Google+ Badge

domingo, 16 de abril de 2017

16 de abril de 2017: Así no se torea, maestro


Plaza de toros de Las Ventas del Espíritu Santo Corrida de toros.


Ganadería

6 toros de la ganadería de Montealto, encaste Juan Pedro Domecq en las líneas de Luis Algarra y El Ventorrillo. Muy desigual de presentación. En general mansa y descastada, algunos ejemplares se dejaron torear en la muleta. El quinto, jabonero de capa, fue aplaudido en el arrastre. Sin embargo el sexto recibió tímidos pitos cuando era arrastrado al desolladero.

Terna:

Mano a mano:

  • Curro Díaz: De marino y oro. Estocada arriba. Tímidos aplausos. Metisaca y bajonazo. Silencio. Bajonazo. División de opiniones cuando saluda. . 
  • José Garrido: De grana y oro. Estocada desprendida. Silencio. Estocada baja. Silencio. Bajonazo, estocada tendida, pinchazo y dos descabellos. Silencio. 

         David Saleri: Sobresaliente. No intervino durante la lidia. .

Presidente: D. Justo Polo Ramos.

Su actuación pasó desapercibida.

Suerte de varas:

  1. Capanegra. 540 Kg: Solo se le vio en la primera vara, que empujó con fijeza, saliendo suelto del embroque y marchándose al reserva. Mansote que no se entregó en la muleta. .
  2. Virtuoso. 505 Kg. .En el primer puyazo se dejó pegar, en la segunda el caballo se colocó mal y le castigó trasero. Manso sin ninguna transmisión a los tendidos. .
  3. Argentino. 630 Kg: En la primera vara el picador no estuvo afortunado, castigó trasero y el animal se dejó pegar saliendo suelto del caballo. En la segunda entrada se limitó a defenderse. Manso, descastado y peligroso en la muleta.
  4. Bordador. 678 Kg: Le tapó la salida en la primera entrada al caballo y el animal no se empleó. En la segunda no lo castigo a pesar de marcar trasero. Mansote, que dio juego en la muleta pero el torero no estuvo a la altura. Murió con la boca cerrada. 
  5. Campanita. 615 Kg: Acudió suelto al montado, el picador marcó trasero pero no lo castigó y salió suelto. En la segunda vara se defendió y volvió a salir suelto. Manso que se vino arriba en la muleta. 
  6. Novillero. 680 Kg. En la primera vara empujó con fijeza pero salió suelto, en la segunda manseó y salió suelto al sentir el castigo. Manso, descastado que acudió a la muleta con nobleza.

Cuadrillas y otros:

La plaza registro algo más de media entrada. La tarde fue apacible de temperatura. Oscar Castellanos se lució en un par de banderillas en el quinto. Sin embargo sus compañeros estuvieron rematadamente mal en la colocación de los rehiletes en el tercero. Manuel Larios se lució en la brega del cuarto. 

Comentarios:

Curro Díaz a punto estuvo de liarla en el quinto, pero le faltó a su faena algo de ligazón y continuidad y también firmeza, ya que escondió la pierna contraria casi toda la faena. Aunque el toro comenzó calamocheando y tocando la muleta del torero en cada pase, poco a poco el de Linares fue corrigiendo el defecto hasta conseguir meter en la pañosa la embestida de su enemigo, sacándole algunos muletazos limpios que pusieron los olés en la garganta de los aficionados, sobre todo al inicio de faena, con unos trincherazos que pararon el tiempo. Pero la faena fue de altibajos, a muletazos desmayados rematados en la cadera, continuaban otros sueltos que más parecían el acompañamiento a una faena de aliño, restándole a su labor la rotundidad que merecía la ocasión. Por el mismo trance pasó el torero pacense, José Garrido, en el sexto de la tarde, y recalco lo de trance porque a pesar de ser un manso de libro, el matador lo sujetó en la muleta, pero a partir de aquí el toro metió la cabeza con nobleza, y su labor careció de la hondura que esperaba el aficionado. El torero estuvo durante toda la faena en la oreja de su enemigo, perdiendo una ocasión importante en su carrera ante un noble animal que le puso en bandeja el triunfo, confundiendo la cantidad con la calidad. Alguien tenía que haber aconsejado a Garrido que estaba en Madrid, y a pesar de los enemigos que acechan a Las Ventas con el propósito de convertirla en una plaza festivalera, donde los taurinos puedan campar a sus anchas, los aficionados aún siguen premiando a los toreros que intentar hacer bien su labor, y en este caso José Garrido no estuvo acertado. 

Estos fueron los toros más destacados de la corrida, ya que el resto de cada lote defraudó a la concurrencia. Tanto el primero como el segundo de Curro Díaz fueron animales deslucidos. El primero no transmitía nada a los tendidos y el coleta decidió abreviar y tomar el hacer. Su segundo llegó a la muleta con la lección aprendida de lo que fue una mala lidia, y en lugar de embestir, topaba en el engaño, intentando rebañar lo que dejaba atrás,

José Garrido en el segundo de la tarde, un toro que su juego no llegó a los tendidos, se limitó a acompañar la embestida y cuando citaba lo hacía escondiendo la pierna contraria, Estuvo valiente el torero al pararse el toro en mitad de un muletazo aguantando el envite de su enemigo. Por el pitón izquierdo el burel no tuvo recorrido mostrando peligro en sus acometidas. Su segundo recibió una buena lidia y este hecho motivó que el toro llegase a la muleta con ganas de poner un triunfo en manos del torero, pero Garrido no se acopló a las acometidas del burel, sobre todo por el pitón izquierdo, perdiendo una clara oportunidad de triunfo con el toreo que exige que merecía la ocasión. Por este motivo prolongó la faena llegando a aburrir al personal. Solo una recomendación al torero: “A Madrid se viene a torear, no a pegar pases”



©Pepeíllo.

No hay comentarios: