Google+ Badge

lunes, 19 de mayo de 2008

San Isidro 2008 11ª: Ciencia exacta

18 de mayo del 2008

Toros de: Samuel flores, 3º, 5º y 6º y Manuela Agustina López Flores, 1º, 2º y 4º.: Encaste: Ambas procedentes de Gamero Cívico. 1º y 2º, sobreros de: Fernando Peña y El Jaral de la Mira, respectivamente. Encaste Baltasar Ibán.

Terna:
Luis Francisco Esplá: Estocada caída saliéndose de la suerte. Silencio. El toro aplaudido en el arrastre. Estocada arriba, tendida y atravesada saliéndose de la suerte. Silencio
Pepín Liria: Pinchazo, pinchazo hondo caído y atravesado, un descabello. Silencio. El toro aplaudido en el arrastre. Pinchazo, bajonazo tendido que vale. Silencio.
Paúl Abadía "Serranito": Aviso, pinchazo en los bajos, estocada caída y atravesada. Silencio. Media estocada atravesada saliéndose de la suerte y atravesada, un descabello Aviso y cuatro descabellos. Se echa el toro.

Preside la corrida: D. César Gómez Rodríguez.

No cabe duda que la crianza del toro de lidia no es una ciencia exacta, ya que al mínimo descuido del ganadero se le llena la ganadería de mansedumbre, bien porque un semental de buena planta y que haya depositado toda tu confianza en él no cumpla con las expectativas esperadas, o que ante el buen resultado de sus toros las figuras del momento soliciten su ganado, y dejándose llevar por la avaricia, ceden en exceso las peticiones y descuidan las formas de selección que los han encumbrado como buenos ganaderos, valiéndole todo lo que nace en su cabaña, hasta que llega el momento del estrepitoso fracaso. A partir de aquí todo es una ciencia exacta; las figuras dan la espalda al ganadero en cuanto que sus toros no cumplen las garantías exigidas por ellos, y después, volver a empezar.

Eso es lo que se vio en el encierro que trajo ayer a Las Ventas el ganadero Samuel Flores, una ganadería emblemática dentro del campo bravo de nuestro país, y posiblemente por abuso en las exigencias a las normas de crianza del toro de lidia, no haya encontrado aún el camino de los éxitos de otros tiempos. Ayer el comportamiento de sus toros fue de autentica mansedumbre aunque hubo algunos que se dejaron torear con la muleta, lo que ocurre es que tampoco hubo toreros que supieran aprovechar las condiciones que les ofrecieron.

Esplá, en su primero y ante un sobrero de Fernando Peña, anduvo sin sitio, y en el tercio de banderillas se limitó a cumplir. Con la muleta estuvo por debajo de sus dos enemigos, y en el primero de la tarde se limitó a bailar alrededor del toro sin acoplarse, y toreando en redondo su enemigo lo superaba en cada muletazo. En el cuarto y ante un burel a la defensiva, no quiso ponerse en su sitio ya que cuando lo hacía el toro se desplazaba bien, sobre todo cuando le daba los adentros. En fin, esperemos tiempos mejores de este torero, si no es toreando, por lo menos apoderando algún torero y enseñándole las reglas básicas del buen lidiador ya que el no ha querido mostrarlas en sus comparecencias en esta feria.

Pepín Liria se despedía ayer del público de Madrid y éste le obsequió con una ovación nada mas terminar el paseíllo. Lo que vino después, ya se sabía, Liria es un torero de mucho valor, pero algo limitado en su forma de interpretar el toreo, tanto con el capote como con la muleta. En su primero y ante un sobrero de El Jaral de la Mira, estuvo muy digno con el capote, pero con la muleta el toro se desplazaba muy bien y el torero también, pero, al revés. Fue una pena que este torero de casta no supiera acoplarse a su enemigo, ayer tenía todo a favor para haber triunfado, pero..... En su segundo la misma historia, y creo que mejor es dejarlo.

A Serranito se le vieron buenas maneras tanto en el manejo del percal como de la franela, donde destacó una media verónica de consumado estilo en el quite que hizo al segundo de la tarde. En su primero no se acopló a las condiciones de su enemigo estuvo por debajo de el, ya que fue un toro que cuando le bajó la mano se desplazaba con clase y metía la cabeza como la seda, pero el diestro abusó del toreo moderno, es decir, no presentar la muleta "planchá" y citar con la suerte descargada. Allá él, si no llega a figura que no sea porque no le hemos dicho lo que ha hecho mal. Su segundo, bizco del pitón izquierdo y que los aficionados no entendieron como no fue rechazado en el reconocimiento, fue un toro que manseó como todos los de su camada, y en la faena de muleta le costaba humillar, con lo que el torero lo intentó por ambos pitones pero el toro no quería pelea por ninguno de los dos.

No hay comentarios: