Google+ Badge

miércoles, 21 de mayo de 2008

San Isidro 2008 13ª: Se hizo el silencio

20 de mayo del 2008

Toros de: Las Ramblas: Encaste: Juan Pedro Domecq.
Terna:
  • Juan Bautista: Bajonazo saliéndose de la suerte. Silencio. El toro incomprensiblemente, aplaudido en el arrastre. Estocada habilidosa, saliéndose de la suerte. Silencio.
  • Serafín Marín: Media atravesada que vale. Silencio. Pinchazo y estocada desprendida. Silencio
  • Matías Tejela: Estocada baja y tendida. Silencio. Estocada trasera, dos descabellos. Silencio

Preside la corrida: D. César Gómez Rodríguez.

Seis silencios se ganaron los toreros ayer en su actuación en el coso venteño. Sólo hubo aplausos en el arrastre del primer toro, un burel que anduvo mostrando su mansedumbre durante toda su lidia y la única virtud que tuvo fue que se dejó pegar cuantos muletazos le dio el torero, pero de eso a aplaudirlo en el arrastre, va un abismo. Pero no olvidemos que el público es El Respetable y para eso paga. Hasta aquí podíamos llegar.

El albero de Las Ventas fue ayer testigo de la mansedumbre de los toros de Las Ramblas, y de la poca disposición de los toreros para la lidia. No obstante hubo toros que se dejaron con la muleta, que es lo único que persiguen estos ganaderos, criar al toro para el lucimiento del torero en la muleta, olvidándose de los aficionados que son los que acuden a los espectáculos esperando que salga el toro bravo y con casta que haga una pelea en el caballo digna de su raza, pero para evitar esto ya se han cuidado los ganaderos y en ultima instancia los mentores de los toreros.

Qué importa que salga bobalicón, que se deje pegar doscientos muletazos, que sea encastado y bravo y complicado para la lidia, si después salen los toreros que se anunciaron ayer, y no son capaces de aprovechar las cualidades que algunos enemigos les pusieron en bandeja de plata para su triunfo. Daba pena ver a un Juan Bautista, torero señero el año pasado, darle pases y mas pases a su primer enemigo, manso de solemnidad, a destajo y con prisa, como si sus incentivos económicos dependieran de la cantidad de pases que diera, desde luego, los aficionados no pagaron para eso.

A su primero, justo de presencia, Serafín Marín no quiso ni verlo con el capote y aparte de no esforzarse en dibujar alguna verónica, o por lo menos intentar pararlo, el toro lo desarmó. En la suerte de varas el picador lo único que hizo fue sujetarlo ya que picar, lo dejó para otro momento. Con la muleta el torero estuvo muy moderno, propio de su juventud, realizando el toreo que a ellos tanto les gusta, y no se a quien mas. Su segundo, un toro feo de hechuras, cariavacado, que no gustó mucho a la parroquia asistente, no se empleó en el caballo, ni el toro ni el picador, sería porque no hacía falta. Con la muleta templó algunos derechazos pero porque se equivocaría, ya que a continuación volvió a sus ancestros, es decir, a colocarse fuera de cacho, no rematar los muletazos y perder pasos a diestro y siniestro, nunca mejor dicho.

Matías Tejela está muy lejos de ser aquél torero que le permitió coger el tren de las figuras en el 2005, cuando salió por La Puerta Grande de Las Ventas. Dada su situación, era muy expuesto presentarse en estas condiciones en esta plaza después de haber sido cogido recientemente en Francia. Su primero necesitó un torero que le hubiera echando la muleta abajo y le hubiera enseñado el carnet de matador, pero parece ser que se lo había dejado en le hotel. En su segundo, y ante un toro que le molestaba embestir, el torero tampoco se molesto en enseñarle y buscarle los terrenos adecuados.

No hay comentarios: