Google+ Badge

jueves, 14 de mayo de 2009

13 de mayo de 2009: Todo vale

13 de mayo de 2009

Toros de: 2º, 4º y 6º, Las Ramblas. Encaste: Juan Pedro Domecq, en la línea de Salvador Domecq. 1º, 3º y 5º, de Marqués de Domecq. Encaste: Juan Pedro Domecq.

Terna:
  • Juan Bautista: Estocada tendida trasera. Un descabello. Silencio. Bajonazo atravesado y un descabello. Silencio.
  • El Fandi: Estocada trasera, tendida, atravesada y caída y un sartenazo para cortarse la coleta. Silencio. Estocada tendida y un descabello. Silencio.
  • Luis Bolívar: Sartenazo de juzgado de guardia y un descabello. Silencio. Estocada caída y atravesada, saliéndose de la suerte. Oreja.

Presidente: Trinidad López Pastor


La corrida fue un remiendo. Tres toros de un ganadero y los restantes, de otro. Mal presentada, a varios de ellos los salvaba la cabeza, y otros sin hechuras tan siquiera. Algunos inválidos que se mantuvieron en pie gracias a que no emplearon en la pelea debido a su mansedumbre, eso sí, luego sirvieron en el último tercio para ofrecer al coleta de turno la posibilidad de triunfo, pero sin ponerlos en aprietos que tuvieran que tirar de recursos, ya que en esto parece que están algo verdes. Lo que ocurrió es que ninguno de ellos aprovechó las oportunidades ofrecidas que les ofrecieron sus respectivos lotes.

Lo anteriormente expuesto, unido a que el público regala las orejas por faenas insulsas, carentes de enjundia y ante toros que están muy por encima de los toreros, lo aprovechó ayer Luis Bolívar al cortarle una oreja a su segundo. Un toro que le pudo dar un disgusto serio por culpa del torero, ya que no supo estar en su sitio en ningún momento, perdonándole en dos ocasiones la cornada. En su haber supo embarcarlo con gusto en unas verónicas de recibo y sacárselo a los medios toreando, hecho que está muy caro de ver este año en Madrid. Después, todo fueron ventajas y salvo 2 pases de pecho para abrochar 2 series de redondos, todo fue vulgaridad, pases largos, eso sí, pero al hilo del pitón, metiendo pico y sacándoselo para fuera en lugar de rematar en la cadera. Al natural no se le vio, ya que al intentarlo el toro lo desbordó, y no supo o no quiso acoplarse a la embestida de su enemigo. En fin, una pena de toro que requería otro tipo de faena. Mató saliéndose de la suerte, cobrando una estocada caída algo atravesada. En su primero estuvo apático y sin ilusión, dando la impresión de estar de vuelta de todo y con las alforjas llenas para comprar todos los cortijos que se pusieran a su alcance.

El Fandi llevaba sin venir a Madrid dos años, y después de este tiempo, tampoco ha mejorado mucho en su interpretación de las suertes de torear. No cabe duda de que es un torero que hace lo que sabe, y si eso es el espectáculo que busca el público, mejor para él y para su público, pero una plaza de toros es para torear y no para lo que hizo ayer. Qué casualidad que siempre que cuadra en la cara del toro lo hace a toro pasado y claro, eso no tiene ningún valor torero, por mucho que haya adornado la suerte con carreras atléticas, desplantes y demás adornos taurinos, pero el toreo es otra cosa y si un banderillero cita al toro en corto dándole todas las ventajas y cuando cuadra se asoma al balcón y sale andando de la suerte, no nos extrañemos que muchos aficionados, aparte de no valorar su toreo le soliciten que no coloque las banderillas. De lo que no cabe duda es que encandiló a muchos de los espectadores ante un quinto toro que estuvo muy por encima del torero. Daba gusto verlo arrancarse de largo con ese tranco que imprimen algunos toros a su acometividad y fijeza para luego en el embroque recibir el pago que le dio el torero de clavar a toro descaradamente pasado. Un pena, David Fandila. Otra vez será. En su primero estuvo dándole derechazos hasta aburrir a su parroquia porque los demás ya lo estaban, ante un enemigo que le costaba humillar, pero que en ningún momento molestó al torero en la faena.


Juan Bautista
está de paso por esta profesión, si no llega a estar su nombre escrito en los carteles ni me hubiera acordado de incluirlo en este panfleto. Pero así son las cosas de este mundillo, cuando se pierde el sitio y la ilusión cuánto cuesta recuperarlo, si se recupera, claro, porque sino, hay que pensar en reorganizar el futuro. Ante su inválido primero, estuvo toreando con todas las ventajas toreras, ante un animal que en cuanto le bajaba la mano rodaba por la arena, aún así, estuvo pesado. En su segundo se dobló con él intentando amoldarlo a su muleta, para luego continuar con una faena al hilo del pitón y con el pico de la muleta, desaprovechando un toro que le hubiera venido muy bien para levantar el vuelo de su carrera, ya que el toro metía la cabeza como un carretón.

No hay comentarios: