Google+ Badge

sábado, 16 de mayo de 2009

15 de mayo del 2009: La suerte suprema

15 de mayo del 2009

Toros de: Toros de Cortés. , encaste Atanasio Fernández, línea Lisardo Sánchez. 4º de Fernando peña.

Terna:
  1. Antono Ferrera: Estocada caída y atravesada. Pasó a la enfermería.
  2. Matías Tejela: Sablazo infame. Pitos Pinchazo y estocada baja. Protestas, en el toro que mató por cogida de Antobio Ferrera. 4 Pinchazos y estocada desprendida. Silencio.
  3. Luis Bolívar: Estocada con todos los defectos, tendida, atravesada y entrando a matar fuera de la suerte y dos descabellos. 3 pinchazos. Aviso. Silencio.

Presidente: Julio Martínez Moreno.


La suerte suprema ha sido valorada siempre con mayor peso especifico en la realización de la faena, ya que es el único momento que el torero queda al descubierto en la cara del toro y su ejecución es el de mayor peligro, por eso su nombre. Su ejecución ha dado y ha quitado a muchos toreros el éxito. Cuantas veces los aficionados nos hemos ido detrás del estoque, intentando con nuestro impulso mental que el torero no fallara con la espada, sobre todo si eran modestos. ¿Por qué esa importancia? Se preguntarán los entendidos en el toreo moderno ¿Qué importa que una estocada quede en el hoyo de las agujas o en los bajos, o que el torero se tire a matar saliéndose de la suerte?

Hoy no hay duda que ha perdido el valor de antaño, y como consecuencia de ello no se valora lo mas mínimo que un torero coloque la espada en los bajos o en los altos, a los espectadores les da igual, solo valoran la faena de muleta y que el torero de 200 pases. Pero las normas están para cumplirlas y como diría aquel, si las quieres las tomas y sino, las dejas. Por eso los aficionados que aún quedan luchan por que se cumplan, evitando en la medida que presidentes irresponsables manejados por el taurinismo sin escrúpulos tomen desde el palco las decisiones a su antojo y semejanza.

Los aficionados de Madrid no tienen nada en contra de Matías Tejela, pero si en la oreja concedida en el toro que mató por cogida de Antonio Ferrera, un sobrero de Fernando Peña, y protestaron para que se cumplan las normas existentes. También hay que decir que el público fue muy benevolente con el premio solicitado y no hubo mayoría en la petición, ya que a la faena le faltó pureza y le sobraron las ventajas que el torero mostró, rematando los pases para fuera y toreando fuera de cacho, eso si, tuvo destellos con sabor y dio unos pases de pecho de pitón a rabo, pero, mató mal y por este motivo el premio concedido fue excesivo.

Antonio Ferrera, solo pudo matar a su primero, un toro sin codicia, inválido y manso, ya que al principio de la faena de muleta dudó en la cara del toro y éste no le perdono y en cuanto se quedó al descubierto, se lo llevó por delante, corneándole la pierna derecha. El torero quedó mermado físicamente, pero no le impidió terminar con el. A continuación se retiró a la enfermería para no aparecer más.

A Luis Bolívar parte de los aficionados le dedicaron una ovación después del paseíllo, para agradecerle su voluntad de estar esa tarde en la plaza después de sufrir una cogida dos días antes en este mismo coso. Este hecho se puede interpretar de muchas maneras y sin pretender ser un desagradecido, cuando se va a torear a una plaza como esta, hay que venir muy preparado y mentalizado y sabiendo a lo que vienes, es decir, a dar todo lo que tienes, si no es así mejor es que te quedes en casa. Su primero fue un toro sin trapío como los cuatro primeros toros, sacó lago de recorrido y aunque hizo una lidia sosota, el torero podía haber tirado de el con la muleta y haberle hecho la faena que el toro requería. Se limitó a dar pases y más pases para justificar su asistencia. En el sexto, corrido en quinto lugar, en la faena de muleta el toro metió la cabeza con clase pero el coleta no anduvo fino, y como consecuencia de ello el toro comenzó a gazapear, y el torero para no se menos a bailar alrededor de la cara del toro.

No hay comentarios: