Google+ Badge

viernes, 24 de mayo de 2013

24 de mayo de 2013: Dos orejas de ley

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo

Feria de San Isidro. 15º de feria. Corrida de toros.

Ganadería: 6 toros de Victoriano del Rio. Encaste Juan Pedro Domecq. El ganadero de Guadalix para no romper la racha de la feria trajo a Madrid una corrida desigual con algunos toros protestados por escaso trapío y su comportamiento fue variado predominando la mansedumbre, de esta condición destacó el tercero.

Terna:
  • Sebastián Castella: De tabaco y oro. Estocada desprendida y trasera y cuatro descabellos. Silencio. Estocada, aviso y descabello. Oreja. 
  • José María Manzanares: De Grana y oro. Estocada trasera y atravesada recibiendo saliéndose de la suerte. Oreja. Pinchazo y 2 descabellos. Silencio. 
  • Alejandro Talavante: De Azul y oro. Estocada arriba. Dos orejas. Salida por La Puerta Grande. Estocada casi entera, tendida y trasera y dos descabellos. Silencio 

Presidente: D. Manuel Muñoz Infante. Se le criticó al usía la concesión de la oreja a Sebastián Castella. También se le notó al presidente una disposición al conceder el trofeo a Manzanares sin embargo fue algo remiso al sacar el pañuelo blanco en la primera oreja a Talavante. Seguro que tendrá sus debilidades taurinas y se le olvidó dejarlas en casa. Se olvidó también de castigar a banderillas negras al segundo de la tarde por su condición de manso y cambiar el tercio sin que el toro fuera picado.

Suerte de varas:
  1. Batatero: La primera vara cayó trasera y el toro hizo una fea pelea en el caballo. En la segunda entrada, siguió manseando y no fue castigado, eso sí, el piquero colocó la puya trasera. 
  2. Buenasuerte: Puya traserita y el piquero le tapó la salida. El toro se dejó pegar, pero blandeó. En la segunda entrada no quiso pelea y el piquero lo picó trasero a pesar de que lo pusieron en suerte muy cerca. Sería para no perder la costumbre. 
  3. Artilero: Necesitó entrar al caballo cinco veces y a pesar de esto no fue picado, cada vez que sentía el hierro salía huyendo buscando la salida hacía la dehesa. Un manso pregonao. 
  4. Embarrador: Se dolió al sentir el hierro y salió huyendo de la suerte. En la segunda entrada se defendió y no se empleó, corroborando su condición de manso. 
  5. Despreciado: Picó algo trasero el del castoreño y el animal salió suelto de la pelea.. En la segunda entrada se dejó pegar.. 
  6. Comunero: En la primera entrada al caballo el picador perdió el equilibrio y le costó una costalada sin consecuencias. En la segunda entrada pico bajo, pero sin rencor. . 

Cuadrillas y otros. De los toreros de plata destacaron, Javier Ambel en la lidia del cuarto y en los pares de banderillas del primero. El tercer par fue sensacional. El público le obligó a desmonterarse. También destacaron Juan José Trujillo y Curro Javier, de la cuadrilla de Manzanares. En el primer par del quinto, el toro hizo hilo con el torero y Curro Javier salió apurado. Nadie estaba en su sitio para hacer el quite. El sexto de la tarde arrolló al torero de plata Julio López, perteneciente a la cuadrilla del Talavante. Lo trasladaron a la enfermería.

Comentarios: Esta vez sí consiguió el torero pacense salir por La Puerta Grande. El toro que le tocó en suerte fue un manso pregonao que sacó la casta de los toros de esa condición. El torero estuvo a la altura exigida por su enemigo y si me apuran por encima, haciendo la faena en tablas, que era la querencia del manso, jugándosela y demostrando que cuando el corazón quiere triunfar, no hay barreras que puedan evitarlo, ya que vale cualquier toro y todo terreno es válido. Es la diferencia que marca a los toreros. Se esperaba a Talavante después de la decepcionante actuación en su última aparición en el ruedo venteño, no las tenían los aficionados todas consigo pero salió la casta que el torero lleva dentro y ante un toro sin picar, manso y encastado que en un descuido al perderle la cara estuvo a punto de llevárselo por delante, disipó cualquier duda sobre su estado de ánimo.

A los aficionados les hubiera gustado tener con Manzanares la misma disposición que tuvo con Talavante, pero el toreo del alicantino distó mucho para ser reconocido como tal, ya que su aptitud ventajista estuvo presente durante las faenas a sus dos toros, y como este toreo es el que le permite triunfar en otras plazas, el aficionado supondrá que por mucho que le exija, el torero nunca dejará de usar las ventajas que vienen siendo habituales en él. En su primero y ante un manso que se dejó torear en la muleta, demostró una vez mas que no estaba dispuesto a cruzarse, cargar la suerte, torear sin descomponer la figura y dejar de meter el pico en cada muletazo y como este toreo es el que gusta a sus partidarios, entre los que se encuentran los “Isidros”, no le hace falta exponer. Al final el toro se fue sin torear. Su segundo ya no fue un tan claro, y el torero tampoco estuvo a la altura que requería su enemigo. Al final trató de arreglarlo pero el toro ya había perdido la acometividad y no transmitía nada a los tendidos.

Sebastián Castella demostró de nuevo que ha perdido el sitio y dista mucho de ser el torero que le valían todos los toros y su toreo llevaba la emoción a los tendidos. La oreja que cortó en su segundo no tuvo el valor artístico ni emotivo que imprimió en otras tardes de triunfo. Es cierto que tuvo la mala suerte que su primero se lastimara en una mano y que tuviera que despenar al pobre animal sin darle la oportunidad de lucirse, pero en su segundo no estuvo fino el torero francés. Lo recibió con el pase cambiado sin inmutarse y que tuvo otro hándicap en su contra, el aire, pero con la muleta en la izquierda toreó para fuera, dando una serie de naturales aseada pero cerró con el pase de pecho aprovechando el viaje del toro. Como dije, en esta ocasión su toreo no conectó con los tendidos. En otra ocasión será, torero.

· ©J. Barranco

No hay comentarios: