir al coso venteño. Ayer era una tarde de relleno, donde no había que lucir ni clavel ni gin tonic en la mano. Ayer era corrida para esos aficionados trasnochados que no saben lo que protestan y que son el cáncer de la fiesta, y como tal hay que extirpar. Ellos se lo perdieron, aunque hay que decir que entre los asiduos a la plaza, la corrida tuvo muchas aristas, pero en la diversidad de opiniones está la riqueza de la ciencia, y esto es una ciencia que hay que apreciar desde el conocimiento. 

Por ese motivo, ningún aficionado entendió ni entenderá como a tres matadores sin cartel ni fajados en corridas, buscando a la desesperada una oportunidad, un empresario sin escrúpulos tuvo la desvergüenza de anunciarlos con un ganado de la exigencia de los Saltillos, solo por el hecho de hacer caja. Me imaginé ayer a los toreros de público de gin tonic, viendo la corrida. ¿Qué pensarían? ¿Sentirían la desvergüenza torera en la se encuentran sumidos al ver a unos chavales jugarse la vida sin oficio ni beneficio, mientras ellos se lo llevan crudo, con ganado podrido de emoción? No, no me lo imagino, ya que la mayoría de ellos están metidos desde sus inicios en la sordidez del fraude, que no le dejan ver la realidad que hay en corridas donde prima la emoción y la exigencia a los que se ponen delante de ellas. 

Ayer el aficionado se alegró de que los tres matadores abandonaran la plaza por su propio pie. Se lo merecían. Aunque analizando lo que ocurrió en el ruedo, los toros sacaron mucha mansedumbre y mucha casta, y solo Octavio Chacón pasó con nota el examen a que el ganado sometió a los toreros. Los tres no habían sumado 8 corridas en las últimas tres temporadas. Pero así está montada la fiesta. 

Tanto Esaú Fernández como Sebastián Ritter no estuvieron a la altura de las exigencias de este ganado, considerado por algunos de otra época, viendo lo que se lidia hoy. Sebastián Ritter pasó muchos apuros en el sexto, donde en un momento de la faena el toro lo desarmó e hizo hilo con el torero, salvándole de la cornada la providencia, ya que el manso y encastadísimo animal al alcanzarlo lo lanzó contra las tablas y cuando todos temíamos lo peor, el toro desparramó la vista y se marchó. El torero nació de nuevo. En cuanto a Octavio Chacón sorprendió gratamente a los aficionados. Estuvo muy torero en todos los aspectos de la lidia, sorprendiendo sus conocimientos y en especial su disposición, haciendo cierto el dicho, cuando se quiere, se puede. 

Hoy continuará construyéndose la tauromaquia lo mismo que ayer, e igual que mañana. Las figuras seguirán matando borregos desmochados, practicando el anti-toreo y de paso echando a los aficionados de los tendidos, mientras que los taurinos defenderán con sus armas afiladas la situación actual, y tratarán de ignorar a los ganaderos que buscan en sus toros la casta que es lo da espectáculo. 

©Pepeíllo 

No hay comentarios: