Google+ Badge

jueves, 15 de mayo de 2014

14 de mayo de 2014: Qué tostón

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de San Isidro 5ª de feria

Ganadería

La ganadería anunciada era de la Palmosilla, de procedencia, Juan Pedro Domecq Díez, Juan Pedro Domecq Solís y José Luis Osborne. Debido a su comportamiento, fueron devueltos el tercero, cuarto y quinto y en su lugar se corrieron toros de Torrealta, González Sánchez Dalp y La Rosaleda.

Terna:

  1. Juan José Padilla: De purísima y oro. Pinchazo y pinchazo hondo, trasero y tendido. Silencio. Metisaca, estocada trasera y tendida, aviso y cuatro descabellos. Silencio benevolente. Sartenazo infame. Pitos.
  2. Joselito Adame: De tabaco y oro. Estocada caída y atravesada que lo caza al toro. Vuelta al ruedo tras petición. Metisaca, diez descabellos, segundo aviso y tres descabellos de regalo. Silencio muy benevolente.

Presidente

D. Justo Pérez Ramos: Se lució el presidente. La corrida vino en un estado cadavérico impropio de cualquier plaza y el usía nos hizo tragar los dos primeros inválidos, seguramente previniendo lo que vendría después, ya que se vio en la obligación de echar al corral los tres siguientes toros, tercero, cuarto y quinto. En sexto también fue un cadáver y ante las protestas de los aficionados, muchos en su interior prefería que no lo devolviera: eran casi las diez de la noche y después del deplorable espectáculo que dieron todos los que tuvieron algo de responsabilidad en la plaza, incluido el presidente, el público pedía a gritos sordos que terminara el suplicio a que se vio sometido. 

Suerte de varas:

  1. Diligente 531 Kg: El comportamiento del toro se vio limitado a su condición cadavérica y a pesar de ello derribo al montado, no por su fuerza, sino por la impericia del picador. El toro un cadáver que el presidente nos hizo tragar. 
  2. Resultón 530 Kg: Otro animal que ni se empleó en el caballo ni fue castigado, tampoco lo necesito. Inválido.
  3. Estudiante 597 Kg: En la primera vara se defendió y salió suelto. En la segunda entrada al caballo se arrancó en un arreón propio de manso y siguió defndiendose. Manso que se ha dejado torear en la muleta. 
  4. Rataverde 522 Kg: Otro manso que saltó al ruedo. En la primera vara no e empleó y en la segunda salió suelto sin ser castigado. Manso que ha servido para la muleta.
  5. Jaleo 535 Kg: En la primera vara empujó y derribo al picador, pero salió suelto. En la segunda entrada se limitó a sujetarlo y taparle la salida. Manso y descastado.
  6. Hacendoso 570 Kg: En la primera entrada el toro se dejó pegar y el picador midió el castigo. La segunda vara no existió. Ha cumplido en el caballo en lo poco que se le ha visto y ha dado juego en la muleta. 

Cuadrillas y otros:

Vaya tarde que nos dieron los toros de la Palmosilla a lo que hay que añadir la actuación de los toreros. No dieron una a derechas y como colofón los toreros-banderilleros se pusieron a repartirse los rehiletes para hacer más amena la tarde y lo que consiguieron fue lo contrario. Dos horas y cincuenta minutos para un espectáculo donde la suerte de varas fue un puro simulacro, faenas de muleta eternas, donde faltaba lo fundamental, el toro, con toreros que buscaban el triunfo a costa de lo que fuera, y después de faenas insulsas y sin base, tiraban del recurso del arrimón. En una palabra: una corrida infumable. Si hubiera que destacar algo, destacaría la lidia del sexto de la tarde a cargo del torero de plata, Roberto Martín, Jarocho y el tercer par al tercero a cargo de Tomás López.

Comentarios:

D. Justo se vio en la tesitura de devolver el tercero de la tarde, y a partir de este momento todo le fue más fácil, comenzó a devolver toros y así estuvo hasta que salió el sexto. Y no es que este no mereciera seguir el mismo camino que sus hermanos de camada, es que el presidente entendió que ya estaba bien de hacer sufrir a los pobres espectadores e hizo caso omiso a las protestas de los recalcitrantes aficionados que seguían insistiendo, con razón, que el animal no reunía las condiciones necesarias para la lidia. Pero mirando para atrás, el primero y el segundo deberían haber tomado el camino de chiqueros. Así está la fiesta, los empresarios o son malos gestores o se ven en la necesidad de estar al servicio de los taurinos insaciables que solo miran por sus intereses, si no fuera así, tratarían de ofrecer calidad en los festejos y de esta manera el público volvería a llenar las plazas. 

Fue un festejo lamentable, lleno de vulgaridad, donde no recuerdo ningún detalle de los toreros participantes. El toro de la alternativa de Manuel Escribano no le dio la oportunidad de lucirse, ya que era un cadáver y su segundo, un sobrero de La Rosaleda, le estuvo punteando la muleta durante casi toda la faena. El torero no mandaba y aunque el toro no se empleó en la pelea, el de Gerena se dedicó a componer figuritas cada vez que remataba una serie de , por llamarlo de alguna manera, pases..

El primero de Juan José Padilla perdió las manos al tercer muletazo y ante un enemigo de estas cualidades poco podía hacer el coleta jerezano. A pesar de esto, el animal acudía a todos los cites del torero, pero éste se limitó a aburrir a la concurrencia con una faena falto de contenido. Al final y posiblemente contagiado por la desidia del público, lo desarmó. A su segundo un toro que no fue castigado en varas, lo recibió de hinojos en el anillo, pero al primer muletazo ya de pie, lo desarmó, convirtiendo su faena en un autentico desastre. Su desconfianza llegó a estropear a un toro que no entendió

Al torero mexicano Joselito Adame, nadie puso en duda su disposición, pero hay una ley en este arte, que para que un torero pueda lucirse lo mínimo que debe haber son toros, y eso fue lo que no hubo. Por este motivo las faenas que llevó a cabo el torero carecieron de la emoción necesaria para que le público pudiera valorar su labor. A pesar de esto aunque le presentaba a su enemigo la muleta planchada, embarcaba con el pico rematando los muletazos para afuera y fuera de cacho, aprovechando el viaje de su toro. De esta manera. y al comprobar el torero que no calaba en los tendidos usó el recurso del arrimón, pero como dije, este tipo de recursos están reservados para toros con trasmisión y no precisamente con cadáveres, de esta manera lo único que consiguió fue aburrir a los espectadores, ya que en el sexto le pedían clemencia para que despenar a su enemigo cuanto antes. La cena se estaba quedando fría. 



©Pepeíllo.

1 comentario:

Gonzalo Ramos Aranda dijo...

Les comparto mi poema (corregido), inspirado en la plena injusticia . . .

JUSTO . . . EN LAS VENTAS

“La justicia dio revés, . . . quítenle la toga al Juez.”

Anda, . . . Joselito Adame,
anda, . . . tu grandeza dame,
con un toro de reserva,
tauromaquia se preserva.

Tarde triste, tarde aciaga,
tarde que el ánimo apaga,
por más que luchas e intentas,
hay injusticia en Las Ventas.

Fiesta taurina en España,
que la necedad empaña,
un fallo contra corriente,
de lo que pide la gente.

Pañuelos, presagio, dicha,
la realidad cruel desdicha,
el triunfo en tu patrimonio,
se te apareció el demonio.

San Isidro Labrador,
solo te pido un favor,
pese a que Usía sea "jumento",
que se aprenda el reglamento.

No quiero llamarle robo
a la insensatez de un bobo,
aunque hay gran equivalencia,
fue un despojo sin violencia.

Presidente, Justo Polo,
juzgó con injusto dolo,
decidió negarte oreja,
mas tu entereza no ceja.

Me quito ante ti el sombrero,
pa’ mí que el Juez fue el sobrero;
en las peores contingencias,
las mayores excelencias.

Hay arte que no se mancha,
muy pronto tendrás revancha,
joven torero, arrojado, . . .
vendrá el momento soñado.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 14 de mayo del 2014
Dedicado a mi querido tío, Don José Luis Galván Ribera (QEPD) y a Tlaxcala Brava
Reg. SEP Indautor (en trámite)