Google+ Badge

martes, 24 de mayo de 2016

23 de mayo de 2016: Menuda oportunidad perdida


Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo. Corrida de novillos

Ganadería

6 Novillos de La Ventana del Puerto, encaste Atanasio Fernández Lisardo Sánchez. Bien presentada que dieron en general juego en la muleta. Algunos ejemplares mostraron casta.

Terna:
  • Alejandro Marcos: De rioja y oro. Estocada y aviso. Vuelta al ruedo por su cuenta tras petición minoritaria. Tres pinchazos, aviso estocada y descabello. Silencio. 
  • Joaquín Galdós: De salmón y oro. Bajonazo descarado. Silencio benevolente. Estocada que llenaría de vergüenza a cualquier profesional. Silencio.. 
  • Juan de Castilla: De azul celeste y oro. Metisaca escandalosamente bajo, pinchazo, aviso y estocada. Silencio..

Presidente: D. Trinidad López-Pastor Expósito.

En el primero el público generoso solicitud la oreja para Alejandro Marcos creyendo que estaba en la plaza de Benidorm, pero el presidente no fue de la misma opinión. 

Suerte de varas: 

  1. Huracán. 494 Kg: En la primera vara se dejó pegar con poca clase y en la segunda el piquero se limitó a marcar el castigo. Manseó en varas y en la muleta toreó al torero. .
  2. Lituanillo. 4469 Kg. Se defendió en el caballo y el picador no estuvo muy acertado. Manseó en la pelea con el picador. En la muleta el torero ha desperdiciado una oportunidad para triunfar.
  3. Resistemucho. 519 Kg: De nuevo fue el picador quien enfureció a los aficionados, primero marcando el castigo en el brazuelo del novillo Al novillo no se le ha visto en el caballo y en la muleta no dejó de embestir. 
  4. Parasolillo. 522 Kg: Se dejó pegar en la primera entrada y en la segunda el picador le montó un sainete impropio de un profesional. El novillo cumplió en varas metió la cabeza pero sin entregarse en la pelea.
  5. Lavandero. 533 Kg: En la primera entrada apretó llevando al caballo sobre las tablas. En la segunda se empleó con menos acometividad. En el caballo se empleó pero en la muleta se rajó. Manso.
  6. Bonoloto. 520 Kg. En la primera entrada al caballo acudió descompuesto y el piquero marcó el castigo en el brazuelo, en la segunda el piquero no estuvo afortunado. El novillo manso y descastado. 

Cuadrillas y otros

Tarde de temperatura agradable. En esta ocasión el coso registró la mitad del aforo. Tanto los toreros de plata como los picadores, no tuvieron su tarde, solo recuerdo un detalle en el par de banderillas de Manuel Macías en el sexto. Lo demás si los aficionados queremos continuar asistiendo a estos espectáculos, habrá que olvidarlo

Juan de Castilla sustituyó a Luis David Adame por cogida de este.



Comentarios:

Pero los que no deben olvidar el espectáculo que ofrecieron son los profesionales implicados en esta debacle taurina. Muchos de los participantes deberían sentir vergüenza de sus actuaciones y con ello redimir parte de sus culpas. Ni los picadores, ni los toreros de plata estuvieron en ningún momento a la mínima altura del respeto que deben recibir los espectadores que acuden a estos espectáculos.

Los novillos pusieron en bandeja de plata el triunfo a los coletas y como complemento, a sus cuadrillas, pero nadie estuvo a la altura de sus enemigos. Los novilleros desperdiciaron una bonita oportunidad para que las empresas no olvidaran sus nombres, pero con sus actuaciones creo que algunos no deberían olvidar los libros. Mucha culpa tiene también ese público festivalero que viene a los cosos a ofrecer el triunfo de los toreros por el solo hecho de colmar su ego personal de haber asistido a un triunfo espectacular, sin caer en la cuenta que la que paga la factura de su irresponsabilidad es la seriedad de la fiesta.

Mucha vergüenza pasó el aficionado viendo a un torero como Juan de Castilla tratando de consumir el tiempo de la lidia del sexto dando pases al hilo del pitón, metiendo el pico por sistema, mientras que los espectadores abandonaban el coso aburridos del espectáculo deprimente que el novillero colombiano ofrecía. Para remate de una faena que no existió y cuando todos los presentes esperaban que se tirara a matar, exhibió el remate con unas bernardinas mientras los aficionados le reclamaban por compasión que finalizar la faena En su primero se dobló con él al comienzo de faena, pero rápidamente se le vieron las intenciones de colocarse en el sitio de las figuras, es decir fuera de cacho y utilizando el pico de la muleta que en algunos momentos casi deja tuerto a su enemigo. Tuvo un problema el novillero, que el novillo no se cansó de embestir y se le marchó con las orejas puestas al desolladero. Si este chaval es capaz de sacar conclusiones de lo ocurrido esta tarde en el ruedo, es posible que consiga algo en este duro oficio, sino, mejor es que retome los libros.

La misma suerte corrió su compañero de terna, Alejandro Marcos. El salmantino se dejó escapar una oportunidad de platino, y terminó siendo toreado por su enemigo. Durante toda la faena se limitó a acompañar l embestida del novillo, en lugar de mandara su muleta. El público generoso interpretó lo contrario y solicitó la oreja para el torero, y este al no tener conocimiento de lo que había ocurrido en la arena se puso a dar la vuelta al ruedo por su cuenta. Patético, torero. Su segundo a pesar de no tener una embestida clara, en los primeros compases de faena metió la cabeza, y el torero solo tuvo que aprovechar la oportunidad de torear, pero eso fue lo que no hizo, llenando el albero de trapazos. 

Joaquín Galdós para no destacar de sus compañeros de cartel, en su primero desperdició una oportunidad. Se le vieron maneras en el manejo del percal en el quite que hizo por verónicas, con la pañosa en la mano no estuvo a la altura de su enemigo. El novillo acudía al engaño a cada solicitud del torero pero éste se limitó a aburrir al respetable. No tuvo bastante con lo expuesto que se le fue la mano al entrar a matar y despachó a su enemigo con un bajonazo que llenó de pudor a todo el escalafón de novilleros. Su segundo le ofreció también una oportunidad pero el torero se limitó a sacar de su muleta solo trapazos y el pobre animal, aburrido como una ostra, se rajó. Que menos podía hacer. 



©Pepeíllo

No hay comentarios: