Google+ Badge

miércoles, 14 de mayo de 2008

San Isidro 2008 6ª: La diferencia

13 de mayo de 2008

Toros de: Carmen Segovia. Encaste: Torrestrella.
Terna:
  • Diego Urdiales: Tres pinchazos y estocada. Aplausos Estocada. Oreja.
  • Fernando Cruz: Cinco pinchazos Aviso y cuatro descabellos. Tímidos pitos. Estocada caída. Silencio.
  • El Capea: Dos pinchazos, estocada saliéndose de la suerte. Algunos pitos. Estocada habilidosa. Silencio.

Preside la corrida: Julio Martínez Moreno.

Los toros salieron ayer a la plaza para que los espadas hicieran con ellos lo que sabían hacer. ¿Y qué debe saber un torero?, pues torear. Así de sencillo. Pero no debe ser tan fácil si nos remitimos a lo que vimos ayer en Las Ventas, porque he manifestado en muchas ocasiones que no es lo mismo torear que pegar pases. En eso creo que estamos de acuerdo casi la mayoría de los que seguimos la fiesta de los toros. Ayer el ganado que salió por toriles, muy bien presentado por cierto, salvo algunos matices, tuvo un comportamiento muy similar, pero lo que realmente marcó la diferencia fue la forma de interpretar el toreo de cada uno de los componentes de las cuadrillas y no precisamente sólo los que se vistieron de oro, también en la actuación de los de plata hubo sus diferencias y muy grandes.

Estarán posiblemente de acuerdo conmigo que la diferencia del primer toro de Fernando Cruz y el primero de El Capea no fue tan notable como para que los toreros de plata dieran “el mitin” pareando al segundo de la tarde, donde tuvieron que pasar cinco veces por la cara del toro para clavar cuatro palos, y sin embargo, en el tercero, un toro que echaba la cara arriba y fue uno de los más complicados de la corrida, Juan José Rueda, El Ruso, nos dejó helados con dos pares de banderillas, sobre todo el tercero, donde el toro, buscando con saña la presa, le echó la cara arriba y el torero le aguantó y asomándose al balcón clavo los dos rehiletes arriba que el público le obligó a desmonterarse.

En cuanto a los toreros también hubo sus diferencias. Por ejemplo, Diego Urdiales estuvo muy torero toda la tarde y por encima de sus dos enemigos, con sitio, toreando con temple por ambos pitones y dándole la distancia adecuada a cada toro, haciendo ver a los aficionados que sus dos toros servían para la lidia. Sin embargo, sus compañeros de cartel no tuvieron tanta fortuna. Fernando Cruz, estuvo muy por debajo de lo que suele dar este torero y ante su primer enemigo, que le costaba humillar, no encontró el sitio en ningún momento y en su segundo estuvo muy voluntarioso pero eso no fue suficiente. El Capea es un torero que no demostró nada que justificará su inclusión en los carteles de la feria. Toreó fuera de cacho a sus dos enemigos y en su segundo, un toro sin aparente peligro, estuvo pegando pases durante toda la faena y al final, viendo que se le habían ido las dos oportunidades que tuvo, lo quiso arreglar dándose un arrimón que no venía a cuento.

No hay comentarios: