Google+ Badge

miércoles, 29 de mayo de 2013

29 de mayo de 2013: Las sombras de la Fiesta


Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo

Feria de San Isidro. 20º de feria. Corrida de toros.

Ganadería: 4 toros de Jandilla y 2 de Las Ramblas, 2º y 4º. Encastes ambos de Juan Pedro Domecq Díez

Terna

  • El Fandi. De nazareno y oro. Pinchazo y estocada trasera y caída. Silencio. Estocada atravesada al paso. Aplausos de sus incondicionales.
  • Daniel Luque: De grana y oro. Pinchazo y estocada trasera y caída. Silencio. Tres pinchazos y descabello. Silencio
  • Jiménez Fortes. De malva y oro. Estocada casi entera y tendida. Silencio. Estocada caída. Silencio

Presidente: D. Julio Martínez Moreno. Le costó al presidente devolver el segundo de la tarde. Tal y como se desarrollaron los acontecimientos dio la impresión que el sobrero lo tenían que pagar D. Julio y su asesor, Joselito Calderón Si no hubiera sido así a cualquier espectador le hubiera costado creerse cualquier otra historia. Pero no terminan aquí esta serie de diferencias entre los aficionados y el presidente. No es la primera vez que D. Julio les hace tragar un inválido y después se enorgullece justificándose en los medios de comunicación diciendo que no devolvió el toro tal o cual porque le gustó y pensó que se vendría arriba en banderillas. Este tipo de declaraciones, Sr. Presidente, son tendenciosas y el aficionado podía mal interpretarlo de la siguiente manera: como soy la autoridad, hago lo que me la gana, aunque, no sea cierto. ¿O No, Sr. Presidente? Pero alguien podría responderle: Su misión es cumplir el reglamento, y el animal que no reuna condiciones para la lidia devolverlo a los corrales. Con esto se ganaría, por lo menos el respeto de los aficionados.

Suerte de varas:

  1. Halcón: En la primera entrada al caballo el piquero marcó trasero pero no lo castigó. En la segunda entrada más de los mismo. El toro fue manso y descastado, aunque no se le pudo ver en el caballo.
  2. Leoncillo: Lo picó trasero y manseó en la pelea el burel. En la segunda entrada al caballo el piquero marcó solo la puya sin castigar y cuando salió del caballo perdió las manos. El toro, manso e inválido tampoco se le vio en el caballo.
  3. Guardés: Picó trasero y el animal se dejó pegar. A la salida se dio el toro una vuelta de campana que lo terminó de rematar. En la segunda entrada al caballo tardó en acudir y el piquero marcó solo. Manso, descastado e inválido. 
  4. Dromedario. En la primera entrada al caballo lo picó trasero pero sin castigarlo. En la segunda vara, lo mismo. El toro manso e inválido, no fue picado.
  5. Sahorí: Aparte de ser picado trasero el toro hizo una fea pelea en varas. En la segunda entrada acudió con tranco, pero fue también el montado picó trasero, como es habitual. No se le ha visto en el caballo, sin embargo en la muleta se defendió. Manso y blando
  6. Silencioso: Marcó solo el castigo. En la segunda vara salió suelto y tampoco fue castigado. Manso, descastado e inválido. En la muleta fue un autentico cadáver. 

Cuadrillas y otros. Las dos ganaderías que se lidiaron en la tarde de ayer rivalizaron en mansedumbre, falta de casta e invalidez. ¿Para eso remendaron el ganado de Jandilla? Pocos banderilleros se lucieron ayer, ya que El Fandi acaparó los rehiletes en sus dos toros, privando con ello que algún torero de plata de su cuadrilla se luciera en esta bella suerte. Intentó lucirse El Algabeño en el segundo de la tarde y también A. Manuel Punta en el quinto. Seguro que alguien les llamaría la atención para que no le hicieran sombra al “maestro” granadino. Hechos más rocambolescos se han visto, y si no, sigan leyendo.

Comentarios: Cuando se anuncian las figuras, siempre hay movida de corrales. Este es un hecho que va implícito donde torean estos “valientes” caballeros. Según se comentaba en los mentideros de la plaza, la corrida anunciada de Jandilla había sido rechazada en su totalidad por los veterinarios en el reconocimiento previo, e iba a ser sustituida por un encierro de El Torreón. Hasta aquí todo normal. El aficionado pensó, siempre que vienen figuras tratan de meter el toro ovejuno. La sorpresa fue que después del sorteo la empresa anunció la corrida de Jandilla remendada con dos toros de Las Ramblas. La especulación de nuevo saltó al primer plano de la fiesta. Al parecer, la noche anterior habían traído varios camiones de toros de la ganadería anunciada para intentar completarla. Con ello los veterinarios lograron pasar cuatro toros. ¿Qué fin buscaba el empresario con esta jugada? Muy fácil, con cuatro toros no tenía la obligación de devolver el importe de las localidades a todo aquel que lo deseara. Esa era su jugada, golfa, pero jugada y consentida por los que oficialmente vigilan la pureza de la fiesta.

Aquí no terminó todo, porque lo explicado anteriormente son comentarios de mentideros, donde cada uno debe ponerle la componente de veracidad que considera oportuna. La verdad de la corrida no ocurre en el ruedo, donde los taurinos han impuesto el toro moribundo y descastado, la verdad cruda y dura se produce en los entresijos de los corrales, donde los protectores de los toreros tratan de imponer sus criterios ante la oposición de los veterinarios y las autoridades, que en muchos casos se dejan manipular por estos, buscando siempre el mismo objetivo, el toro ovejuno, sin casta e invalido, y si no consiguen su objetivo, presentan un parte médico que sus toreros, que en muchas ocasiones llevan en el bolsillo, y se caen del cartel. Esa es la verdadera corrida, lo que los espectadores vemos en el ruedo son sus consecuencias. Y ayer lo que salió por chiqueros fue una corrida de novillos a los cuales les salvaba la cabeza. ¿Todas estas movidas de corrales, llenas de corrupción, para sacar por toriles este impresentable ganado? ¿Cómo serían los toros que rechazaron los veterinarios? ¿Y para esto tantos veedores en las nóminas de los toreros y de las empresas? Otra de las preguntas que se hacían los aficionados fue: ¿Qué figuras se anunciaban ayer? ¿El Fandi?, y sus banderillas a toro pasado (quitando la oportunidad al aficionado de ver parear a los toreros de plata, que es lo único que se está viendo en esta feria) y sus faenas vulgares de muleta, a toros descastado e inválidos? ¿Daniel Luque? Que se anunció para aburrir a la parroquia con dos toros de las mismas condiciones, y no se privó de torear con todas las ventajas inventadas por estas figuras de cartón piedra, o, ¿Jiménez Fortes? Que venía de relleno y que al final fue capaz de aburrir a los aficionados con los dos animalitos que no valían un duro los dos juntos. Estas son las luces deslumbrantes que los taurinos venden en el ruedo. Las que ciegan a los públicos y a la prensa oficialista, olvidándose de sacar a la luz las sombras que oscurecen los corrales.

©J. Barranco

No hay comentarios: