Google+ Badge

martes, 20 de mayo de 2008

San Isidro 2008 12ª: En novillero

19 de mayo del 2008

Novillos de: La Quinta Encaste: Santa Coloma. Algunos con escaso trapío.

Terna:
  • Daniel Martín: Metisaca, dos pinchazos Aviso y estocada contraria Algunos aplausos. Estocada tendida. Silencio Tuvo que matar al 5º de la tarde por cogida de El Payo. Silencio
  • Octavio García "El Payo": Dos pinchazos, dos descabellos. Saludos desde el tercio. El novillo aplaudido en el arrastre. Cogido al hacer un quite en su segundo
  • Pepe Moral: Pinchazo, estocada desprendida,. Aviso y dos descabellos, Silencio Estocada. Silencio

Preside la corrida: D. Manuel Muñoz Infante.

Siempre se ha dicho que un novillero, independientemente de su manera de interpretar el toreo, tiene que venir a esta plaza “en novillero”, es decir, a demostrar que quiere ser torero y a salir por la Puerta Grande, y si la desgracia se hace presente, por la puerta de la enfermería. Eso fue lo que hizo El Payo, y lo hizo muy bien hasta que fue corneado en su segundo al hacer su quite El resultado para cada uno de los coletas fue muy distinto, tanto Pepe Moral como Daniel Martín parecían dos figuras de la actualidad interpretando el toreo moderno, sin embargo, su compañero de cartel sacó a relucir el toreo bueno y variado que lleva dentro. Esperemos que siga por este camino y ofrezca a los aficionados tardes como la de ayer que buena falta le hace a la fiesta.

A su primer novillo y como tarjeta de visita le recetó cinco verónicas a pies juntos sin inmutarse y al recogerlo de nuevo le dio dos chicuelinas en el centro del ruedo rematadas con una revolera que fueron muy aplaudidas. Puso al burel en suerte galleando y aunque fue muy mal picado por Jesús Vicente, no debió tenerlo en cuenta porque demostró sobre el albero que era un alma caritativa. En la segunda vara hizo el quite Pepe Moral al cual respondió El Payo, hecho que el público agradeció.

El novillo siguió embistiendo hasta poner en bandeja el triunfo del torero y éste lo aprovechó como se aprovechan las oportunidades; toreando, le dio tres pases cambiados de recibo, uno de pecho y remató con el pase del desprecio que puso a tono a los tendidos. Dio series de redondos y de naturales ligadas, toreando, hasta que el animal llegó al límite de su entrega, tanto de nobleza como de bravura, pero la suerte de matar ya no dependía de el, estoy seguro que si hubiera dependido hubiera colaborado con agrado, pero aquí el torero creo que se equivocó al entrar a matar en la suerte contraria. El resultado es que falló a espadas perdiendo con ello los trofeos que hasta el momento tenía en sus manos.

A su segundo lo recibió en la boca de riego con unas talaveranas, poniéndolo en suerte ante el caballo que montaba Tito Sandoval que lo picó en la divisa. El torero realizó el quite con el toreo variado que había demostrado hasta el momento, chicuelinas, talaveranas y, la consiguiente cogida. Como dije, o por la puerta grande o por la de la enfermería. En esta ocasión salió cruz, le deseamos que se recupere pronto y que vuelva a los ruedos con la misma ilusión y torería con que se ha marchado de éste.

Queda por reseñar que el tercer novillo no tuvo la presencia que requiere una plaza de primera y los aficionados no entendieron como había pasado el reconocimiento, en su haber sólo tenía el encaste de donde provenía. El comportamiento del ganado ofreció a los toreros la oportunidad de triunfo y que tanto Daniel Marín como Pepe Moral no supieron/quisieron aprovechar, demostrando sobre la arena venteña el toreo vulgar que en la actualidad atesoran.

No hay comentarios: