Google+ Badge

sábado, 4 de junio de 2016

3 de junio de 2016: La terna no dio la talla

Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo. Corrida de toros

Ganadería

6 Toros de Victorino Martín, procedencia Albaserrada. En el tipo y pareja. De variado juego, salieron toros que se dejaron torear y otros como el primero que vendió cara su muerte. Algunos mostraron mansedumbre y en línea general encastados. Otros desarrollaron sentido y nobleza. En el caballo en general se emplearon. El tercero y quinto fueron aplaudidos en el arrastre.

Terna:
  • Uceda Leal: De verde botella. Estocada caída que vale. Bronca. Estocada baja y descabello. Silencio.
  • Miguel Abellán: De blanco y oro. Dos pinchazos, estocada trasera y descabello. Silencio. Tres pinchazos y descabello. Silencio.
  • El Cid: De verde seco. Estocada baja que vale. Saludos desde el tercio. Estocada desprendida. Silencio. 

Presidente: D. Justo Polo Ramos. 

En el segundo toro se le dedico una sonora bronca al cambiar el tercio cuando el animal solo tenía colocados solo tres palos. 

Suerte de varas

  1. Bolsico. 541 Kg: Cárdeno bragado El animal recibió un excesivo castigo en el caballo y el torero lo permitió. En la primera vara empujó y fue castigado trasero. En la segunda entró suelto y el piquero le arreó de nuevo tapándole la salida. Manso encastado
  2. Venenoso. 548 Kg. Cárdeno. En la primera vara fue picado trasero y salió suelto. En la segunda entrada le arreó el piquero, pero no se entregó en la pelea, repuchándose. Manso encastado, que llegó con sentid a la muleta. 
  3. Garrochista. 556 Kg: Cárdeno. El picador se agarró arriba y el toro empujó con fijeza, pero le tapó la salida sin necesidad. En la segunda vara lo dejó de largo y el toro se arrancó de nuevo, el picador midió el castigo. Buen toro en el caballo y noble en la muleta. 
  4. Vengativo. 505 Kg: Cárdeno Bragado. En la primera entrada al montado no se entregó en la pelea y en la segunda se limitó a cumplir- Soso y noble que el torero desperdició en la muleta.
  5. Alevín. 504 Kg: Cárdeno. En las dos entradas al caballo se dejó pegar empujando en el peto. El animal cumplió en varas y estuvo por encima del torero. 
  6. Jaqueca. 508 Kg Cárdeno. En la primera vara se empleó pero el picador se limitó a sujetarlo. En la segunda vara midió el castigo. Manseó en el caballo y en la muleta el torero no lo entendió.

Cuadrillas y otros:

En tarde agradable el coso registró un lleno, colocándose cartel de “No hay Billetes”. El ganado de Victorino Martín sigue atrayendo mucho público a la plaza. 
Tras el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del torero mexicano, -El Pana, fallecido recientemente. Ninguno de los tres espadas le brindó un toro. 
El Cid brindó su primer toro al ganadero, Victorino Martín Andrés, al cual se le había colocado por la mañana una placa conmemorativa a la entrada de La Puerta Grande. En el tercero destacó en la brega el torero de plata. Alcalareño, de la cuadrilla de El Cid.

Comentarios:

La tarde de los toros de Moreno Silva, hubo quien comentó que el juego que dio el ganado era más propio del siglo XIX, que de esta época. Ayer, el primero que le tocó a Uceda Leal fue un toro complicado y que desarrolló sentido durante la mala lidia que le habían dado, y el torero recogió en la muleta lo que había sembrado. Se dobló con su enemigo y el aficionado pudo comprobar que el toro no tenía un pase. Pero fue curioso el comportamiento del público, Al tomar el acero después de quitarle las moscas de la cara, el espectador generoso le regaló una sonora bronca de las hacen época. Muchos aficionados se preguntarían, porque no protestaron cuando permitió machacar al animal en el caballo y su cuadrilla le dio una lidia malísima. Dicho comportamiento del público viene impuesto por las modas. Hoy no se explica que un torero no esté los diez minutos en la cara del toro, y si incluimos avisos, más, aunque solo ofrezca trapazos y faenas ventajistas, y la brevedad en las faenas está mal vista. Su segundo fue de otra condición, metió la cabeza con nobleza en la pañosa pero el torero no vino con la disposición que merecía el evento. Estuvo en la pala del pitón durante toda la faena y con una desconfianza impropia de un torero que se jugaba el siguiente contrato en esta corrida.

El primero de Miguel Abellán se fue parando según transcurría la faena y midiendo las embestidas. Toreando al natural se descubrió el torero y su enemigo lo puso en apuros. De esta manera el toro fue distinguiendo donde estaba el torero y la muleta y el animal terminó imponiendo la ley del más fuerte, ya que matador no fue capaz de mandar. Su segundo estuvo por encima del torero, que solo consiguió unos muletazos templados toreando con la derecha. Por ese pitón el toro se comía la muleta y el espada tuvo la dignidad de aguantar la acometividad de su enemigo, pero le faltó mando para haber redondeado una faena. Toro tuvo para ello. A pesar de su voluntad, el toro se fue sin torear. Una pena torero. 

El Cid en su primero dio la impresión de haber recuperado el estado de gracia que le encumbró a los primeros puestos el escalafón años ha, pero a su voluntad le añadió unos tintes de pico y al hilo del pitón que enturbiaron en gran medida la faena. Consiguió algún muletazo de calidad, pero de este torero hay que esperar más, sobre todo porque tuvo enfrente a un enemigo noble aunque le faltó algo de codicia. En su segundo basó la faena al natural, pero el toro tuvo mucho que torear y el torero no estuvo a la altura para sacar de él todo lo que le ofreció. Por el pitón derecho el toro mostró algunas complicaciones y no le permitió al torero colocarse en la oreja. La afición espera que este torero de poderosa mano izquierda, recupere el sitio que perdió y muestre de nuevo a los aficionados sus ganas de hacer. Pero que no lo demora mucho, los años no pasan en balde. 


©Pepeíllo

No hay comentarios: