Google+ Badge

martes, 27 de mayo de 2008

San Isidro 2008 17: Aragonés

25 de mayo de 2008

Toros: 3º, 4º, 5º y 6º de Celestino Cuadri. 1º y 2º de San Martín. Encaste: Santa Coloma.
Terna:
  • Carlos Escolar Frascuelo: No pudo matar ningún toro por cogida en su primero. Se lo llevaron a la enfermería.
  • Iván Vicente: Dos pinchazos, estocada atravesada en el toro que mató por cogida de Frascuelo. Silencio. Tres pinchazos, metisaca, cuatro descabellos, aviso y un descabello. Pitos. Cuatro pinchazos estocada caída, aviso y tres descabellos. Silencio.
  • Israel Lancho: Dos pinchazos, aviso, estocada delantera y contraria. Silencio. Tres pinchazos y estocada perpendicular. Silencio. Estocada que hace guardia y estocada desprendida. Petición minoritaria y saludos desde el tercio.

Preside la corrida: D. Julio Martínez Moreno

Ayer confirmó la alternativa el toricantano Israel Lancho de manos del veterano matador Frascuelo, pero desde el comienzo de la corrida, hasta que terminó doblando el último de la tarde, ocurrieron cosas muy interesantes. En primer lugar, la corrida fue remendada al ser rechazados por los veterinarios dos de los toros que había presentado el ganadero titular, Celestino Cuadri, y en su lugar se corrieron dos la ganadería de San Martín. El ganado estuvo bien presentado y, aunque blandos en general, se dejaron ver en el caballo, y con la muleta hubo toros que llevaban la vitola de puerta grande, pero en algunos casos la franela no encontró el lugar adecuado y en otros fue el acero quien se encargó de cerrar la puerta del triunfo cuando éste llamó al torero.

El principio y el final de la corrida tuvieron dos caras opuestas. Mientras que a Frascuelo se lo tuvieron que llevar sus compañeros a la enfermería debido a una cogida en su primer toro, Israel Lancho estuvo a punto de salir por La Puerta Grande ante un toro encastado y bravo de la divisa titular de nombre Aragonés. Entre medias quedaba Iván García, que se encontró con el tercero de la tarde que lo desbordó de salida comiéndose el capote, y en la faena de muleta el torero no encontró los recursos toreros ni el sitio que reclamaba su encastado enemigo.

Todo lo que había realizado Frascuelo antes de ser corneado tuvo un aroma torero que hizo que brotaran de los tendidos los primeros olés de la tarde. Le recetó unos doblones de castigo con la pierna arqueada, que todos los presentes nos preguntamos que cómo un torero como él no se había estrenado aún en esta temporada, pero así funcionan los despachos de los que controlan el mundillo taurino. Al sacárselo al anillo se echó la muleta a la izquierda y al segundo natural el toro se lo llevó por delante, dejando a sus compañeros la papeleta de tener que lidiar una corrida de las denominadas duras. Así es el toro encastado, por ese motivo las figuras no quieren ni verlo.

El aficionado ya se había hecho la idea de que lo mejor que podía pasar era que los dos coletas salieran de la plaza andando. Afortunadamente así fue, lo que no esperaban era que un torero novel diera un recital de toreo al natural en el centro del anillo y ante un toro encastado y bravo. Israel Lancho desgranó sobre el albero una faena de menos a más después de un principio titubeante al citar desde los medios con un pase cambiado y una serie de redondos algo embarullada.

Todo lo que vino después fue un regalo inesperado para esta afición que tarde tras tarde asiste a la plaza y espera impacientemente que en una de ellas se produzca el milagro de ver salir por toriles unos toros tal y como la madre naturaleza los concibió y que en los burladeros estén vestidos de luces unos toreros con ganas de triunfar de la única forma que se puede hacer en una plaza de toros, toreando. No creo que sea pedir mucho.

No hay comentarios: