Google+ Badge

lunes, 2 de junio de 2014

1 de junio de 2014: Un desastre presidente

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.

Feria de San isidro, 23ª de feria


Ganadería

5 Toros de Montealto. Encaste Luis Algarra- El Ventorrillo y uno de Julio de la Puerta, encaste Domecq.

Terna:

  1. El Capea: De. Grana y oro. Pinchazo bajo y tendido. Descabello tras aviso. Pinchazo, media estocada y tres descabellos. Silencio. 
  2. Alberto Aguilar: De nazareno y oro. Pinchazo y estocada desprendida. Silencio. Estocada hasta los rublos. Oreja.
  3. Sebastián Ritter: De granate y oro. Estocada baja y trasera. Silencio. Media atravesada. Aviso. 18 descabellos y dos avisos. Bronca. 

Presidente

D. Trinidad López-Pastor Expósito. No estuvo fino el presidente a pesar que devolvió a los corrales el primero y el tercero. Hizo tragar al público el tercero-bis y el cuarto, ambos inválidos que no reunían condiciones para la lidia.

Suerte de varas:

  1. Marcocinado 534 Kg: Entró al relance y salió suelto. En la segunda entrada volvió a salir suelto del caballo sin recibir castigo. Manso, descastado y blando. 
  2.  Lirio 568 Kg:. Le tapó la salida el piquero y no lo castigó. El animal se enceló en él y al levantar la vara el picador, el toro se lo echó a los lomos, al caballo y al montado. Encelándose con el caballo y cuando consiguieron sacarlo barrió el ruedo. En la segunda vara lo picó el reserva. Manso con algo de casta que se rajó en la muleta. 
  3. Caramelo 579 Kg: En la primera vara empujo con la cara alta. En la segunda entrada fue picado muy trasero perdiendo las manos. Inválido 
  4. Rezador 621 Kg: Primera vara trasera y le tapó la salida. El animal se dejó pegar, perdiendo las manos. En la segunda vara el piquero marcó solo el castigo. Inválido. 
  5. Rencoros. 570 Kg: En la primera vara fue picado trasero y salió suelto. En la segunda entrada le dieron una mala lidia y lo metieron debajo del montado. No se le ha visto en el caballo y en la muleta ha tenido mucha calidad y ha estado por encima del torero. Aplaudido en el arrastre. 
  6. Ali-Rota 562 Kg: La primera vara trasera y no lo castigó y la segunda lo mismo pero tapándole la salida. Como consecuencia de no haber sido picado el torero no ha podido con él en la faena de muleta.

Cuadrillas y otros:


El torero Paco Ureña fue sustituido por el colombiano Sebastián Ritter, sin que nadie conozca los méritos que este torero ha hecho para tal distinción. Ya que hablamos de méritos podían haber contratado a Miguel Ángel Perera. ¿O no? El segundo de la tarde derribó y tanto los torero como los monosabios no encontraban la manera de sacar al toro del caballo, cuando lo consiguieron, retiraron al caballo del ruedo y fue picado por el que tapaba puerta en querencias, sin que otro picador saliera al ruedo. Era lo más lógico, pero en estos espectáculos la lógica es pura especulación. De los hombres de plata se lucieron Rafael González en el segundo y Jesús Robledo, Tito, en el sexto, con los rehiletes y. Martín Antequera en la lidia del tercero. 

Comentarios:

Es normal ver picar trasero, taparles la salida a los toros, no medirles el castigo, y que los presidentes no devuelvan a los corrales animales que no reúnen condiciones para la lidia. Estos hechos se repiten con demasiada frecuencia en los ruedos, después vienen las consecuencias. Ayer el sexto no fue picado y cuando llegó a la muleta el torero no tuvo lo recursos necesarios para poderle a su enemigo. No supo someter al burel para enseñarle quien debía mandar en la pelea, el torero quiso ponerse bonito pero ese no era el guión que exigía su enemigo. Así le fueron las cosas, después de 18 descabellos el toro aún le estaba pidiendo pelea y el torero tenía a sus espaldas dos avisos y la suerte de cara, ya que cuando estaban anunciando el tercero, acertó con el descabello, evitando con ello que le devolvieran el toro al corral. En su primero ni hubo toro, ni hubo torero, la decisión de un presidente permisivo con la empresa mantuvo en el ruedo a un animal no apto para la lidia.

Alberto Aguilar estuvo a punto de poner firme al escalafón, pero su faena al quinto le falto haberse puesto en su sitio. Temple en su muleta tuvo y con ello consiguió muletazos de buenos trazos sin descomponer la figura, pero le faltó continuidad y tuvo un problema añadido, que su enemigo estuvo por encima del torero. Se equivocó al no continuar toreando al natural y eso le restó mucho peso a su faena, pero por lo menos el público no se fue de vacío. El que debería pensarse su futuro en esta profesión es El Capea. Venir a Madrid con esa disposición debe ser muy duro y muy necesario, pero el chaval es uno de los pocos toreros que aún no ha demostrado ninguna virtud con el fin de evitar que el público crea que su inclusión en los carteles de esta feria son movimientos especulativos de despachos. 



©Pepeíllo.

No hay comentarios: