Google+ Badge

miércoles, 27 de mayo de 2009

26 de mayo del 2009: Los adornos

26 de mayo del 2009

Toros de: Parladé´. 2º y 4º de La Laguna.
Terna:
  • Uceda Leal: 4 pinchazos y estocada casi entera. Silencio. Pinchazo y estocada caída. Silencio
  • El Fandi: Pinchazo y estocada casi entera y atravesada y descabellos. Silencio. Estocada caída. Silencio.
  • Daniel Luque: Estocada caída y muy trasera, pinchazo trasero , aviso, otra estocada trasera. Saludos esde el tercio. Estocada trasera, aviso y 2 descabellos. Oreja.
Presidente: Manuel Muñoz Infante


El buen toreo se ha caracterizado en su interpretación al natural y se ha comentado que los toreros ponían los ceros en los cheques con la mano izquierda, el toreo en redondo y rodos los adornos que vinieran después, formaban parte del repertorio variado de cada torero, para adornar la faena llevada a cabo con la mano izquierda. Las prioridades han cambiando, hoy ya no es necesario conseguir los triunfos toreando con la mano izquierda, ni cargar la suerte, ni mucho menos otros valores que por desgracia acabarán perdiéndose porque así los reclaman las nuevas generaciones de espectadores, debido a su exigencia con toreros de su tiempo. Ayer pudimos ver dos estilos diferentes de toreros modernos que no tuvieron necesidad de ejecutar el toreo dentro de la pureza exigida por el aficionado, para arrancar un triunfo de las manos de los espectadores, estos fueron, El Fandi y Daniel Luque.

El plato fuerte de El Fandi, son las banderillas, ya que con la muleta el torero está limitado. Con los rehiletes demuestra un derroche atlético mas propio de unas olimpiadas que de una corrida de toros, haciendo las delicias de los espectadores y de sus incondicionales, pero esta suerte también tiene su pureza en su ejecución, y en esta precisamente radica su belleza y su peligro., como es, cuadrar en la cara del toro, colocar los pares reunidos arriba y por último, salir andando de la cara del enemigo. A los aficionados no les molesta que haga su peculiar interpretación, lo que no gusta, es que casi nunca la ejecuta con la pureza exigida. Otra de las limitaciones que tiene este torero es la muleta, sus actuaciones se cuentan por la cantidad de trapazos que le receta a cada uno de sus enemigos, no siendo óbice para conseguir los triunfos allá por las plazas donde actúa. Y como es normal, en esta no su salió del guión que tiene establecido, con la única diferencia que en esta plaza las orejas para este tipo de toreo están algo mas caras.

Daniel Luque, sin embargo, es el torero antagonista. A esta plaza vino con ambición, con ganas de triunfar y así lo demostró desde el primer momento, haciendo los quites que le correspondían y en sus dos toros intentó hacer el toreo que lleva dentro. A ambos enemigos les puso emoción en sus faenas, ejecutando las suertes dentro de su estilo, pero, como dije, salvando las distancias con El Fandi, a su toreo le faltó construcción, forma, y le sobraron adornos y ventajas, ya que mientras en la retina de los aficionados que aun venimos a las plazas quede el toreo de verdad, tendremos que medir con esta vara las actuaciones de los demás.

Los espectadores vieron en sus faenas la reinvención del torero, porque sus faenas en ambos toros causó el delirio de los tendidos, y no dudo que hubiera sido así, si sus faenas hubieran sido construidas previamente toreando y los adornos, como su nombre indica, hubieran sido el remate final de sus faenas, pero desgraciadamente no fue así. Lo único que nos faltó por ver es que premios hubieran solicitado para el torero si hubiera matado bien, porque si por una estocada trasera, un aviso y dos descabellos le dieron una oreja, que hubiera sido lo contrario. Como dije, el delirio.

Uceda Leal estuvo en su línea, de torero sin florituras, pero que sigue sin dar el paso necesario para rematar sus actuaciones, de la misma forma que no remata sus muletazos. Está remiso en la entrega, se aflige con facilidad y no encuentra el sitio a sus enemigos. Otro de los factores que decepcionaron a los aficionados, es que nos tenía acostumbrados a una estocada por toro, sin embargo ayer necesito pinchas varias veces a cada uno de sus enemigos para despenarlos. Ánimo torero.

No hay comentarios: