Google+ Badge

jueves, 14 de mayo de 2009

12 de mayo de 2009: Vaya cambio

12 de mayo de 2009


Toros de: José Luis Pereda, 1º y 2º de La Dehesilla, ambos encaste Núñez.

Terna:
  • Antonio Ferrera: 7 pinchazos y un bajonazo infame cono colofón. Silencio benevolente. Sartenazo para retirarse del toreo. Pitos.
  • Morenito de Aranda: Estocada casi entera que vale. Aplausos. 2 pinchazos, estocada casi entera y atravesada. Silencio.
  • Iván Fandiño: Pinchazo y estocada desprendida. Aplausos y saludos desde el tercio. Estoconazo, tirándose a ley. Aplausos.
Presidente: Julio Martínez Moreno

Hasta la fecha los toros que se habían lidiado en la feria procedían del encaste Domecq en sus distintas versiones, es decir, el llamado monoencaste. Para la corrida de ayer habían sido contratados toros de José Luis Pereda, de procedencia Núñez. Los aficionados estaban ya un poco hartos de ver aparecer por chiqueros toros de la misma procedencia, y ayer que se produjo el cambio esperado, se pudo comprobar la mansedumbre en toda su extensión, con toros sin casta, sin codicia, mansos a carta cabal, que después de lo ayer, harían meditar el futuro a cualquier ganadero que se precie .

En una palabra, que los toros corridos ayer hicieron buenos a los lidiados hasta la fecha. Vaya corrida que nos metió el empresario, y vaya ganado que crió este ganadero. Qué pena que los vaqueros madruguen para echar de comer a estos animales y los cuiden a cuerpo de rey para que tengan después este comportamiento. Vaya pago que le dieron al ganadero. Creo que en las ganaderías ocurrirá como en las tiendas, que hay productos de distintos precios en función de su calidad.

Cuesta trabajo creer que un empresario, aunque dan motivos para ello, vaya a una ganadería, primero a regatear el precio de la corrida, y segundo, a llevarse lo de peor calidad y por supuesto, más barato, pero visto lo de ayer, no me extrañaría nada que así ocurriera.

Confirmaba la alternativa Iván Fandiño, y estuvo muy digno por ser la primera vez que actuaba en esta plaza. A su primero, uno de los pocos toros que se dejaron torear con la muleta, le dio unas tandas de redondos muy aseadas, con temple y ligadas, con la única objeción que cortaba las series al tercer muletazo cuando podía haber continuado toreando, pero es el vicio impuesto por el toreo moderno, cortan al tercer muletazo y después a recoger los aplausos. Una pena. Al natural no se acopló a la embestida de su enemigo y alargó la faena demasiado. Su segundo, un burel con poca clase, bravucón y descastado, le tiró gañafones con el fin de hacer presa, pero el torero estuvo muy digno, hasta tal punto que el toro no se mereció lo que el torero intentó sacar de él.

Antonio Ferrera no estuvo acertado, ni con los palitroques ni con la franela, aunque con la muleta ya se sabe que este torero está algo limitado. Si él cree que con las banderillas da espectáculo porqué no intenta por lo menos cuadrar en la cara del toro, y no como lo hizo ayer, a toro pasado en casi todos los pares. En su segundo, un toro manso, inválido y protestado, tomó la decisión de colocar las banderillas. Decisión errónea, ya que fue una falta de tacto hacia el público que había tenido sus más y sus menos con el presidente por mantener en el ruedo a un toro inválido y que no iba a valorar el esfuerzo que hiciera. Así fue, que el respetable estuvo de uñas con el torero.

Morenito no tuvo suerte en su lote. En su primero, un toro de "regalo" que no le permitió lucirse ni con el capote, lo intentó por ambos pitones y al ver las condiciones de su enemigo, decidió irse a por el estoque, hecho que el público le agradeció. En su segundo, y basando su faena al natural, el toro no colaboró nada en su lucimiento, eso sí, lo intentó, pero no pudo salir del unipase ya que el toro no repetía y el torero tampoco tiró de los recursos necesarios para conseguirlo. Por el pitón derecho el toro tenía sus complicaciones.

No hay comentarios: